Páginas vistas en total

lunes, 27 de marzo de 2017

De Nietzsche a Risto, la Filosofía es la profesión del futuro


Primero de los días de una semana especialmente madrileña, en la Talent Tower, nuestro edificio corporativo que precisamente estrena Jonas Prising (CEO mundial de ManpowerGroup) pasado mañana.
De la prensa de hoy, quiero empezar con un par de artículos de PAPEL (la revista de El Mundo). El primero, ‘Se buscan Nietzsches. Razón: Silicon Valley’, de Berta G. de Vega (@martinidemar). En LinkedIn está Edward Grefenstette. Pero también podemos admirar a Peter Thiel (fundador de PayPal; su libro ‘De cero a uno’ es imprescindible para entender lo que está pasando) o Charalampos Tsourakis (Google, hoy profesor en Harvard). Platón nos enseñó que la diferencia entre sabiduría y astucia pasa por la justicia y la verdad. Y nuestro compatriota Emilio Lledó explica el interés actual por la Filosofía por el valor de la curiosidad, del asombro, “pero sin dogmatismos, sin grumos mentales”. Las personas que han estudiado Filosofía suelen destacar por sus analisisi, por su razonamiento, sus conclusiones, su posicionamiento ético ante los dilemas morales (de valores). Según el filósofo y emprendedor Tristan Harris (en su popular charla de TED), la tecnología nos está secuestrando la mente, pero debemos rebelarnos. De momento, el pensamiento crítico (conceptual) no puede “robotizarse”, y por ello es más valioso que nunca. Seguro que mis compañer@s mentores/as del Human Age Institute están plenamente de acuerdo.
En la misma publicación, Javier Gómez de Santander y Javier Nadales entrevistan a Risto Mejide, que prepara nuevo programa: ‘All you need is love… o no’. “No creo tanto en la felicidad, sino en la facilidad: están a una letra de distancia por algo”. “Los principios sólo son principios cuando te cuestan algo. A mí me ha costado mucho dinero tener huevos”. “Ya no tengo miedo a la cámara. Antes me parapetaba tras unas gafas oscuras. Ahora las llevo, pero transparentes”. “¿Crees que ahora soy un cabrón? Igual soy mucho más cabrón porque lo disimulo mejor”. “No es el cambio radical, es el movimiento constante”. “El amor es una auténtica putada”. El “enfant terrible” de la tele se ha convertido en un chico “in love”. Espero que volvamos a coincidir en los próximos Princesa de Girona (un servidor ya lo ha confirmado).
Sigamos con el pensamiento crítico, que es el valioso en el Talentismo. Jordi Sevilla nos previene de la complacencia y nos anima a marcarnos como país ‘Cinco retos, que son seis’. Son los que ha señalado en el documento de Llorente & Cuenca ‘Retos económicos 2017’:
- Crear más de dos millones de puestos de trabajo adicionales para volver a la situación que teníamos antes de la crisis. Este año se recuperará la renta pero no el empleo, porque ha cambiado la relación entre ambos. Cuidado con el desempleo juvenil (50%) y el de larga duración (45%). Empleabilidad, ¡qué bonito nombre tienes!
- Mantener la demanda interna. El consumo de las familias y la inversión han sido motores de la recuperación desde 2014. Con la subida prevista de la inflación, sólo caben mejorar la inversión pública y las subidas salariales.
- Evitar que el sector exterior siga drenando recursos. Por el alza del precio del petróleo, fuerte crecimiento del déficit exterior en enero. Debemos expandir nuestra base exportadora y ser menos dependientes de la energía exterior.
- Sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas. Por la crisis crecieron los gastos y se redujeron los ingresos automáticamente. Ahora toca reducir ese déficit cerca del 4’3% (el compromiso era del 3% en 2012). Tenemos una elevadísima deuda pública acumulada.
- El reto de los retos (no hay quinto malo) es la mejora de la productividad. “España no puede seguir creciendo por la cantidad de factores productivos aportados, sino por la calidad de los mismos”. Tamaño empresarial, innovación, digitalización y formación profesional adecuada para trabajadores y empresarios.
El sexto reto es el medioambiental: invertir en energías renovables y transformar nuestra forma de consumir, de trabajar, de vivir. Gracias Jordi por el informe y esta valiosa síntesis.
En una línea similar, el maestro Emilio Ontiveros reflexionaba sobre la relación entre productividad y función empresarial. Partiendo de la cita de Paul Krugman en ‘La era de las expectativas racionales’ (1994): “La productividad no es todo, pero en el largo plazo es casi todo. La capacidad de un país para mejorar sus condiciones de vida depende casi enteramente de su habilidad para elevar la producción por trabajador”, recomienda encarecidamente ‘Crecimiento y empleo, una relación turbulenta e incomprendida’ de Juan Francisco Jimeno (reseñado en su día en este Blog). Según el DIRCE (Directorio Central de Empresas) del INE, de las 3.236.800 empresas que existían en España en enero de 2016 (último dato disponible), sólo el 15’8% tienen una antigüedad de 20 o más años; el 20’1% tienen menos de dos años. 1’79 M (55’3%) no tienen ningún asalariado. Sólo el 4% tiene 20 o más trabajadores. El profesor Ontiveros señala que “son muy pocas las aproximaciones empíricas a este ámbito (calidad de la función empresarial) en nuestro país”, con las excepciones de Vicente Salas y Emilio Huerta. El presidente del BCE ha demostrado que la innovación proviene principalmente de la calidad directiva. “La eficacia de las medidas para mejorar la productividad en España crecería si la calidad de los directivos fuese más alta”.
Otro filosofo, Daniel Inerarity, trataba ‘La supervivencia de Europa’. “Hay civilizaciones enteras que no han sobrevivido a su crisis”. Todo nuestro léxico es material inflamable en manos de los populistas, que denuncian una “conspiración de las élites”. La Unión Europea, como dice Inerarity (y suscribo) no tiene que ver con la necesidad (mercantil) sino con la libertad (esencia del talento). Una Europa abierta, común y fuerte.
En política internacional, Moisés Naïm considera que ‘Los americanos blancos se están muriendo’. Los varones caucásicos de menor educación, especialmente. El Nobel Angus Deaton y Anne Case (Princeton) denuncian que la mortalidad de éstos era en 2015 un 30% más alta que la de los afroamericanos. Las causas son el desempleo y las “desventajas acumulativas”: hábitos disfuncionales como “la muerte por desesperanza” (no ven un futuro para ellos ni sus familias). La mitad toma medicinas contra el dolor y dos tercios consume opiodes. Más muertes por consumo de drogas que por armas y accidentes de coche. Los hispanos, por el contrario, no añoran un pasado mejor, porque no lo tuvieron. No nos extraña que esos WASP votaran en un 60% por Trump.
Y Rosa Montero, sobre ‘Las nietas de esas brujas’. Las manifestaciones feministas del 8 de marzo fueron especialmente activas (en Madrid, Asunción, Montevideo). Debe ser por la que está cayendo. “Somos las nietas de todas las brujas a las que no pudisteis quemar” (cartel en la manifa de Gran Vía).

La canción de hoy es ‘Here I go again’ de Whitesnake. www.youtube.com/watch?v=DSlSaGcc0QM “I keep searching for an answer”.    

domingo, 26 de marzo de 2017

Empleabilidad y Renta básica universal. La Economía en el Talentismo debe dejar de ser una Ciencia triste


Lo he pasado de maravilla estos tres días en Galicia. Y se presenta una semana en Madrid tan intensa como interesante.
De las lecturas de hoy, ha hecho pensar especialmente el “Zoom” del maestro Marina (cómo disfrutamos de su conferencia en la clausura del I Foro de NeuroLiderazgo) sobre el Trabajo en su columna ‘Ideas’ de El Mundo. José Antonio Marina confiesa que la economía es una de sus pasiones y que Carlyle, que despreciaba a los economistas, decía que su ciencia es triste. Así debía ser si su objetivo era “la administración de bienes escasos”. Para JAM (y para un servidor), la Economía es una ciencia maravillosa “encargada de aumentar las posibilidades humanas de acción y creación”. Siguiendo a Keynes, los artistas (en la más amplia acepción de la palabra) hacen avanzar el mundo, pero dependen de las estructuras económicas. “El tema económico más urgente y dramático es el trabajo”, apunta Marina. Le parece significativo que la gran obra de Marx, ‘El Capital’, se base en la idea del trabajo y que el principal libro del siglo XX, precisamente de JM Keynes, sea la ‘Teoría del empleo, el interés y el dinero’. “Soluciones como la renta básica universal o que los robots paguen impuestos son signos de claudicación. No sabemos qué hacer. Quedan lejos los tiempos en que Marx decía que el trabajo es la esencia de la actividad humana”. ¡Brillante, Maestro! Simplemente, en la misma línea, quisiera añadir que empleo y trabajo no son sinónimos (el trabajo, como sabes, es “instrumento de tortura del Imperio Romano”; el empleo es emplear nuestro talento), de forma que el trabajo se robotiza a pasos agigantados pero el empleo no. La Economía actual, la del Talentismo, amplía posibilidades porque está basada en intangibles (como dirían Marina y Harari, en “ficciones”) como el Capital humano (talento individual y colectivo), la Marca (personal y de empleador), el Capital clientes (valorización de l@s fans) y las Expectativas de futuro. En palabras de mi buen amigo Ulazia, “el/la que se da no se vacía”.
Siguiendo con la renta básica universal, he estado leyendo ‘Utopía para realistas’, del historiador holandés Rutger Bregman (1988). Un texto elogioso con el capitalismo (por la riqueza que ha podido generar) que propone la renta básica universal, la jornada semanal de 15 horas y la supresión de las fronteras. Más que populista, se define como “posibilista”. Para él, “la pobreza es sólo cuestión de dinero, de liquidez”. En el libro cuenta los casos de la ONG Give-Directly en África, los “homeless” de la City londinense o el Mincome canadiense. La renta básica reduce los gastos burocráticos, de sanidad (menores enfermedades) y de justicia (menor delincuencia). El obstáculo, siempre según este autor, es más ideológico que económico. Precisamente el Editorial de El Correo Gallego se preguntaba si esta propuesta es una utopía o verdadera solución. Se está experimentando en Finlandia y Holanda, y pronto en Canadá. “Depende, decimos los gallegos con la prudencia que aconseja una revolución de tamañas dimensiones”. Aliviaría las tensiones del Estado del Bienestar y permitiría a más gente emprender, siempre según Rutger. El editorialista concluye: “Una utopía que merece la pena explorar con sentidiño”. Cierto. Creo que lo verdaderamente revolucionario, en el Talentismo, es la igualdad de oportunidades en educación, que es la inversión que marca la diferencia. Y, como propugna J. A. Marina, destinar al menos el 5% del PIB a la educación desde el liderazgo (de los centros, de l@s profes, de madres y padres, de las ciudades, de la Administración).
La segunda tesis de esta ‘Utopía para realistas’ es la jornada de 15 horas. “El 37% de los trabajadores británicos cree que su trabajo es inútil”. Debemos redefinir el trabajo (el empleo) y la productividad, opina este autor holandés. Me temo que no es tan fácil. “Holanda no es una economía productiva. Tenemos un sector financiero enorme y un paraíso fiscal. Todos los dictadores del mundo tienen una cuenta bancaria en Holanda trabajando para ellos. Eso no es productivo. No es economía real”. Bancos, sí, pero no especulación.
En esta descompensación del empleo (alto desempleo, juvenil y estructural; gran proporción de vacantes sin cubrir; creciente poder del verdadero talento) debemos buscar soluciones imaginativas de Empleabilidad. La caridad bien entendida está más cerca de enseñar a alguien a pescar que de regalarle pescados toda la vida. Creo más en instituciones integradores (Acemoglu y Robinson), en prioridades como la educación, la sanidad y la justicia y en un auténtico Estado del Bienestar (no el actual “Bienestar del Estado” de una socialdemocracia ni eficiente ni eficaz). El Talento se rebela.
  
La canción de hoy es la versión de ‘How deep is your love’ (el clásico de los Bee Gees) por Michael Bubble y Kelly Rowlands: www.youtube.com/watch?v=HOYHBiGGH5c “And there’s no need to show/ how deep is your love”. 

sábado, 25 de marzo de 2017

¿Haces Casting o haces Historia? La Land en 14 notas


Segundo día en La Coruña, una de mis ciudades natales (la otra es Santander, la de mi familia materna, si bien estoy “hecho en” Zaragoza). La ciudad de María Pita alberga recuerdos inolvidables de felicidad… y le estoy muy agradecido.

Artículo de portada de la revista Fotogramas: ‘Enamorados de La La Land. Curiosidades y anécdotas del fenómeno del año’. Hace unos días, comentando la diferencia entre expert@s y meros opinantes (en el fútbol, en la política, en la religión), me refería a que si bien el Óscar a la mejor película ha recaído en ‘Moonlight’, la cinta que pasará a la historia es este musical de Damien Chazelle. Sin ninguna duda.
Quiero recoger los 14 puntos de este brillante análisis de Roger Salvans para llevarlo al Liderazgo personal y organizativo:
1. La magia de los musicales. “Los musicales fueron mi primer amor”, confiesa el joven director de 32 años, que quería contar “una historia contemporánea con técnicas del cine clásico”. La escena de ‘A lovely night’ (en Mulholland Drive, Parque Griffith) con Emma Stone y Ryan Gosling es un homenaje a Fred Astaire y Ginger Rogers (dos amantes que no saben que están enamorados). Se rodó en dos noches, a la hora del crepúsculo (la hora mágica), a 5-6 tomas por noche. Los protagonistas de esta historia de amor están tan naturales como geniales: el poder que se dan mutuamente.
2. La tierra de La La Land. La llamada “fábrica del sueños” o meca del cine, Los Ángeles, es también considerada la tierra prometida del arte. La localización es importante (ya hay tours que muestran los 48 escenarios de la película). Cuando se mantienen las 3 dimensiones del espacio, la cuarta (la del tiempo) va y viene como si nunca hubiera cambiado nada.
3. Un significado alternativo. “La La Land” también se refiere, según el diccionario Merriam-Webster, a un estado de ánimo eufórico desconectado de la realidad (aquí diríamos estar “a la luna de Valencia”). Estímulo-respuesta provocado en “quienes se atreven a soñar”. La cinta nos enseña los peligros de supeditar la felicidad personal al éxito profesional. “El amor es más grande que los personajes”. Por mucho que nos empeñemos, el amor siempre triunfa; es cuestión de tiempo. El caos se auto-organiza, antes o después.
4. El lado bueno de los personajes. Equipo. La responsable de los bailes de ‘La La Land’ es Mandy Moore, una talentosa coreógrafa de 40 años con experiencia en concursos televisivos y que nos deslumbró en ‘El lado bueno de las cosas’ (2012). Ella trabajó con la pareja protagonista durante cuatro meses a seis horas diarias porque Chazelle nunca se planteó usar dobles de baile. Tenían que ser Emma y Ryan, con sus fortalezas y oportunidades de mejora. Lo natural es mejor. A decir de Mandy, la escena más complicada fue la de la piscina (33 tomas). Los diez números musicales son de corrido, en planos secuencia y con muy pocos cortes. “No hay forma de esconder nada”.
5. Un proyecto con su propio tiempo. El director Damien Chazelle y el compositor de la película, Justin Hurwitz, fueron compañeros en la universidad de Harvard y tenían el guión y los primeros temas en 2010. Pero nadie quería financiar un musical de dos chavales sin experiencia. El éxito de ‘Whiplash’ (2014) les cambió la vida. Ya sabes que la unidad mínima de Liderazgo es el tándem: ésta es una nueva prueba de ello. Hurwitz creó 1.900 melodías diferentes; ‘City of stars’ y Audition (‘The fools who dream’) son sus favoritas. Ambas han aparecido ya en este Blog.
6. El Talento de Mr. Gosling. El que algo quiere algo (o mucho) le cuesta. Ryan se machacó durante  2’5 meses a 4 horas diarias aprendiendo a tocar el piano (y rechazó la nueva versión de ‘La bella y la bestia’ para este proyecto). Al parecer, Miles Teller (‘Whiplash’) salió porque su caché era desmesurado. Ryan y Damien se hicieron colegas hace tres años, y son conscientes de que “el talento que no se aprecia se deprecia”.
7. Una inspiración inesperada y festiva. El cuadro de David Hockney ‘A Bigger Splash’ (http://decoratt.es/cuadros-y-laminas/271-a-bigger-splash-david-hockney.html) es un referente cromático y sensitivo de Damien Chazelle, que le inspiró para la escena de la piscina (‘Someone in the crowd’). La naturaleza imita al arte… y viceversa. La inspiración se encuentra por doquier, porque innovar no es necesariamente inventar de la nada. La diseñadora de vestuario Mary Zophres se ha basado en Julie Christie, Ingrid Bergman, Grace Kelly y Katherine Hepburn: damas, ganadoras, independientes y con criterio. Su favorito es el vestido blanco que Emma Stone lleva en el epílogo de la película.
8. Entre la realidad y el sueño. Un objetivo del director fue retratar una situación tan real como onírica. Sí, hay momentos en la vida que parecen un sueño. En la cinta se consigue gracias al director artístico David Wasco, colaborador fetiche de Quentin Tarantino (‘Pulp Fiction’, 1994). “Vivir, morir, tal vez soñar”.
9. Un escenario con causa. El Observatorio Griffith, que aparece en ‘Rebelde sin causa’ de James Dean, es un icono de esta carta de amor en forma de película. En La Coruña serían la Torre de Hércules, el hotel Hesperia Finisterre o el Palexco. Símbolos que evocan por sí mismos.
10. Un día más, soleado. El primer número musical de ‘La La Land’ es un fenomenal atasco en el que la gente, lejos de estar enfadada o deprimida, canta y baila. El tema es ‘Another day of sun’ (mal traducido por ‘Otro día al sol’, es ‘Un día más, soleado’, por la buena temperatura de California durante las cuatro estaciones), que utilizamos en la MásterClass de Barcelona (Coaching y Aprendibilidad Organizativa) esta misma semana.
11. Willkommen, Emma. Desde que escribió el guión, Damien Chazelle pensaba en Emma Stone como protagonista, pero no sabía si podía cantar ni bailar (al parecer, la elegida era Emma Watson, que prefirió hacer ‘La Bella y la Bestia’). Hasta que vio a la Stone en el montaje de ‘Cabaret’ en Broadway. Todo un reto. A los 8 años, la madre de Emma le llevó a ver ‘Los Miserables’. Actriz y director se conocieron en un pase de ‘Los paraguas de Cherburgo’ (1964, con Catherine Deneuve) y, si bien a Emma le aterró la idea de interpretar a Mía, se puso a culminar el reto.
12. Siempre nos quedará París. Nada es casual. El café donde rodaron las escenas de Mía como especie de empleada de Starbucks está situado frente al decorado de la ventana de París en ‘Casablanca’ (1942). Un guiño a Bogart y especialmente a Ingrid Bergman, referente de Mía (como puede apreciarse en la decoración de su cuarto). Así se siente ella y así se viste. Imagen de Marca. Los protagonistas, en su tercera película juntos, muestran “química fuera de la cámara”.
13. El cóctel visual de Chazelle. Este músico reconvertido a director de cine adora, además del mencionado ‘Los paraguas de Cherburgo’, musicales clásicos como ‘En alas de la danza’ (1936), ‘Un americano en París’ (1951) o ‘Cantando bajo la lluvia’ (1952), además de la romántica ‘Tú y yo’ (1957), con Cary Grant y Deborah Kerr. Algo para recordar.
14. La reina del baile. ‘La La Land’ ha cosechado 14 nominaciones a los Óscar, igualando los récords de ‘Titanic’ y ‘Eva al desnudo’  (ha logrado 6); 7 Globos de Oro (el más premiado de la historia), 5 BAFTA del cine británico, la Copa Volpi del Festival de Venecia, Premio del Público en Toronto y así hasta 185 galardones. ¿Y el ROI, el retorno de la inversión? Con un presupuesto de 30 M $, la película ha obtenido unos 450 M $ (dos tercios, fuera de EE UU). Para un musical que nadie quería producir, como dice Roger Salvans, “es una invitación a soñar”.

“Me encantan las historias de amor en las que los protagonistas no acaban juntos”, ha declarado Damien Chazelle. Bueno, un servidor siente que hay un final alternativo (o mejor, complementario). He visto la peli cuatro veces (porque he ido “convenciendo” a distintas personas, entre ellas Zoe, que debían verla… y me lo han agradecido) y en la última descubrí que Sebastian (Ryan Goslin) le dice a su hermana cuando coinciden en casa: “Dejo que la vida me golpee hasta que yo contraataco. Es el clásico rope-a-dope (el estilo de Cassius Clay, Muhammad Alí). Su hermana precisamente le llama “Alí”. El que está en posición perdedora resulta el vencedor final. GRIT: Pasión y Perseverancia.

El tema de ‘La La Land’ que incluyo hoy en el Blog (después de haber puesto ‘City of Stars’, ‘The fools who dream’ y ‘another day in the sun’) es ‘A lovely night’: www.youtube.com/watch?v=c7MglDzGIWY ¿De Amor, de Desamor? ¿Quién sabe?      

viernes, 24 de marzo de 2017

Supera los límites para que el Coaching sea un éxito


Jornada en La Coruña, donde estaré hasta el domingo. Es la “ciudad en la que nadie es forastero”, la ciudad de la Felicidad (mi recuerdo a Belén, Santi y l@s organizdoras/es de los Congresos de la Felicidad a través de AEDIPE). He tenido dos reuniones comerciales muy productivas con DGs (de uno de los mayores exportadores de Galicia y de un conglomerado de empresas muy poderoso) y una cena entre amigos, los anfitriones perfectos.
Ayer a partir de las 7 de la tarde disfrutamos en la EOI de la presentación del libro de la coach y gran amiga María José Alaminos ‘Supera los límites. Cómo hacer del Coaching un proceso de éxito’ organizado por El Periódico del Talento. Abrió el acto Fernando Bayón, DG de la Escuela de Organización Indutrial, intervinimos la coach Ángela Borja y un servidor en calidad de prologuista de la obra y lo cerró Santiago Puebla, que además nos presentó una iniciativa solidaria centrada en el baloncesto para niñas de 10-11 años.
‘Supera los límites’ es una obra valiente. En ella María José Alaminos presenta una serie de casos para vencer las resistencias humanas. Prestigiosos coaches como Roberto Luna, Raquel Casero, Laura Chica, Marta Romo, Marta Herce, José Manuel Gil, Ángela Borja y Santiago Puebla presentan su “caso” y la autora reflexiona y comparte con los lectores. Una obra imprescindible si nos apasiona el desarrollo del talento y el liderazgo. Gracias, María José, Santiago y a tod@s l@s amig@s que generosamente participasteis ayer de la velada.
El diario económico El Economista se hace eco hoy del Top Breakfast, con el titular sobre esta nueva era en la que el Talento es más escaso que el Capital, una foto de los asistentes ayer y un reportaje sobre el acto con palabras de Salvador Ibáñez, Luis Blas, Mariam Pedreira y un servidor. Mi gratitud al equipo de El Economista y al de Top Employers Institute.

La canción de hoy es ‘Addicted to Love’ de Robert Palmer: www.youtube.com/watch?v=XcATvu5f9vE