Páginas vistas en total

domingo, 26 de abril de 2015

Los 50 mejores líderes del mundo... y entre ellos no está Obama

Domingo lluvioso e intempestivo. Mi enhorabuena a Óscar y a quienes han competido en la media maratón de Madrid, y a los supervivientes como Vicenç que han "sobrevivido a los zombis" esta noche en Fuentidueña del Tajo.
He estado leyendo el último número de Fortune sobre "los 50 mayores líderes del mundo". En portada, Tim Cook, sucesor de Steve Jobs como CEO de Apple. Adam Lashinki nos explica cómo ha transformado esta icónica compañía. En el editorial, Alan Murray explica que Obama, el "líder del mundo libre, nos está en el Top 50. Alan le votó en 2008 con la promesa de que uniera a la nación. No ha ocurrido, evidentemente. Y en política exterior, peor. Lashinki nos recuerda las lecciones del padre del Liderazgo, Warren Bennis, en su libro 'On Becoming a Leader'. La diferencia entre líderes y gestores es que los primeros dominan el contexto. Así de simple. "Enfrentado a circunstancias difíciles, el presidente Obama se ha rendido". Así de simple.
El ranking se elabora con el asesoramiento de grandes mentes, como Rosabeth Moss Kanter (Harvard), el CEO de American Express  o el exdirector del FED Paul Volcker.
En el podio de mejores líderes, junto a Cook, Mario Draghi (presidente del Banco Central Europeo) y el presidente de China Xi Jinping. Del 4 al 10, el Papa Francisco, el primer ministro de la India Narendra Modi, la cantante Taylor Swift, la presidenta de Médicos sin Fronteras Joanne Liu, el presidente del Tribunal Supremo de EEUU John Roberts, la CEO de General Motors Mary Barba y activista social de Hong Kong Joshua Wong.
Entre los Top 50, el director del FBI James Comey, la presidenta de Liberia Ellen Johnson Sirleaf y el ministro de Finanzas de Nigeria Ngozi Okonjo-Iweala, los defensores de derechos humanos Johnetta Elzie y DeRay McKesson, Beatrice Mtetwa y Kailash Satyartni; el ecologista Akira Miyawaki; el director del Banco de Inglaterra Mark Carney; los CEOs de Wellcome Trust (Jeremy Farrar), Starbucks (Howard Schultz), Microsoft (Bill y Melissa Gates), Newton (Helena Morrissey), Tesla (Elon Musk), Facebook (Mark Zuckerberg), Amazon (Jeff Bezos), Xiaomi (Lei Jun), Last Mile (Raj Banjabi), Save the Children (Carolyn Miles), Frances Hesselbein, JP Morgan Chase (Jamir Dimon), Jo.Com (Richard Liu), Whole Foods (John Mackey), Aetna (Mark Bertolini) y Uber (Travis Kalanick); los alcaldes de Detroit (Mike Duggan) y Surabaya (Tri Rismaharani); el abogado Bayan Mahmoud Al-Zahran; los deportistas Lebron James y Yao Ming, la coach Courtney Baghart (Princeton Tigers), el comisionado de la NBA, Richard Liu; el canciller de la Universidad de Texas William McCraven, el rector de la de Purdue (Mitch Daniels) y el fundador del Ashesi University College (Patrick Awuah); los doctores Anthony Fauci y Richard Pazdur, el presentador Jimmy Fallon (The Tonight Show) y el director de orquesta Daniel Barenboim.  
Ni Obama, ni Merkel, ni Putin, ni Hollande, ni Cameron. "El principal cambio que afecta a los líderes de hoy es que están perdiendo el control". Cada vez el liderazgo depende más de influir en personas a las que no pueden controlar ni con el dinero ni con el poder. Los problemas son enormes en un mundo VUCAy entonces "no puedes decirle a la gente lo que tiene que hacer. Tienes que tratar con muchas circunstancias que no puedes controlar" (Rosabeth Moss Kanter, Iniciativa por el Liderazgo Avanzado de la Universidad de Harvard). Desde GM a Médicos Sin Fronteras, sus líderes . El experto en talento Josh Bersin, "tienes que tratar a tus empleados como a un grupo de voluntarios". L@s mejores, especialmente si son Milenials, persiguen una misión que merezca la pena y un entorno laboral especial.  "Desorientados con las nuevas reglas, los líderes encuentran comodidad en lo eterno. Las personas en cualquier parte quieren líderes que les van a hablar con honestidad, que muestran coraje y ven esperanza". Ejemplos como el de los alcaldes de Detroit y Surabaya. En un contexto tan retador, el Liderazgo es más imprescindible que nunca y l@s líderes (una decena de mujeres entre l@s Top 50) tienen que ganárselo más que nunca.
He estado leyendo 'Saca lo mejor de ti mismo' de José Medina, uno de los más prestigiosos headhunters españoles. Prólogo de Rosa María García (presidenta de Siemens e impulsora del Human Age Institute). En el libro, el VIA (Valores en Acción) de Seligman y Peterson, el HIPOT (del propio Medina) para medir el Alto Potencial, las 12 competencias y las 5 S de la Inteligencia Emocional (ya sabes, Seguridad, Serenidad, Superación, Servicio y Sinergia). "LA superación permanente es una dura disciplina". La virtud (la areté griega) es la elección entre Diligencia o desidia, Disciplina o dificultad, Disfrute o dolor, Distracción o dejadez, Dominio o dispersión, Desarrollo o desinterés. "Se mide la inteligencia (talento) de un hombre (persona) por la cantidad de incertidumbre que es capaz de soportar" (Kant). "Los humanos somos espíritus hambrientos" (Charles Handy). José Medina incluye el "síndrome de Coriolano" (no escuchar, no adaptarse, no aprender y no entender), el modelo de Aníbal (ganar batallas y perder la guerra), el drama de Macbeth (desmedida ambición), el "síndrome de Nerón" (ira, visceralidad, ensañamiento con el débil), el de Salieri (envidia) y el de Hamlet (duda, tibieza, indecisión e incapacidad para tomar decisiones). Son modelos muy interesantes para ayudar al directivo cuando hacemos coaching estratégico.
De la prensa de hoy, el artículo de José Antonio Marina (mentor de filosofía del talento del Human Age Institute) sobre "aprendizaje de las organizaciones". Después de mucho estudiar el aprendizaje individual, a JAM le interesa cada vez más el aprendizaje de las organizaciones. Según el maestro Marina, el mundo de la empresa se lo ha tomado en serio (un servidor diría, con humildad, que no todas; solo las humanistas), porque necesitan crear "learning organizations" (organizaciones que aprenden). "Aprender es el modo que tiene la inteligencia de adaptarse a entornos cambiantes". Nos recuerda a Chris Argyris (Harvard) y sus "estrategias defensivas" que dificultan el aprendizaje; a Irvin Janis y su "groupthink" (me gusta traducir por "pensamiento asnal": un grupo, que no equipo, de personas con talento juntas toman decisiones estúpidas). Las disfunciones que conducen a este disparate son ocho: Ilusión de invulnerabilidad (César, recuerda que eres mortal), Creencia incuestionable de la moralidad inherente al grupo, Racionalización colectiva de las decisiones del grupo (aunque sean irracionales), Estereotipo negativo sobre los miembros de fuera del grupo, Bloqueo de la autocensura, Ilusión de unanimidad, Presión directa contra quienes mantengan opiniones discordantes, Miembros que protegen al grupo de información negativa. Marina nos pregunta si nos suena (él pone de ejemplo a los partidos políticos). Voy a volver a leer a Janis.

Mi gratitud a José Antonio, a Pepe, a Geoff, a Irvin y a Chris. En el Liderazgo y en la construcción de Equipos, como en el Talento en general, saber sin hacer no es saber.  

sábado, 25 de abril de 2015

La fuerza de un sueño, de Teresa Perales a Anthony Quinn


He estado leyendo un libro magnífico, que ayer tuve la oportunidad de adquirir en Lleida, en el VI Sports Business Symposium. Se trata de ‘La fuerza de un sueño’ de Teresa Perales. Como sabes, Teresa es la atleta española con más medallas de la historia (22 medallas paralímpicas; la “sirenita de Ebro” iguala en preseas al “tiburón de Baltimore”, Michael Phelps). Disfruté muchísimo de su conferencia (magnífica, de las mejores que he escuchado a una deportista, a ambos lados del Atlántico), de la conversación, de que me firmara el mencionado libro. Tiene una sonrisa que ilumina la sala y se la nota muy feliz con su hijo Nano y muy enamorada de su esposo Mariano, un periodista que la entrevistó. Y encima en la dedicatoria te manifiestas como “seguidora” de un servidor. Muchísimas gracias, Teresa. Eres un gran ejemplo de que el éxito no es por casualidad.
‘La fuerza de un sueño’ comienza con una valiente declaración: “Si alguien me dijera que podría volver atrás en el tiempo y no quedarme en una silla de ruedas, le diría que no, si eso significase que no iba a vivir las experiencias que he tenido desde el día que dejé de caminar”. Teresa nos habla de “espiralismo”: “Cada ser humano puede crear su propia espiral de optimismo y felicidad”. Me ha recordado el Ciclo de Talento, que es en sí mismo una espiral (una línea curva que se va alejando progresivamente de un punto y se define por el ángulo y la distancia al centro; las más famosas son la espiral de Arquímedes, la de Fermat, la hiperbólica y la logarítmica).
Teresa nos pregunta que es para nosotr@s ser feliz. Confiesa su “momento zombi” a los 15 años, cuando falleció su padre, y cómo salió adelante. La neuropatía que sufrió a los 19, cómo le habían dicho con 5 años que “no valía” para nadar y el poder de las creencias (en su caso, de su primer coach Ramiro Duce, que le dijo “eres un diamante en bruto que tenemos que pulir”, ¡maravilloso!). Hemos de transformar las creencias limitantes en potenciadoras.
“Somos lo que somos por las experiencias que hemos ido teniendo desde pequeños”. En su primer Campeonato de España (Badajoz, 1975) ganó tres medallas, pero fue de novata (nadó “como un caballo desbocado”). En sus palabras, “lo mejor que me ha dado el deporte ha sido que, al mismo tiempo que cambiaba la forma en la que me veía a mí misma, me ha ayudado a lograr que la gente que me miraba hace unos años con lástima, ahora lo haga con admiración”.
Oportunidades. “Soy de las personas que piensan que en esta vida no solo pase un tren, sino muchos”. Su animal favorito es la tortuga marina, que supera las adversidades.
A Teresa le gusta como metáfora el cubo de Rubik 3x3 (4’3 x 10 elevado a 19 movimientos = 43.252.0003.274.489.856.000 permutaciones). El mundo es de los “locos” que cambian las reglas. A mí me gusta llamarles “Quijotes” y la Perales (maña de 38 años) me parece una de las más notables.
Todo empieza por su sueño, que ha de convertirse en objetivo (pasando por el filtro SMART –o MARTE, en castellano-), por la motivación puesta en acción, por el Modelo GROW (en el que se basa precisamente nuestro modelo de coaching estratégico), por el foco y por la acción. Teresa cita a Walter Elias Disney: “Piensa, sueña, cree y atrévete”.
“Entrena tu cuerpo y también tus emociones”, nos recomienda Teresa Perales. Porque “sin emociones seríamos robots”. Dos años después de tener a Nano (y de darle el pecho), le preguntó a su coach, Ángel Santamaría, si podría participar en los Juegos de Londres. Él le dio la confianza necesaria. Más de 6 horas de entrenamiento diario, siete días a la semana. Un mes antes de los Juegos 2012 estuvo a punto de tirar la toalla… pero no lo hizo. El resultado ya lo conoces: 8 medallas.
Frente al secuestro emocional, los valores. La autora explica que en un curso de coaching le ofrecieron una lista de 95 valores para que eligiera los 10 suyos personales. Los valores de Teresa Perales son el amor, la honradez, la libertad, la nobleza, la pasión, el perdón, la responsabilidad, la sencillez, la valentía y la voluntad. Antes de Londres, lejos de su hijo, 21 días de preparación en el CAR de Sierra Nevada a 2.400 metros de altura nadando atada a un paracaídas como lastre. La clave, como dice ella, está en el equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu (“bien, belleza y verdad”, en términos platónicos).
Me ha encantado este libro de Teresa Perales. Ha sido toda una experiencia conocerte personalmente.
Esta tarde, ya en casa, he visto en ‘Días de Cine’ (La 2) un reportaje sobre Anthony Quinn, nacido hace 100 años. Vino al mundo el 21 de abril de 1915, hijo de guerrilleros de Pancho Villa. Marcharon a Los Ángeles y su progenitor, de origen irlandés, falleció cuando Antonio tenía 11 años. Como medía 1’88 m, trató de ser boxeador a los 16, pero le noquearon. Estudió Arquitectura con Frank Lloyd Wright, que le desestimó. Entró en el cine en 1936 gracias a Mae West, que lo incluyó como extra. Por su apariencia étnica, hizo de chino, árabe, filipino, hispano, mafioso italiano… A finales de los 40, para evitar el encasillamiento, marchó a Nueva York a hacer teatro y triunfó con ‘Un tranvía llamado deseo’. Volvió a Hollywood y ganó su primer Óscar por ‘¡Viva Zapata!’ (1952), siendo el primer hispano en conseguirlo. De ahí marchó a Italia e hizo ‘La Strada’, de Fellini (para Quinn, su mejor cinta). En 1956 obtuvo la segunda estatuilla por su interpretación de Gauguin en ‘El loco del pelo rojo’ (actuaba 8 minutos). En los 60 hizo ‘Los cañones de Navarone’, ‘Barrabás’, ‘Lawrence de Arabia’, ‘Las sandalias del pescador’ y sobre todo ‘Zorba el griego’ (1964). En total, 162 películas hasta 2001. Falleció a los 86 años en 2001. Tuvo 13 hijos de 4 mujeres. Amaba el escenario (donde demostró un enorme talento) y dijo “en las películas, nunca me llevaba a la chica. Pero conquistaba un país”. Y nuestros corazones.                 

viernes, 24 de abril de 2015

Los líderes-coaches y los pros y contras de la empatía


Salida a Lleida en AVE a las 7,30 de la mañana. En el tren he estado leyendo el discurso de aceptación de Juan Goytisolo del Premio Cervantes ayer en Alcalá de Henares ante SSMM los Reyes de España (“Volver a Cervantes y asumir la locura de su personaje como una forma superior de cordura, tal es la lección del Quijote. Al hacerlo no nos evadimos de la realidad inicua que nos rodea. Asentamos al revés los pies en ella”) y los análisis sobre los datos de empleo del primer trimestre del año (“La larga marcha hacia el empleo”, en palabras del catedrático de la UB Josep Oliver).
En la VI Edición del Sports Business Symposium (mi gratitud a Vicente, Manel y su fantástico equipo, con Raquel, Tamara, etc.), tras la interesantísima intervención de la medallista olímpica Teresa Perales (EXTRAORDINARIA “la sirenita del Ebro”, 22 medallas olímpicas, la deportista española más galardonada en los Juegos) y antes de la de mi buena amiga Helena López-Casares, a la que he encontrado plenamente en forma, he hablado del aprendizaje del deporte para la empresa a través de l@s líderes-coaches.
Partiendo de lo que “quita el sueño” a los CEOS: la expansión y crecimiento, la gestión del talento y la incertidumbre económica global, en este cambio de época he constatado que el Liderazgo es más importante que nunca para atraer, fidelizar y desarrollar el talento. Ya sabes, la Calidad Directiva supone más del 60% de la productividad y competitividad de una organización.
Me he referido después al Liderazgo como Ciencia (desde Warren Bennis en 1961, a través de “cinco oleadas”, que se han centrado en la Visión, la Situación, la Transformación, la Emoción y la Capacitación), como Arte y como Ética (“el modo más inteligente de vivir”, José Antonio Marina).
El/la líder coach:
   Domina el Conocimiento del Talento de sus colaboradores
   Detecta el Potencial (especialmente, los “descarriladores”)
   Practica el Reconocimiento
   Muestra Asertividad (identidad, modelo)
   Hace piña para Ser un Equipo (talento colectivo)
En un entorno VUCA (Volátil, Incierto, Complejo, Ambiguo) el Liderazgo está “upside down” (patas arriba), como dice Silvia Damiano. Necesitamos un Liderazgo Inspirador, Integrador, Imaginativo e Intuitivo.
Líderes- coaches. Como ejemplo de Liderazgo Inspirador, Pep Guardiola, excoach del FC Barcelona y actual entrenador del Bayern Munich. Me he referido a las siete claves del “Liderazgo Guardiola”, que estudiábamos en el libro del mismo nombre. Liderazgo integrador, para ser un equipo de verdad, con la figura de Vicente del Bosque (que hemos analizado en ‘El Mundial de La Roja’ y ‘Por qué La Roja funciona y nuestro país (todavía) no’). Liderazgo Intuitivo, como el que pone en práctica Unai Emery, exentrenador del Valencia y actual coach del Sevilla (campeón vigente de la Europa League): ‘Mentalidad Ganadora’. Y Liderazgo Imaginativo, como el de Jose Mourinho, ex del Real Madrid y actual coach del Chelsea, gran favorito para ganar la Premier 2015: ‘Código Mourinho’.
Much@s, cada vez más personas, no concebimos el desarrollo del liderazgo y del talento en general si no es a través del coaching, algo evidente en el mundo del deporte y menos visible en el de la empresa en general, y si no es considerando a los “gefes” como “generadores de felicidad”, algo muy claro en las organizaciones humanistas y no siempre perceptible en la actividad deportiva.
Mi gratitud a Vicente Javaloyes y a todos los organizadores del Symposium.
He estado leyendo en Muy Interesante de mayo el especial sobre la Empatía positiva y negativa. El primatólogo Pablo Herreros nos habla de las neuronas espejo como sede de la empatía (la capacidad de sintonizar con las emociones de los demás). “La flexibilidad es la gran ventaja evolutiva de la empatía”. Evidentemente, la empatía es cosa de mamíferos (emocional) y especialmente de delfines, ballenas y elefantes, además de humanos. “Las personas más empáticas tienen más amigos y mayor opción de progreso social”.
Luis Muiño nos habla de la necesidad de equilibrio en la empatía. El contagio emocional lleva al altruismo: “Una de las más bellas compensaciones de la vida consiste en que nadie puede tratar sinceramente de ayudar a otro sin que se ayude a sí mismo” (Ralph Waldo Emerson). Cuanto más hostil es una persona, más obstruidas están sus arterias coronarias (Redfird Williams, Universidad de Duke). La empatía correlaciona con la salud mental.
Steven Pinker (‘Los ángeles que llevamos dentro’) ha demostrado que el ser humano es hoy menos violento que nunca. Las lágrimas femeninas inhiben la producción de testosterona en el hombre (Instituto Weizmann de Tel Aviv).
Ahora bien, la empatía puede hacernos muy vulnerables. Es lo que pasa con las personas “automonitoreadas” (término acuñado por el psicólogo social Mark Snyder). No expresan sus emociones, sino que las simulan para obtener beneficio. L@s psicópatas (personas sin empatía) pueden ser muy influyentes.
El altruismo irreflexivo puede derivar en auto-sacrificio. Como dice un amigo mío, “la diferencia entre buen@ y tont@ es la frecuencia”. Adam Grant lo ha demostrado científicamente. La Empatía, como la Generosidad  con la que está tan relacionada, tienen respecto al Rendimiento una forma de U invertida. Tan malo en no llegar como pasarse, si no es correspondida.
Empatía y Crueldad son dos rasgos igualmente humanos.
La clave para que la Empatía no derive en Estupidez es, claro está, la Autoconfianza. Que la persona se sepa sujeto de derechos (Autoestima –quererse un@ mism@- y Autodignidad, para no pasar de servicial a servil). La Asertividad es ese sano equilibrio entre Empatía y Autoconfianza, para lograr beneficios mutuos.
Esta revista incluye un test de 20 preguntas para conocer tu grado de empatía. Te recomiendo que, además de cumplimentarlo tú mism@, lo haga una pequeña muestra de gente que te conoce bien, para contrastar tu deseabilidad con la percepción ajena y actuar en consecuencia.
Mi gratitud a las personas empáticas a mi alrededor, que afortunadamente son muchas.  
    

jueves, 23 de abril de 2015

San Jorge y el Dividendo de la Resiliencia


El día del libro y de la rosa, San Jorge, es uno de mis favoritos del año. Un día que recuerda a Cervantes, en el que se lee el Quijote y se ha entregado el Premio que lleva su nombre a Juan Goytisolo (Barcelona, 1931), que recuerda a Shakespeare (hoy hemos hablado, en el coaching estratégico, de que el gran tema shakespeariano es la traición). Un día de civilización, que se disfruta especialmente en Barcelona (he tenido el placer de firmar libros en esta fecha en años anteriores) y que he disfrutado muchísimo en La Rioja, con una compañía muy sólida y solvente, que prevé duplicar su facturación en cuatro años. Mi agradecimiento a su Director General, al Director de Recursos Humanos y a nuestro compañero Jaime Guibelalde, excelente profesional y gran persona, con el que da gusto formar equipo.
He estado leyendo ‘The Resilience Dividend’ (El Dividendo de la Resiliencia) de Judith Rodin. En portada, lo elogian Bill Clinton (que lo califica de “inspirador”), el ex Secretario General de la ONU Kofi Annan, la periodista Ariana Huffington y el exalcalde de Nueva York Michael Bloomberg. La Dra. Rodin ha sido la primera Rectora de la Universidad de Pensilvania y dirige la Fundación Rockefeller desde 2005.
El planteamiento de la Resiliencia trasciende en esta obra lo que estamos acostumbrados. Judith Rodin la define como “la capacidad de cualquier entidad –un individuo, una comunidad, una organización, un sistema natural- para prepararse para las disrupciones, recuperarse de los shocks y el estrés, y adaptarse y crecer de las situaciones disruptivas”. Pone como ejemplo la localidad de Medellín, en el pasado sinónimo de violencia y en 2013 considerada la ciudad más innovadora del mundo.
La Resiliencia tiene cinco características: ser resiliente es ser consciente (“aware” en inglés), adaptativo, diverso, integrado y auto-regulado. Rodin nos remite a la teoría de sistemas (la holística). Para desarrollar la Resiliencia, tres R: “Readiness” (Estar preparad@), “Responsiveness” (Capacidad de Respuesta) y “Revitalization” (Capacidad de revitalizarnos). La Resiliencia trata sobre todo de aprendizaje y de experiencia vital, y de cohesión social.
Vivimos en un mundo urbanizado (hablaba de ello en ‘Del Capitalismo al Talentismo’), de incertidumbre en el clima. Para adelantarse a las amenazas, es conveniente conocer la vulnerabilidad. Para la responsividad, la cohesión social es la respuesta. Y la clave de bóveda de todo ello es el Liderazgo. Sí, lo marca la diferencia en personas e instituciones.
Ya en casa, después del viaje a La Rioja, he tenido la oportunidad de ver al Sevilla frente al Zenith (¡Qué manera de sufrir!). Cuando más difícil lo tenía (2-1, empatada la eliminatoria), una contra muy bien orquestada le ha llevado a semifinales. Mi enhorabuena a Unai “Mentalidad Ganadora” Emery, un gran entrenador al que adora el sevillismo y admiramos muchos.
Y en La Noche 24h, Esperanza Aguirre. Un dominio de los medios muy raro en la política española. Nunca deja indiferente a nadie, como deben hacer l@s líderes.
Como contábamos Leonor Gallardo y un servidor en ‘Messi, Falcao y Cristiano Ronaldo’ (que pronto va a ser publicado también en polaco):
“Jorge de Capadocia es el presunto nombre de un soldado romano que vivió entre el 275 d.C. y el año 303. La leyenda dice que fue guardia personal del emperador Diocleciano (284-305). En el año 303, un edicto del emperador autorizó la persecución de los cristianos por todo el Imperio. Como cristiano, Jorge se negó a participar, y Diocleciano ordenó primero que lo torturaran para que abandonara sus creencias religiosas –algo que no consiguió- y después que lo decapitaran junto a las murallas de Nicomedia (actualmente Izmit, en Anatolia, Turquía) el 23 de abril. La emperatriz Alejandra y una sacerdotisa pagana se convirtieron a la fe de Jorge y se unieron a él en el martirio.
La leyenda al parecer procede del siglo VI, y la fama del mártir Jorge data de esa misma época. En Dióspolis (la actual Lod, en Israel) se creó un culto al soldado durante el reinado de Constantino I (272-337), el emperador que legalizó la religión cristiana en el año 313. En el 494, Jorge de Capadocia fue canonizado por el papa Gelasio I.
La historia de San Jorge y el dragón procede del siglo IX. Es el origen de todos los cuentos de hadas, al menos en Occidente: Un dragón nace junto a una fuente que surte de agua a una ciudad. Cada día, los habitantes de la ciudad deben apartar cuidadosamente al dragón para poder tener agua, y realizar un sacrificio humano en compensación. En cierta ocasión, la que va a ser sacrificada es la princesa de la localidad. San Jorge aparece a caballo, lucha con el dragón, lo mata y salva la ciudad. Agradecidos, los ciudadanos abandonan a sus dioses paganos y se convierten al cristianismo. San Jorge viene a ser una versión de San Miguel Arcágel, que está al frente de las tropas celestiales.
Jorge de Capadocia se convirtió en protector de los cruzados durante la conquista de Jerusalén (15 de julio de 1099). Es el patrón de Georgia, de la Corona de Aragón (en su escudo vemos la cruz de San Jorge, así como en el primer emblema de la Generalitat de Cataluña y en el escudo de Barcelona) y de Portugal. En Inglaterra, Eduardo III (rey de 1327 a 1377) creó la orden de la Jarretera e invocó a San Jorge como su santo patrono. También está San Jorge en el escudo de la ciudad de Moscú y es el patrón de la orden de caballería del ejército argentino. La Cruz de San Jorge es una bandera blanca que alarga sus brazos hasta los extremos. En la segunda equipación de Portugal (la primera es el rojo de los dragones), aparece una gran Cruz de San Jorge rojiverde, como símbolo de la gloria lusa en la época de los descubrimientos.”


Es el patrón de l@s guerreros, en un mundo Super-VUCA en el que l@s líderes son más “marines” que nunca.   

miércoles, 22 de abril de 2015

Esment: Poner atención en hacer las cosas bien


Hoy he aprendido de Teresa Samaniego, Directora de la Oficina de Palma de Mallorca de Manpower, una nueva palabra: Esment. Quiere decir, en catalán, “poner atención en hacer las cosas bien”. Mi gratitud a Teresa y a Mar López (Directora de RRHH de Amadip.esment) que la conocen y la practican.
Esment proviene de “ment” y ésta del latín, “mens, mentis”. La mente es responsable del fenómeno de entender, pensar, ser creativ@, razonar, imaginar, querer y otras capacidades cognitivas. Para ello, utiliza tres tipos de procesos: conscientes, inconscientes y de procedimiento. Tal vez lo consciente apenas sea la millonésima parte del inconsciente. Me gusta la metáfora que emplea Jaime Smart (el experto británico en PNL del que hablaba en este blog el pasado 6 de abril) para distinguir entre Mente, Consciencia y Pensamiento. Ahora estás leyendo esta entrada en un PC, en una Tablet o en un Smartphone. La mente es la energía que permite que el dispositivo funcione. La consciencia es la pantalla (lo que vemos). El pensamiento es el propio ordenador, teléfono o tableta. Por eso, “siempre vivimos en el sentimiento de nuestro pensamiento” (Keith Blevens, psicoanalista). Dicho de otra forma, tu Actitud determina tu Altitud.
Debemos “poner atención” (consciente). Atención es una palabra que me encanta, y por ello prefiero decir “escucha atenta” a “escucha activa” (traducción literal de “active listening”). “Attention” en latín es la suma de tres vocablos: “tendere” (estirar, tensar el arco) con un prefijo: “ad” (hacia) y un sufijo “tio” (efecto). Es el filtro con el que damos prioridad a unos estímulos frente a otros. Hay dos determinantes de la atención: externos e internos. El 80% de las personas se deja llevar por el exterior; el 20% (paretiano) es lo que Tim Galway llamaría “el juego interior” (de dentro hacia fuera). ¿Te dejas llevar o eliges?
“Llamar la atención” es provocar un impacto en l@s demás (la influencia, la persuasión). Una persona atenta es una persona cortés, amable, que trata a las personas como merecen (y que, por cierto, es más feliz). En el otro extremo, la imposición, como ese “¡Atención!” propio del ejército: la llamada a los soldados en formación antes de iniciar una maniobra.
Ya sabes, “No se puede tensar el arco si no hay una diana a la que apuntar” (León Bautista Alberti, 1404-1472).
En este día mundial de Gaia, de la Tierra (“La Tierra no pertenece al hombre, es el hombre el que pertenece a la Tierra”, Jefe Seattle), el twitter del World Economic Forum ha compartido las diez frases que l@s líderes de éxito evitan a toda costa (Bernard Marr, 16 de abril de 2015):
- “Esto no va a funcionar”. Como dice Silvia Damiano en ‘El Liderazgo está patas arriba’, el NeuroLiderazgo es el paso del “yo sé” y “nosotros sabemos” al “¿quién sabe?”. La vida te da sorpresas.
- “No puedo hacerlo”. Si no tú, podrá otr@. ¿Es cuestión de formación, de actitud, de compromiso, de recursos?
- “Esto es imposible”. Todo es ciencia-ficción, hasta que se convierte en sentido común.
- “Esto no es justo”. Si bien hemos de tomar decisiones equitativas, la “justicia” es una zona errónea como nos enseñó Wayne Dyer. ¿Qué es lo justo, que a la gacela la atrape el león o que se muera de hambre el felino por no alcanzarla?
- “No es mi culpa”. Ya sabes que la “culpa” es un concepto jurídico y religioso, pero no empresarial. Se trata de asumir responsabilidades.
- “Si pudiera…” Es el problema de las ilusiones, de las falsas expectativas, de no ser práctic@ ni realista.
-  “No es mi trabajo”. La típica excusa de burócratas en una organización con compartimentos estancos, incapaz de gestionar procesos de relación con el cliente.
- “Lo necesito…”. Se suelen confundir (interesadamente o no) las verdaderas necesidades con lo que nos viene bien. Las organizaciones ansiosas necesitan todo para ya, a toda velocidad, sin excusas.
- “Lo voy a intentar”. Intentar es permiso (de antemano) para fallar. Yoda, en ‘La Guerra de las Galaxias’, enseñaba aquello de “Haz o no lo hagas, pero no lo intentes. No existe intentar”.
Haz las cosas bien (Esment). “Si un hombre es llamado a ser barrendero, debería barrer las calles como Miguel Ángel pintaba, como Beethoven componía una sinfonía o como Shakespeare escribía poesía. Debería barrer las calles tan bien que todos los ejércitos del cielo y de la tierra se detuviesen y dijeron: aquí vivió un gran barrendero que hizo bien su trabajo” (Martin Luther King).