Páginas vistas en total

martes, 27 de junio de 2017

10 fundamentos para construir un equipo de alto rendimiento


Primera de las dos jornadas de Coaching de Equipo con el Comité de Dirección de una multinacional del sector de la alimentación en Sant Vicenç de Montalt, a 30 minutos de Barcelona. Hace años tuve el honor de trabajar con el DG, en una empresa anterior, y he comprobado cómo ha crecido profesionalmente. Con respecto a este Comité de Dirección hay dos buenas noticias: su cohesión actual (no es casual que sea una empresa de éxito en España, la filial del grupo con mejores resultados) y su enorme potencial para los próximos tres años.
Los 10 fundamentos para construir un equipo de alto rendimiento son:
- Liderazgo colaborativo. “No hay equipo sin líder ni líder sin equipo”. El Comité de Dirección necesita de un/a líder insporador/a, integrador/a, imaginativ@ e intuitiva. La Alta Dirección ha de funcionar como un “equipo de líderes”, que genera sinergias.
- Clima positivo. El clima (ambiente de trabajo) es el 44% de los resultados del equipo, y depende en más de dos tercios (en un 70%) de la calidad directiva de quien lo dirige. Puede ser Fontaineblau en primavera o Calcuta en verano (Sumantra Ghoshal).
- Relaciones cooperativas. Entre los integrantes del equipo las relaciones han de ser de confianza y de compromiso.
- Participación equilibrada. No debe haber monopolios de comunicación en el seno del equipo. Sin participación no hay compromiso.
- Aprovechamiento de la diversidad. La diversidad visible (género, etnia, etc) y la tangible (edad, estudios, experiencia) debe triunfar sobre la discriminación. La diversidad intangible (formas distintas de aprender, de sentir, de actuar) debe favorecer la complementariedad. Todo equipo ha de saber lo que tiene y para lo que le sirve.
- Conflictos gestionados. El conflicto es inherente a las relaciones humanas; sin embargo, ha de ser aprovechado de forma postiva, desde un estilo asertivo (mostrar tu punto de vista sin herir a nadie) y de construcción.
-  Objetivos claros. Visión de futuro, metas ilusionantes, objetivos (SMART) retadores. El equipo debe compartir lo que desea conseguir como tal.
- Roles definidos. Cada un@ debe saber qué papel juega en el equipo, cuál es su talento y qué aporta al conjunto.
- Comunicación clara y abierta. Desde la transparencia como valor compartido, escucha atenta de los miembros del equipo e integridad en la exposición de los puntos de vista. El respeto se muestra en la comunicación.
- Toma efectiva de decisiones, con un proceso abierto (el debate de las ideas) y un proceso cerrado (la ejecución es el 90% de la estrategia).
Un decálogo que es puro sentido común, pero que no suele ser práctica común en los equipos directivos.

Mi gratitud al DG y todo su equipo, a mi compañero de Right Management Rafa Díaz y a los anfitriones del Castell de l’Oliver, este entorno paradisiaco de mar y montaña.

lunes, 26 de junio de 2017

Elogio de las personas juiciosas y del Liderazgo Femenino


Jornada entre Guadalajara, Madrid y Barcelona. Esta mañana, la jornada de APD ‘Las claves del Liderazgo Femenino’ en la gestión empresarial’ en la capital alcarreña, a la que he acudido con Pedro Checa y Andrea Fernández. He tenido el honor de escuchar a Araceli Martínez (DG de la Mujer del Gobierno de Castilla-La Mancha) y un debate moderado por Arturo Orea-Rocha (BASF) con Ana Bujaldón (presidenta de FEDEPE), Cristina Aranda (MujeresTech), Carolina Salvatierra (directora de El Corte Inglés en Guadalajara) y María Ángeles Estévez (responsable de igualdad de SEAT). Posteriormente he mantenido una conversación estratégica con Isabel Herrera (DG de Delaviuda).
La particularidad de esta conversación radica en que no le había señalado previamente las preguntas a Isabel (ha “fluido” a lo largo del diálogo), hemos partido de que l@s mejores líderes son mujeres incorporando las mejores cualidades de los varones (la visibilidad, la orientación a resultados, la seguridad en sí mismos) y hombres complementando las mejores cualidades de las féminas (empatía, orientación a los demás, trabajo en equipo, intuición), como nos ha enseñado la mentora de Estrategia Digital del Human Age Institute, la gran Silvia Leal. Le he ido preguntado por las 4i del Modelo de NeuroLiderazgo de Silvia Damiano (inspirador, integrador, imaginativo e intuitivo), que no por causalidad están incorporando a Delaviuda. Y finalmente nos hemos centrado en los 7 pasos de la inclusión consciente (Mara Swan, 2017):
1. El cambio empieza por un@ mism@.
2. L@s directiv@s deben poner en práctica personalmente la inclusión consciente, no delegarla.
3. Dar la vuelta a la pregunta “¿por què?” y cuestionarnos: “¿por qué no?”.
4. Contratar a personas que valoren a las personas (Human Age).
5. Fomentar la cultura de la inclusión consciente con programas es necesario, pero no suficiente
6. Ser explícit@s en cuándo y dónde incorporar la presencia femenina.
7. Asumir la responsabilidad (accountability): definir resultados medibles y factibles.
En todos los puntos, Isabel nos ha contado el caso de transformación cultural de Delaviuda, con el reto de llegar a facturar 500 M € en los próximos años.
Mi gratitud a Juan López, Directora de APD en Guadalajara, a Isabel y a CaixaBank (María Jesús Catalá, Directora Territorial) como patrocinador.
De la prensa de ayer domingo, me quedo con ‘Lo eterno’, el espléndido artículo de Rosa Montero a la muerte de su amigo mexicano Antonio Sarabia (http://elpaissemanal.elpais.com/columna/rosa-montero-lo-eterno/). “¡Qué maravilla, por fin, lo eterno!”.
Con las “ideas” de José Antonio Marina respecto a lo juicioso. “La persona juiciosa evalúa bien las cosas y toma buenas decisiones”. El antónimo de “juiciosa” es “insensata”. JAM quiere llevar esta virtud a la democracia, a la opinión pública. “El cliente siempre tiene razón” es eslogan de Grandes Almacenes, no de una democracia juiciosa.
Liderazgo Femenino en las tecnológicas: Irene Caro (Facebook), Pilar López (Microsoft), Marta Martínez (IBM), Rosa García (Siemens), Sara Harmon (LinkedIn). Efectivamente, la revolución tecnológica tiene nombre de mujer.
FP dual: el modelo que consiste en aprender trabajando. No es el futuro, ya es el presente. 42 convenios en 12 comunidades autónomas. El principal referente a nivel nacional es el IMH, el Instituto de Máquina Herramienta de Elgoibar, que a mí siempre me recordará a mi buen amigo (fenomenal y feliz) Jose Mari Ulazia.
Siguiendo con la tecnología, ‘¿Tu jefe es un algoritmo?’ del gran Andrés Pérez Ortega. “Es absurdo que un empresario, emprendedor o profesional termine gestionando su comunicación en función de lo que diga un algoritmo cambiante”. “Quizá algún día los buscadores serán capaces de valorar con justicia a las personas tanto si están como si no están en la red. De lo contrario, habrá un prestigio natural y otro “de pago” y habremos vuelto al punto de partida en el que tendremos que recurrir a expertos que sepan separar el grano de la paja”. Ya sabes, querido Andrés, que la naturaleza no conoce atajos.
Un par de valiosas reflexiones sobre esta sociedad con falta de atención. El foco cambia cada 47’’.  Miramos el móvil un centenar de veces al día y Facebook unas 21 veces. Al cerebro le cuesta cada vez más concentrarse. Joseba Elola escribía sobre ‘La era de las mentes dispersas’ (“una mente errante es una mente infleiz”) y Álvaro Bilbao sobre “una infancia demasiado distraída” (el trastorno de déficit de atención afecta cada vez a más niños).
Finalmente, Ramón Oliver se preguntaba ‘¿Cómo estoy haciendo mi trabajo?’ Recibir información de los jefes sobre los puntos débiles y fuertes de uno mismo es básico para el desarrollo personal. Sin duda. El problema es que la mayor parte de los jefes o no lo hacen o lo hacen mal (sin el estilo profesional de los líderes-entrenadores). Básicamente porque:
- Confunden el reconocimiento (a lo que un@ hace) con el halago (a lo que un@ es).
- Lo hacen de una forma improvisada, infrecuente y muy poco sistematica.
- Se dejan llevar por los impulsos, por la ira, sin predeterminar el propósito, el impacto emocional en sus colaboradores
- Desconocen la secuencia adecuada, y por ello suelen empezar por los puntos débiles y las amenazas, sin equilibrio alguno.
- Les falta concreción y se les escapa el “pero”, que invalida todo lo anterior.
- Carecen de claridad en la exposición y de escucha atenta. Han de dar tres emociones positivas por cada emoción negativa para fidelizar al talento.
- En general, lo hacen como “evaluación del desempeño”, una vez al año, monótona, aburrida, insulsa. No es un “diálogo de crecimiento”, vibrante, retador, ilusionante.
Las máquinas, los robots, hoy por hoy no aprueban el “test de Turing”. Lo que nos hace humanos: nuestra capacidad de conversar. Como, modestamente, lo hemos hecho Isabel Herrera y un servidor esta mañana en Guadalajara. 

domingo, 25 de junio de 2017

Un mundo en el que el Amor conduce a la Libertad


Me siento muy satisfecho con el curso que he realizado este fin de semana con Luis Dorrego, un experto en comunicación con más de 30 años de experiencia en dirección escénica.
A partir de lo que había pasado entre ayer hoy (en general, los participantes nos habíamos sentido agotados anoche, habíamos desconectado a la hora de cenar, estábamos activados durante el sueño y veníamos con ganas renovadas), hemos practicado una serie de actividades interesantes: “No lo consigues porque lo intentas”, “He de pasar del “tengo que” al “necesito”, “¿Para qué quiero ser perfecto HOY? Todos los perfectos están en el cementerio, porque no se equivocan”, “No es lo mismo la superación que la perfección. El perfeccionismo es una forma de auto-boicot”, “Menos es más”.
Hemos trabajado las emociones que deseamos conectar con los demás y los super-objetivos. En el caso del propio Luis Dorrego, “yo creo en un mundo en el que el Amor conduce a la Libertad”.
Sí, la comunicación es un acto de responsabilidad absoluta.
Cuando comparas las grabaciones al inicio del curso y esta tarde, la transformación es espectacular.
Mi profunda gratitud a l@s compañer@s del curso, que me han enseñado muchísimas cosas y que han mejorado considerablemente su comunicación desde el foco (formular las preguntas adecuadas), las emociones (lo que buscamos lograr en la audiencia y cómo obtenerlo) y el cuerpo (que suele jugar en nuestra contra y debemos obtener que juegue a nuestro favor).
Luis Dorrego me ha regalado, y dedicado, su libro ‘Coaching a escena. Recursos teatrales para la transformación’.para
En la presentación, ‘Teatro y Coaching’ desde los antiguos griegos hace 2.500 años a Augusto Boal y su ‘Teatro-Fórum’.
- Escucha y observación interior. “Sólo se volverá clara la visión cuando puedas mirar en tu propio corazón, porque quien mira hacia fuera, duerme, y quien mira hacia dentro, despierta” (Carl Jung). Para aprovechar la voz interior, ejercicios como ‘Apaga la radio’ (40’), La voz de la naturaleza (50’). Conciencia corporal: “El cuerpo grita lo que calla tu boca”, con ejercicios como ‘Este soy yo’ (30’), con la variante en movimiento (30’), El escáner (20’) o ‘Escucha a tu síntoma’ (20’). Conciencia emocional: “No olvidemos que las pequeñas emociones son los capitanes de nuestras vidas y las obedecemos sin siquiera darnos cuenta” (Van Gogh), con ejercicios como ‘Las emociones básicas’ (20’), ‘Pensar, sentir y expresar’ (20’), ‘El monólogo ininterrumpido’ (20’).
- Abrirse al mundo exterior: “La mayoría de las personas ve sin mirar, oye sin escuchar, toca sin sentir, come sin saborear, se mueve sin saber lo que hace, respira sin darse cuenta de los aromas y fragancias, y habla sin pensar” (Leonardo da Vinci). Ejercicios para la vista (El detective, de 10’; Iguales pero diferentes, de 10’; El lienzo, de 20’; A ciegas, de 15’; Calibrando tu luz, de 20’), el oído, el tacto, el olfato y el gusto (Haciendo manitas, de 30’; Un nuevo mundo, de 30’; El jardín de los aromas, de 30’; El paseo de las caricias, de 2’). “Sólo los sentidos pueden curar el alma, igual que sólo el alma puede curar los sentidos” (Óscar Wilde).
- Creer en uno mismo, la confianza. Pensamiento positivo (El lápiz mágico, 5’; El cangrejo, 20’; Rayuela, 20’; La máscara social, 25’. El método psicofísico: “Una vez que sientes una confianza así en tu interior haces lo primero que se te ocurre y que dicta tu corazón y todo sale bien” (Orhan Pamuk), con ejercicios como ‘Sostenerme y sostenerte’ (20’), El viaje imaginario (15’) o ‘La luz que atraviesa’ (15’). La deshinibición: Meditando en jerigonza (20’), La anécdota (15’), El atractivo que hay en ti (20’). Desarrollo de la intuición: El sabio interior (20’), Los objetos hablan (20’).
- El encuentro con el otro. La empatía: ‘El barrendero y el alcalde’ (15’), Reflejado en el otro (15’), Mensajes mudos (20’), ¡Buenos días! (20’), Duelo de emociones (40’), ¿Y si yo fuera tú? (20’). Conciencia familiar: Y tú, ¿de quién eres? (20’), ¡Todos a la mesa! (30’), Valores disfrazados (30’). Conciencia social: Deshaciendo nudos (20’), Nos hundimos, ¡Sálvese quien pueda! (20’), La orquesta (40’), Abrazando abrazos (20’), Círculo amoroso (20’).
- Trabajo con objetivos y superación de creencias limitantes. Integración orgánica de objetivos: El cuerpo lo sabe (10’), La flecha (25’), La bola de los deseos (30’). Superación de creencias limitantes: Vomitando creencias (15’), Actualizando software (30’), Cruzando el río (25’), La muralla imaginaria (15’), Repetimos toma (20’). Activación de objetivos:  Caminando al futuro (20’), La alfombra voladora (25’), El caos constructivo (25’).
- Gestión de conflictos: El puente. Conflicto interno: La balanza (10’), Salir de la cárcel (10’), ¿Playa o montaña? (30’), Los dos túneles (30’). Conflicto con el otro: De aquí no pasas (20’), Atado de pies y manos (20’), El guerrero (20’), Invasores y defensores (120’), Dímelo bien (20’), Dr. Jeckyll y Mr Hyde (30+60’), De erizos a cachorros (90’), David contra Goliat (90’), El bar de un solo cliente (60’), Tú, yo, nosotros (20’), El triángulo de las Bermudas (90’), El camino del perdón (90’).
- Mostrarse en el mundo: la autenticidad. El camaleón ante el espejo (10’), Lo que nunca te he dicho (40’), El cofre de los secretos (45’), El personaje escondido (90’), Tú de qué vas (3x90’), Carnaval de los personajes (4’5 horas) y Entrar y salir del personaje (30’).
Además de estas 79 dinámicas, el libro incluye un vocabulario emocional, un catálogo de personajes, preguntas eficaces, recomendaciones musicales, bibliografía y glosario de términos. Un valioso conjunto de recursos para mejorar como comunicadores.              
  

sábado, 24 de junio de 2017

Comunicar es estar aquí y ahora


Sábado de San Juan. Felicidades a todos los Juanes, Juanas y Juanitos y muchísimas gracias a las decenas y decenas de personas que me habéis felicitado hoy.

Me he “regalado” por mi santo un curso, Comunicar con éxito, del gran Luis Dorrego. Director escénico con más de 30 años de experiencia, desde 1985 ha sido profesor de la Universidad Complutense, Universidad de Nueva York (NYU), George Washington, Universidad de Alcalá de Henares, Fundación Ortega y Gasset, Fundación Rafael del Pino, Instituto Cervantes, etc. Practicioner de PNL, coach por AECOP, experto en Constelaciones Familiares y Organizacionales, en comunicación y en inteligencia emocional, su trabajo en entrenamiento integral es de los mejores de nuestro país.
Para el curso, hemos tenido que escribir y memorizar un texto propio (que hemos expuesto ante nuestr@s compañer@s) y hemos trabajado en la práctica las habilidades de comunicación para el liderazgo: la emocionalidad, el lenguaje y el cuerpo.
Emociones + Pensamiento = Sentimiento
“Yo decido qué hacer con mi miedo”. Cuanto más lo rechaces, más fuerte se hará. Luis nos ha hecho trabajar una y otra vez “qué quiero conseguir del público” desde la coherencia interna y externa (Luis Dorrego trabajó con José Carlos Plaza y William Leighton, que analizaba en profundidad los textos dramáticos).
Entre las grandes lecciones del día, la noción de que “Transmitir no es lo mismo que Comunicar” (uno es sin alma, el otro es todo alma), poner los pies en el suelo (física y emocionalmente), la propia valoración (“Si somos hijos de Dios, seremos dioses; de la nada creamos”), hacer nuestro el texto y saber qué hacer con nuestro cuerpo, centrarnos en los objetivos comunicativos (“convencer a alguien de algo todo el tiempo”), sobresalir en la cultura del “enfado comunicativo”, las impresiones (“no hay una segunda oportunidad de crear una primera impresión”), los silencios y las pausas, la conexión real... La comunicación conlleva responsabilidad. “Lo que no quiero hacer me da poder”. “El nombre es mi identidad y si no valoro mi identidad no me estoy valorando a mí”.
Prometo leer textos prácticos sobre comunicación recomendados por Luis Dorrego, como el ‘Manual de Técnica Vocal’ de Victoria Blasco y sus ejercicios prácticos, así como ‘Coaching a escena’, del propio Luis.
Gracias a Luis Dorrego y a tod@s mis compañer@s participantes en el mismo. Mañana tendremos la segunda parte, por la mañana y por la tarde.

Ya en casa, hemos visto (de nuevo, pero esta vez en Movistar+) ‘Creed. La leyenda de Rocky’. Una película al estilo de las anteriores, sobre valores y lucha. Muy positiva. “Si yo lucho, tú también”, “En cada golpe que he dado he estado solo”, “Luchas contra ti mismo. El otro sólo está en medio”.