Páginas vistas en total

lunes, 6 de julio de 2015

Grecia, el Referéndum y los errores de Negociación


Pero antes, atención a la transformación del fútbol. Final de Copa América entre Chile, la anfitriona, y la Argentina del Dios Messi. Más errores que aciertos, se decidió por penaltis y Leo se negó a recoger el trofeo al mejor jugador del torneo. Mi felicitación a ‘La Roja’ de América (se da la circunstancia de que ‘La Roja’ reina actualmente en ambos continentes que dominan el fútbol masculino), pero poco más. esta Copa se recordará más por las pifias de Higuaín que por los logros colectivos. 
Mundial de fútbol femenino en Canadá, final entre Estados Unidos y Japón (retransmitida, como todo el campeonato, por la genial Ana Rossell). Encuentro a la una de esta pasada madrugada, absolutamente memorable. 5-2 a favor de las norteamericanas, que se vengaron de las niponas (éstas habían ganado hace cuatro años). La capitana USA Carli Lloyd, centrocampista reconvertida en segunda delantera, marcó la diferencia. Dos acciones a balón parado que dejaban el marcador en 4-0 en el minuto 16. Pero el equipo de las Nadeshiko no se vino abajo, y marcaron dos goles a la portera Hope Solo, la mejor del torneo, que solo había encajado un tanto hasta entonces en el Mundial. Todavía dio tiempo que saliera a competir la veterana Christie Rampone (40 años), la más longeva entre las participantes de los 7 Mundiales femeninos celebrados hasta el momento. ¡Qué gran final! Nos vemos en Francia 2019, máxime cuando nuestras chicas sub17 han ganado de nuevo el campeonato de Europa, en Reikjavic. El conjunto dirigido por Pedro López ganó también 5-2 a Suiza, con tantos de Laura García (5 dianas en el campeonato, 2ª máxima goleadora), Menayo, Navarro y dos en propia meta. En las últimas 7 ediciones, 3 campeonatos, 2 subcampeonatos y una medalla de bronce. En Jordania 2016, Mundial sub17 (del 31 de septiembre al 21 de octubre) al que iremos con opciones.

Volvamos a Grecia. Me ha gustado especialmente el artículo de Luis Prados, ‘Un referéndum bizantino’. Es el siguiente:
Un colosal malentendido de la pedagogía moderna ha arrinconado hasta casi la desaparición la enseñanza del pasado clásico, que solo sobrevive en la cultura popular en los tópicos deportivos o en los bárbaros tebeos del cine de Hollywood. Pero hubo un tiempo en el que la honda emoción por ese pasado sentida por las personas cultas de los países del norte de Europa fue vital para el destino de Grecia, como la ayuda inglesa en la lucha por la independencia de los turcos —Lord Byron— o evitar su caída en la órbita soviética —Winston Churchill— tras la II Guerra Mundial.
Ese pasado también está muy lejano para los actuales griegos más allá de su valor turístico, aunque quizá sobreviva como una radiación de fondo en su afición por la dialéctica, en el orgullo por el idioma o en el prestigio de la oratoria. Un griego de hoy puede descalificar a un político con toda naturalidad, para asombro de un español, con estas palabras: “Habla muy mal, no sabe utilizar el neutro”.
Probablemente mucho más decisivos para la formación de la identidad nacional griega hayan sido los siglos pasados como centro del Imperio Bizantino o bajo la dominación turca. Mil años de civilización en el primer caso que Occidente despachó de un plumazo como sinónimo de decadencia —“discutían hasta del sexo de los ángeles”— hasta convertir el término bizantino en un calificativo despectivo.  
La fractura del Imperio Romano entre Oriente y Occidente, el cisma religioso entre ortodoxos y católicos, el yugo turco —que en Grecia no legó como la civilización musulmana en España ni giraldas ni alhambras— y la Guerra Civil (1946-1949) configuraron la ambivalencia de la visión griega de Occidente, entre la admiración y el desprecio, entre el deseo y el resentimiento. Nunca se expresó de forma más patente esta ambivalencia como en los debates sobre la entrada de Grecia en la Unión Europea a comienzos de los años ochenta. El conservador y padre de la transición democrática griega, Kostas Karamanlis, clamó: “¡Grecia pertenece a Europa!”. A lo que el carismático líder socialista, Andreas Papandreu, respondió: “¡Grecia pertenece a los griegos!”. La falsa disyuntiva de ese debate pasó —Grecia entró en la UE en 1981 tras una negociación exprés en la que tampoco entonces se miraron mucho los números—, pero la reticencia hacia Occidente, ahora Bruselas, permaneció transformada en una relación más por interés (ayudas) que por convicción (reglas) en buena parte de la opinión pública griega.
Ahora Alexis Tsipras, con la gasolina de una política de austeridad europea que ha hecho estragos en la sociedad griega y la manipulación de las emociones nacionales, ha reabierto ese debate convocando un referéndum, este sí, bizantino, en el sentido peyorativo del término, basado en una pregunta inexistente. Pide el no —una palabra con prestigio, cada 28 de octubre se celebra el Día del No en recuerdo de la fecha en la que el dictador Metaxas le negó en 1940 a Mussolini la entrada de tropas italianas en el país— con el apoyo de la ultraderecha y el voto en contra de conservadores, liberales y socialistas, las tres familias políticas que construyeron Europa. Tsipras juega con la historia este domingo. ¿Le absolverá?”

No, me temo que la historia no absolverá a Tsipras, que acabará des-occidentalizando a su país, a pesar de los esfuerzos de los Byron y Churchill de este mundo. El problema de Grecia es que, como contaba espléndidamente Michael Lewis en ‘Boomerang’ (Deusto, 2012) es que su sociedad no está acostumbrada a pagar impuestos (por ejemplo, dos tercios de los médicos privados no pagan ni un euro, porque declaran rentas menores a 12.000 €), tiene un IVA del 6% (¿es legítimo que su turismo compita contra el del resto de Europa, con un IVA del 21%?). Andrés Boix en su blog lo ha explicado muy bien: al país heleno se le presta a tipos de interés propios de Centroeuropa, el Estado es visto como una “vaca lechera” inagotable (por ejemplo, todavía no se sabe cuántos funcionarios públicos hay en el país), las cuentas nacionales se retocan (en 2009, una desviación del 400%), el salario mínimo es un 50% superior al de España (el sueldo medio de los funcionarios es de 65.000 €), las infraestructuras son una ruina (los ferrocarriles, por ejemplo, recaudan 100 M € y cuestan siete veces esa cantidad). La deuda, cuando escribía Lewis, era de 1’2 B € (250.000 euros por griego), ¿y ahora?

En Cinco Días, Paz Álvarez preguntaba a Kandarp Mehta, profesor de negociación del IESE, sobre la negociación del gobierno de Alexis Tsipras: “Se están cometiendo numerosos errores”. El primer ministro y su colega Yanis Varufakis han empleado la amenaza como herramienta solidaria. “Se ha planteado como la negociación de un impago, pero se ha jugado con el sentimiento de que el capitalismo estaba contra el pueblo griego, y hemos visto cómo las redes sociales se han solidarizado con Grecia”. “Se chantajea y se manipula” (Margarita Martí, Esade). La forma de negociar de Syriza es parecida a la oriental, de lucha, de cultura del honor. “Ha sido un error gravísimo convertir este asunto en una competición y no en un tema de colaboración” (Mehta).
Paz nos regala, a este respecto, 10 consejos para negociar con eficacia:
1. La vida es negociar. Nos recomienda el libro ‘Cómo no negociar como un bárbaro’, de TNSC (The Negotiation Skills Company). Puede ser que no negocien como Aristóteles, sino como Suleimán.
2. Nunca negociar con un paquete cerrado, sino abrir opciones.
3. El acuerdo ha de ser equilibrado por ambas partes (win win).
4. Es prioritario crear un clima de confianza para que la negociación avance.
5. Preguntar y volver a preguntar.    
6. Aprender a escuchar y prestar atención. “Se negocia con método, con reflexión, con principios de reciprocidad, trabajando las propuestas del otro y desde la generosidad de lo que es posible” (Martí).
7. Jamás conceder algo antes de que alguien lo pida.
8. Los plazos no deben forzar a nadie a tomar una mala decisión.
9. Tres P fundamentales: preparación, práctica y prestar atención.
10. Una vez alcanzado el acuerdo, hay que saber finalizarlo apropiadamente.

Siempre nos quedará la Grecia clásica, inventora de la democracia. Mario Gas presenta en el Festival de Mérida esta semana ‘Sócrates. Juicio y muerte de un ciudadano’, con José María Pou. Será del 8 al 12 de julio. Si no puedo verlo en Extremadura, la Toscana de España, trataré de hacerlo en el Teatro Romea de Barcelona del 16 de julio al 2 de agosto. El juicio a un ciudadano víctima de la democracia. “Un hombre que ha dedicado su vida a la filosofía debe mostrarse animoso ante la muerte”, dice Sócrates en la función. Ya sabes que yo soy más de Aristóteles, para mí el mejor coach de todos los tiempos, que ayudó desde su sabiduría a que un chaval de Macedonia, Alejandro, conquistara el 90% de la tierra conocida. Un entrenador práctico, que no se dejó convertir en mártir.
Mi gratitud a Paz, a Luis, a Michael (a Roger, que editó el libro en castellano), a Mario y José María, a Margarita y a Kandarp.    

domingo, 5 de julio de 2015

El exitoso modelo del Eibar. Otro fútbol es posible, por Álex Aranzábal


Domingo de paseo por la mañana (por la zona de Nuevos Ministerios; hemos almorzado en Panenka) y descanso y lectura por la tarde. He estado viendo en la tele (Yomvi) ‘La vida secreta de los bebés’ (un documental sobre los dos primeros años de vida; fascinante) y ‘Dos madres perfectas’ (‘Adore. Perfect mothers’), de Anne Fontaine. Dos grandes amigas desde la infancia, interpretadas por Naomi Watts (‘Lo imposible’) y Robin Wright (la primera dama de ‘House of Cards’), se sienten atraídas por el hijo de la otra. Basada en la novela de Doris Lessing, narra una trama interesante sobre la naturaleza humana.
Hace unos días mi buen amigo Joxe Mari Ulazia me envió el libro ‘Otro fútbol es posible. El modelo Eibar’ de Álex Aránzabal. Álex, presidente del Eibar, es profesor de Deusto (por tanto, compañero) y experto en Calidad Total. Tuvimos la ocasión de presentar juntos el modelo del club armero en una Semana de la Calidad de Euskadi.
Prólogo de Jorge Valdano (“no me extrañó que el Eibar ascendiera a la Primera División. Lo interpreté como una metáfora de su propio campo. De la misma manera que Ipurua desafía las convenciones geográficas, el equipo ha rechazado las convenciones futbolísticas”) y preámbulo de José Eulogio Gárate, nacido en Buenos Aires en septiembre de 1944 y en Eibar desde junio del 45, donde vivió su infancia y adolescencia. Ambos nos hablan de un equipo estable, sensato y sin complejo alguno. Un equipo y una ciudad que, gracias a Joxe Mari, a Álex y a muchos eibartarras, llevo en el corazón.
El “Universo Eibar” se nutre de talento, en un estrecho valle a orillas del río Ego, en la muga entre Guipúzcoa y Vizcaya, famoso por su pujanza emprendedora. El autor nos recuerda que el lema de la Escuela de Armería en su reciente centenario (en el que un servidor tuvo el honor de participar en dos ocasiones) es “Gure gero, gura gara”: Somos el deseo de seguir siendo. ¿Hay lema más humanista? Ama, no lo que eres, sino aquello en lo que te puedes llegar a convertir. El espíritu eibarrés, en valores como el compromiso, la dedicación, el esfuerzo, la iniciativa, la innovación, la generosidad y la humildad. Fertilidad deportiva, con una afición en cuerpo y alma.
Álex nos cuenta el modelo deportivo de la S.D. Eibar, un club que casi asciende en 2005 a 1ª y después, al año siguiente, descendió a 2ªB. Una Sociedad Deportiva con modelo deportivo bien definido (“¿Cómo es posible que 8 futbolistas que estaban en Segunda B sean capaces de hacerlo bien en Primera dos años más tarde?”),  perfiles de talento (jugadores con hambre y veteranos con experiencia). El Eibar es el único equipo de primera sin filial; se nutre del Urko y de una excelente red de contactos con otros clubes.
Un club armado… de valores. Es su único imperativo, según el presidente. La LFP premió en 2014 al Eibar como “Club Juego Limpio” y a su entrenador, Gaizka Garitano. En la pizarra, once líneas de valores: De nuestras debilidades a nuestras fortalezas (Humildad y autoestima, Modestia sin complejos, Consciencia de las limitaciones, Autoconocimiento, Autocrítica), La camiseta: el mono de trabajo (Trabajo, Implicación, Entrega, Lealtad, Esfuerzo, Sacrificio, Generosidad Laboriosa, Tesón), El equipo, entre todos: todos contribuyen, todos ayudan, todos suman (Unidad, Coherencia, Disciplina, Espíritu colectivo, Cooperación, Solidaridad, Empatía), El Escudo, el Alma, Corazón armero: sabemos y sentimos lo que somos,a quién representamos y cómo hemos de ser (Personalidad, Identidad, Memoria proyectiva, Sostenibilidad, Sentido de Pertenencia abierta, Participación), Respeto y Compromiso (Respeto al rival, al equipo propio, a uno mismo, a la afición, a los colores, al árbitro, al fútbol, al deporte, a la sociedad, y Compromiso deportivo, cívico y social), Espíritu de lucha y fortaleza de ánimo: cada partido es una final (Afán de superación, Valentía, Coraje, Entereza, Pundonor, Arrojo, Disputa, Combatividad), Juego recio, con fondo limpio y auténtico (Nobleza, Honestidad, Sencillez), Dinamismo férreo e intenso (Estrategia firme, Táctica de escuadra, Concentración mental, Solidez, Constancia, Defensa, Disputa férrea, Exigencia física, Preparación atlética, Ritmo), Ir más allá, un paso al frente (Audacia, Ilusión, Fe, Innovación, Atrevimiento, Ambición oxigenada, Frescura, Desparpajo), Resiliencia (Dignidad, Saber perder y Sobreponerse, Perseverar), Alegría compartida (Celebración, Saber ganar y compartir los logros, Festejar y Disfrutar). El éxito, ya sabes, no es por casualidad.
Álex nos cuenta el proceso de ampliación de capital (1’74 M € en tres meses). La conquista es el derecho de hacer las cosas de forma diferente. En los proyectos de futuro, cita a tres personas a quienes admiro especialmente: Álvaro Merino, Guillem Martínez y Luis Rojas Marcos. “Tenemos que conseguir que Eibar se constituya en un polo atractivo y cultural, además de económico”. Una “sociedad empática” que busca regenerar la ciudad.
El de Álex Aranzábal es un gran ejemplo de Liderazgo (en sus palabras, “el líder tiene que servir a las personas, a los contextos y a los objetivos”). Porque “todo parte de una visión, de la conciencia”.
Déficit cero y buen gobierno. En un día de referéndum en Grecia, Álex opina que su experiencia le ha enseñado “que es mejor evitar las votaciones, hacer que éstas sean innecesarias porque se ha llegado al consenso tras el tratamiento y la deliberación de los asuntos”.
Aranzábal sabe tratar el triunfo y el fracaso como dos impostores (Kipling) y nos regala como conclusión su “alineación” de fuentes: Stanley Kubrick, Adam Smith, el empresario José María Basagoiti Noriega, Richard Wagner, Jorge Luis Borges, el catedrático de Deusto Román Gárate, Lou Reed y David Bowie, Bobby Fisher y Gary Kaspárov, Antoni Gaudí, José Eulogio Gárate y Sócrates, su padre (Imanol Aranzábal Aristondo) y su hermano (Imanol Aranzábal Mínguez). Le han enseñado exigencia, libertad/responsabilidad, respaldo, totalidad, precisión, conversación, rebeldía, lucha, desafío, estilo y serenidad. Grandes maestros.
Me ha gustado mucho el libro. Te lo agradezco, Joxe Mari, y a ti Álex, y a quienes forman parte de este gran proyecto colectivo que es la S. D. Eibar. Y eso que lo mejor está por llegar. Tengo frente a mí, en la vitrina de trofeos de una vida, junto al “Brain & Heart” de EBS, el del centenario de la Escuela de Armería: “Gure Gero – Gura Gara”. La Virtud (areté) es Plenitud.       

sábado, 4 de julio de 2015

Las 7 leyes de la Velocidad en la era digital


Sábado de cine por la tarde (‘Los Minions’, con Zoe), tras una intensa semana de Gestión del Cambio con un Comité de Dirección en A Coruña, Coaching en Madrid, Felicidad en el Trabajo en Poblet, premio Brain & Heart en Cáceres y revisión de procesos de coaching en Valencia…
‘Los minions’ es una película de animación, spin-off de la saga ‘Gru: Mi villano favorito’ (en el original: ‘Despicable me’). Son pequeñas criaturas en forma de píldora creadas a partir de organismos unicelulares y cuya misión es servir al villano más villano. Van destruyendo accidentalmente a todos sus amos (un T-Rex, un hombre de las cavernas, un faraón, un rey medieval, Gengis Khan, Napoléon, Drácula) y, sumidos en la depresión por falta de “jefe”, tres de ellos (Kevin, Stuart y Bob) van a una convención de malvados para convertirse en esbirros de “la más mala”, Scarlett Overkill (Sandra Bullock) y su marido Herb (John Hamm, ‘Mad Men’). Un pastiempo entretenido, a buen ritmo. No es ‘Jurassic World’, pero se deja ver.
He estado leyendo ‘Velocidad. Las siete nuevas leyes del mundo digital’, de Ajaz Ahmed y Stefan Olander, con introducción de Sir Richard Branson. Ajaz es el DG de AKQA, ‘Queen’s Award’ de Innovación 2014; entres sus clientes, Nike, Red Bull o Audi. Stefan es el VP de Nike Digital. Branson, en la intro, escribe: “El cambio para los emprendedores es oxigeno; es lo que mantiene vivo su entusiasmo por la empresa. Una buena idea de negocio puede convertirse en mala si no se hace en el momento adecuado”.
Planteado como un diálogo entre los autores (ya sabes que los grandes textos humanistas son diálogos: Utopía, el Elogio de la Locura, El Quijote…), repasa los principios básicos y las 7 nuevas leyes de la velocidad.
Los principios básicos son:
- Velocidad: Pensar con antelación & actuar con rapidez.
- Dirección: En tiempos inciertos (VUCA), no puedes deambular. Saber dónde te diriges, calcular la distancia, agilidad y enfoque.
- Aceleración: Incrementa el valor y multiplica tu aportación.
- Disciplina: Comportamiento sistemático con una cultura de valores sólidos, de aprendizaje, de entrega y de servicio.
Y por supuesto, Optimismo. “Es una fuerza positiva que te aporta la mentalidad y las herramientas para crear un futuro mejor”.
Las 7 leyes de la velocidad son:
I. “Una Smith & Wesson vale más que cuatro ases” (Canadá “Bill” Jones, tahúr del Viejo Oeste). No seas presa fácil. Ten perspectiva, encuentra oportunidades de mejora, observa los patrones y actúa.
El revólver es el objeto tecnológico que lo cambia todo. La Velocidad cambia el entorno tan rápido como el pistolero. Como casos, Kodak, Polaroid, Borders, Sony. “Sin una plataforma para gestionar y promover cada una de las interacciones con sus consumidores, la empresa carece de columna vertebral”. Las marcas ya no pueden esconderse. “No mires atrás. Algo puede estar comiéndote el terreno” (Stachel Pige, legendario jugador de béisbol). Mentalidad valiente, feedback de entrenador (“El feedback retardado es feedback denegado”). Cuidado con la autocomplacencia, que precipita la caída. “Siempre hay riesgo, pero los buenos gestores asumen un riesgo calculado”. “Cuando las empresas innovadoras tienen la ventaja de la escala, combinada con un motor que funciona eficazmente, los accionistas reciben su recompensa”. “Los nuevos negocios originados en el mundo digital no tienen por qué enfrentarse a viejas estructuras”. Un ecosistema de innovación es “la asociación única de visión, emprendedores, educación e inversores”. “Si nos preguntáramos en qué medida el producto o servicio que creemos hará más fácil, mejor o más divertida la vida de la gente, en lugar de plantearnos cómo puede afectar al balance, veríamos sin duda empresas más exitosas”. “No existen los pronósticos en materia de negocios. Tienes que tener fe en una idea y luego contratar a los mejores para ponerla en práctica”. Y dos consejos adicionales: “No puedes mejorar aquello que no puedes medir” y “viaja ligero”. 
II. Es más fácil hacerlo que decirlo. La Velocidad necesita de coraje, enfoque y determinación, pero te devuelve eficiencia y premia la intuición, la constancia y la valentía. Continúa y luego mejora.
“Nosotros no creamos servicios para hacer dinero; hacemos dinero para crear mejores servicios” (Mark Zuckerberg, misión social de Facebook). En una reunión entre Nike y Apple sobre experiencia conjunta, Steve Jobs preguntó: “Un momento, ¿Tenemos un producto?”. “En Nike tenemos la paciencia de un niño de 2 años y la memoria de una persona de 80” (Charlie Denson, Presidente). “Velocidad es aprovechar el impulso inherente a un “mundo beta” en perpetuo movimiento”. “Hacer algo realidad es el mayor desafío del management” (John Harvey-Jones). 
III. La mejor publicidad no es publicidad. En lugar de interrumpir al cliente con publicidad invasiva, sírvelas y haz que sientan algo. Establece conexiones relevantes y con sentido.
“No quieras fastidiarla con anuncios, porque los anuncios no molan” (Sean Parker a Mark Zuckerberg en la peli ‘La red social’). Mark responde: “Exacto”. Recibimos 3.500 mensajes publicitarios al día (The Guardian) y el 99% no impacta en absoluto. “Demasiados mensajes, demasiados canales, demasiado caos”. “Publicidad es el precio que pago por tener un producto o servicio mediocre” (Jeff Bezos, Amazon). “La meta es crear conexiones con los clientes y ganarnos su lealtad a través del servicio que les ofrecemos”. “Las grandes marcas versan sobre el complejo arte de contar historias”. Retenemos una historia en función de nuestras experiencias (Daniel Kahneman). “En una era en la que la transparencia es la norma, tal vez lo que importa más que tu riqueza es tu reputación”. Genera admiración y sé breve, porque no son los clics (sino una verdadera conexión) lo que cuenta.
IV. Lo conveniente es enemigo de lo correcto. La Velocidad requiere racionalización. El arte requiere perseverancia y disciplina, obsesión por el detalle y no dejar de corregir.
La Velocidad nos obliga a cambiar nuestra mentalidad. “El hecho de que podamos hacer algo no significa que debamos hacerlo”. “Cuidado con la piruleta de la mediocridad; la chupas una vez y la acbas chupando toda la vida” (Brian Wilson, los Beach Boys). Si limitáramos las ideas a lo factible, los nuevos productos no existirían. Citando a Leonardo da Vinci: “La simplicidad es la suprema sofisticación”. “Un buen diseño hace comprensible el producto” (Dieter Rams, 10 principios del buen diseño). “Equilibrio, gentileza, ausencia de prisa y claridad de espíritu” (valores de los monjes bizantinos, William Dalrymple ‘Desde la montaa sagrada’). Crea una estructura para liberar y canalizar la creatividad.
V. Respeta la naturaleza humana. Lo digital es el medio, no el fin. Al otro lado de cualquier aplicación hay una persona. No te limites a darles opciones, ayúdales a elegir.
“No lo pillo” (Tom Hanks, en ‘Big’, cuando proponen como juguete un edificio que se convierte en robot). Todo será más rápido, más inteligente, más barato y mejor adapatado a sus necesidades. “La genete se siente atraída por quienes cumplen lo prometido”. Variedad, sí, pero no exceso. La interacción es más determinante que el coste en el momento de tomar decisiones. “Los objetos de deseo son armas de seducción masiva”. “Lo importante no es el contenido. Es la vibración”. Facebook, Zynga, Google, Apple y Amazon son expertas en análisis de datos, que utilizan para mejorar la experiencia del cliente. “Si deleitas a la gente, si la deslumbras con un desempeño impecable, puedes convertirte en único en tu categoría”. Como ejemplo, The Fat Duck, restaurante de Heston Blumenthal, 3 estrellas Michelín. Entre sus platos, “el sonido del mar”, que va acompañado de la banda sonora de olas rompiendo que emite un iPod escondido en la concha. “La interfaz es la marca”. Plantea las preguntas adecuadas (como un/a buen/a coach).
VI. Ni la mejor de las bromas sobrevive a un comité de seis personas. Las estructuras continuistas neutralizan las innovaciones. Es hora de modelos que promuevan decisiones basadas en la Velocidad. Es la valentía de tomar decisiones.
Cuidado con el “groupthink” (pensamiento de grupo): “Conseguir el objetivo del consenso a partir del equipo es muy diferente a tomar la decisión adecuada”. “No tenemos dinero, así que tenemos que pensar” (Billye Beane, ‘Moneyball’). “En un mundo de subjetividad, los filtros allanan el camino y despolitizan el proceso de toma de decisiones”. A veces, las cosas son tan descabelladas que hay que hacerlas. “Tu proyecto solo puede progresar a la velocidad de tu equipo”. No seas el pasajero que da órdenes al conductor. Coge el volante.
VII. Ten un propósito mayor que tú mismo. Se trata de hacer una aportación significativa y duradera, para que tu curiosidad e imaginación progresen. Apuesta siempre desde el corazón: es lo correcto.
Los autores hablan de nuestro compatriota José Andrés, “innovador gastronómico obsesivo”. Los líderes nunca dejan de soñar. La visión proporciona el compromiso con la excelencia, eliminando todo vestigio de mediocridad. Jeff Bezzos (Amazon) utiliza “el marco de minimización del arrepentimiento”. Se ve a los 80 años, repasando su vida. “Decidí que no me vendría abajo” (Jesse Owen, antes de batir el récord de salto de longitud en Berlín 1936). En el deporte, como en la vida, hay que entrenar con calidad. “Recordad siempre al atleta” (Phil Knight, fundador de Nike). “Nunca, jamás, ha habido en la historia tanto por lo que apostar”. Ajaz cita a nuestro amigo Richard Florida: la recesión de 2008 es el 3º gran “reset” del mundo moderno, tras 1870 y 1930, las dos grandes depresiones que lo cambiaron todo. “El amor es contagioso”.
Jazz y Stefan concluyen: “La fuerza más poderosa del universo no es la tecnología. Es la imaginación”. Y nos proponen más en su web, velocitylaws.com
Gran libro. Me ha inspirado muchísimo. Un diálogo poderoso del que sacar “deberes” para nuestras organizaciones. Me ha recordado, 15 años después, al ‘Funky Business’ de Ridderstrale y Nordstrom.  Gracias a los autores, al editor (el gran Roger Domingo), a la traductora María Maestro (como en ‘Escándalo’, espléndida traducción, María) y a Richard Branson, que me ha servido de prescriptor.
Tras leer ‘Velocidad’, he rememorado en Youtube el tema ‘El pistolero’, de Pistones (1983): www.youtube.com/watch?v=5t45hlLeJX0 ¡Qué sonido tan fresco para este verano!   

viernes, 3 de julio de 2015

En el día de mi cumpleaños, algunas precisiones sobre el Coaching


Viaje en coche con Santiago Puebla, escuchando musicales (especialmente ‘Los Miserables’ en la versión de Pedro Rui Blas y su elenco del Teatro Apolo, 1993). Hemos fluido con estas obras de arte, absolutamente inolvidable. El impacto de la música en la motivación y en la felicidad no es nada desdeñable. Muchas gracias, Santiago, por tu generosidad. Eres un modelo de persona virtuosa, de plenitud (la areté de Aristóteles) en toda la extensión del concepto.
Desde las 7,30 de la mañana he tratado de contestar (por teléfono, correo electrónico, wasap, SMS, linkedIn, presencial y otras vías) a los centenares de personas (sí, centenares, con toda modestia) que os habéis acordado y me habéis felicitado por mi 51º cumpleaños. Desde Australia hasta Colombia y Venezuela. Os doy de nuevo las gracias, porque me siento absolutamente abrumado. Si empezamos mi cumpleaños cenando con l@s amig@s de EBS en la Torre de Sande de Cáceres, he acabado en Valencia (de oeste a este) con una cena deliciosa en El Principal. No se puede pedir más.
Aunque en ManpowerGroup tenemos una práctica de optimización de la vida personal y profesional consistente en que el día de cumpleaños un@ no va a trabajar (es un “happy day”), he querido pasar brevemente por la oficina de Lagasca para saludar al menos a l@s compañer@s de Right Management y Experis de Madrid. Muchas gracias por vuestra alegría.
Y por la tarde, he tenido el honor de participar en la revisión de procesos de coaching ejecutivo en el programa de ESIC de la ciudad del Turia. Esta Escuela de Negocios especializada en Business & Marketing ya tiene amplia tradición con el PSLICE (Programa Superior de Liderazgo Innovador y Coaching Ejecutivo) en Zaragoza, está celebrando la primera edición del de Valencia, con un claustro de profesores de primerísimo nivel.
Me gusta participar en estas sesiones de revisión, dado que l@s alumn@s del programa reciben coaching y han de liderar sus propios procesos como banco de pruebas. Lo consideran una alta responsabilidad y dado que sus conocimientos sobre el tema son nuevos, suplen su escasa experiencia con un compromiso desmedido. Mi felicitación por ello. en estos procesos de acompañamiento, como coaches, se van dando cuenta de que:
- el coaching es absolutamente voluntario. Las personas somos capaces de cambiar, pero solo si queremos. Y esto no es nada fácil.
- el proceso es, en su esencia, pasar de la Reflexión al Descubrimiento (de la inconsciencia a la consciencia, apenas la millonésima parte, en la incompetencia) y de ahí al plan de acción y la generación de hábitos (de la consciencia a la inconsciencia, siendo competentes). Debe ser un diálogo fluido y natural.
- escuchar atentamente significa formular las preguntas adecuadas y poner sumo interés en lo que nos dice (verbal y corporalmente) la otra persona, sin forzarla ni atosigarla, con todo el respeto.
- el coaching, si bien es psicología (la “ciencia de la mente”) no es “terapia light”. L@s coaches no tenemos ningún derecho a iniciar pseudoterapias; ni es nuestro campo ni l@s pupil@s probablemente desean hacerlo.
- la duración del proceso de coaching ejecutivo, que se estima en 6 meses, puede ser mayor o menor en función de las necesidades actuales del “coachee”. Pero siempre sin incurrir en dependencia (el “síndrome de Svengali”) y asegurando la generación de hábitos.
- respecto a los hábitos (la “segunda naturaleza”, que diría Aristóteles), he pasado de 21 repeticiones a 66, según las últimas investigaciones. Probablemente por la “economía de la atención” y la gran cantidad de distracciones a nuestro alrededor.
- conviene en lo posible, que tras la primera sesión el “coachee” haya establecido en su plan de acción metas, objetivos (tras el filtro MARTE) e hitos a cumplir en las siguientes 3-4 semanas. Da una sensación de seguridad insustituible.
- Cuando el/la pupil@ necesita mejorar aspectos de su Inteligencia Emocional (Seguridad, Serenidad, Superación, Servicio, Sinergia), que es el 90% del Liderazgo, me remito a los grandes expertos sobre ello. Por ejemplo, Nathaniel Branden sobre la Autoestima, Martin Seligman sobre el Optimismo, José Antonio Marina sobre la Inteligencia Ejecutiva, Sonja Lyubomirsky sobre la Felicidad, Tal Ben-Shahar sobre el Perfeccionismo. Sugiero a l@s coaches que utilicen ‘Por qué necesitas un Coach’, donde recogemos el listo de expert@s (y de canciones, películas, etc).
- el coaching, que llamamos proceso, es en realidad un proyecto (dentro de nuestro “proyecto de vida”) con un principio y un final. Es importante ritualizar el inicio (con frecuencia, tras una toma de contacto para comprobar que hay química, que hay “buen feeling” entre coach y pupil@) y celebrar el final, repasando los logros alcanzados.
Sigo sin comprender cómo algun@s directiv@s tratan de competir a alto nivel sin coach frente a otras personas que lo tienen (o lo han vivido) y que se comportan como líderes-coaches con sus equipos. Es una competición muy desigual. Los directivos autodidactas llevan las de perder a todas todas.  
Mi agradecimiento a Clara, Estanis, Javier, Manuel, Pedro, Sandra, Rocío y Vero, por esta sesión tan deliciosa.