Páginas vistas en total

martes, 31 de diciembre de 2013

La mejores películas del año 2013


Nochevieja, último día de 2013. Un año que también en cine ha sido prolífico. Quiero repasar contigo las películas que para mí han sido las más destacadas del año que se nos va.
La mejor ha sido “Searching for Sugar Man”. Nos habló de ella Juanjo, gran cinéfilo, en el restaurante del Guggenheim antes de un Cine Fórum APD. La vi en DVD (todavía estaba en cartel) y me encantó. La he visto varias veces y la he regalado. La historia de Rodríguez y su éxito como cantautor anti-apparheid demuestra que la realidad supera la ficción.
Entre las más deliciosas, “La mejor oferta” de Giusseppe Tornatore, con Geffery Rush en estado de gracia. También destacaría “El Atlas de las nubes”, “Gravity”, “Trance”, “El lado bueno de las cosas”, “Pacto de silencio”, y “La gran belleza” (mejor película europea), que son de las que hacen pensar. Entre las agradables sorpresas navideñas, “La vida secreta de Walter Mitty” y “El Médico”.
La mejor entre las de nuestro país, en mi humilde opinión, “La gran familia española”, de Daniel Sánchez Arévalo. También me ha gustado “Alacrán enamorado”. Y entre las iberoamericanas, la mexicana “Nosotros los nobles”.
He disfrutado con los Cine Fórum de “Blue Jasmine”, “Argo”, “Gatsby”, “El capital” y “Jobs”, tanto con estas películas como con los debates posteriores. Gracias a los equipos de APD en Barcelona, Bilbao, Coruña, Madrid, Palma, San Sebastián, Vigo y Zaragoza por organizarlas.
La más romántica del año, la británica “Una cuestión de tiempo”, una metáfora de nuestras decisiones y de las segundas oportunidades. Me ha encantado verla porque es puro amor (conyugal y paternofilial).
 De las que he visto con Zoe (cine infantil), “Monsters University” y de las de aventuras, “Red 2”, que ahora sale en DVD.
De las preferidas por los críticos, me he perdido (voluntariamente) “La vida de Adéle”, “Le week-end”, “Solo Dios perdona”, “12 años de esclavitud” y “Djiango desencadenado”. Me han defraudado “Amor”, “La noche más oscura”, “Mud”, “Antes del anochecer” y “Tres bodas de más”.
Para el 2014, películas como “Mandela: del mito al hombre”, “La ladrona de libros”, “El lobo de Wall Street”, “Agosto”, “La gran estafa americana”, “Noé”, “Cuando todo está perdido”, “The monuments men”, “Al encuentro de Mr. Banks”, “Non stop”, o “Into the storm”. Esa docena caerá fijo.
Mi más profunda gratitud a tod@s l@s que me habéis acompañado al cine este 2013. Ojalá repitamos en el año entrante.

lunes, 30 de diciembre de 2013

El fin del poder, del Capitalismo al Talentismo


Moisés Naím es doctor por el MIT, fue ministro de Venezuela, director del Banco Central, director ejecutivo del Banco Mundial y durante 14 años (hasta 2010) director de la prestigiosa revista Foreign Policy. Se trata de uno de los más respetados analistas de política internacional, galardonado con el Premio Ortega y Gasset a la trayectoria profesional. y acaba de publicar EL FIN DEL PODER. Empresas que se hunden, militares derrotados, países que renuncian y gobiernos impotentes. Cómo el poder ya no es lo que era.
Moisés Naím define el poder como “la capacidad para lograr que otros hagan o dejen de hacer algo” y considera, con enorme criterio, que se está degradando. De la fuerza bruta al talento, del norte al sur, de Occidente a Oriente, de los viejos gigantes empresariales a las empresas ágiles e innovadoras, de los dictadores a la gente que protesta en las calles, de los hombres a las mujeres, de los más viejos a los jóvenes. Como dice el autor, “el poder es cada vez más débil, más transitorio, más limitado”. ¿Ejemplos? En 1992, el CEO de una Fortune 500 tenía un 36% de conservar su puesto tras cinco años; en 1998, el 25%. En 2012, el 15% de los CEO de las 2.500 mayores empresas en bolsa dejaron sus puestos. En 1980, una empresa de EE UU en el 5% de las mejores de su sector tenía un 10% de riesgo de perder esa posición en 5 años. En el 2000, el riesgo era del 25%. Y hoy, muchísimo mayor.
El poder tiene cuatro canales: fuerza (coacción), código (obligación), mensaje (persuasión) y recompensa (incentivo), según MacMillan (Strategy Formulation: Political concepts, 1978) y puede estar asociado a barreras (de entrada). Se ha ligado al tamaño merced a Alfred Chandler (decano de la historia empresarial de EE UU), a Max Weber (que mitificó la burocracia) y a Ronald Coase (costes de transacción). De ahí el “complejo militar-industrial” (Eisenhower).
Sin embargo, “el poder está perdiendo fuerza” por una triple revolución: la del más, la movilidad y la mentalidad. Es el “aumento de todo” (de habitantes, de número de países, de alfabetización, de desarrollo humano), de migrantes (214 M en el mundo, un 37% más que hace dos décadas y un 14% del planeta como turistas) y no dar nada por descontado (desafiar el poder establecido). Cuando Naím cruza las cuatro fuentes del poder con las tres revoluciones, obtienes:
- Poder: Es más difícil mantener el control, límites y jurisdicciones escurridizos, respeto automático a la autoridad deja de existir.
- Código: Afirmaciones morales, la ambición asalta las certidumbres, los valores universales (ética) son más importantes que el dogma.
- Mensaje: Nichos prometedores, conciencia de muchas alternativas, escepticismo y cambio de preferencias.
- Recompensa: Adaptarlas a tantas posibilidades de elección, lo mismo con el cambio en las personas, el coste de la lealtad es cada vez mayor.
En la política nacional, las victorias aplastantes, las mayorías políticas y los mandatos claros son cada vez menos frecuentes. Las democracias son cada vez más diversas, el club de los líderes es cada vez menos exclusivo y hasta las autocracias son menos autocráticas. Elecciones frecuentes, países sin gobierno (Holanda, 4 meses en 2010; Bélgica, 541 días hasta 2011), colapsos, de partidos a facciones (Tea Party, Partido Pirata), de capitales a regiones, de gobernadores a abogados, de líderes a gente corriente… Ciberactivistas como Julian Assange (Wikileaks), “centrifugadora política” (el creciente papel de los individuos).
Respecto a los ejército, tras la guerra fría el Pentágono se enfrenta a piratas (Al Qaeda, los Zetas en México, Hézbola, Somalia, artefactos caseros, el ciberespacio como arma, redes delictivas transnacionales).
El 28 de marzo de 2012, el Tesoro australiano proclamó que la suma de las economías menos desarrolladas superaba a los países ricos. Hemos pasado de una potencia hegemónica al “soft power” (Joseph Nye, 2004). Es un mundo “post-americano” (Fareed Zakaria), con aliados adhoc. “El enorme prestigio del Barack Obama que llegó a la presidencia de Estados Unidos no es el del presidente acosado por una severa parálisis política, una fuerte crisis económica mundial, las filtraciones de secretos y un desempeño que ha sido menos entusiasmador que las inmensas expectativas que generó su llegada a la Casa Blanca”. De embajadores a ONGOG (Organizaciones No Gubernamentales Organizadas por un Gobierno). No es multilateralismo, sino minilateralismo.
El dominio de las grandes empresas ya no es tal. Las “siete hermanas” dominaban el petróleo, “tres grandes” el automóvil y “cinco firmas” las auditorías. Los jefes, como hemos visto, pierden rápidamente su cargo y el poder del mercado  no es solo concentración. Las barreras disminuyen, la competencia aumenta. “Las empresas más innovadoras y heterodoxas violan de muchas maneras los principios de las economías de escala, las economías de gama y la organización tradicional”. El acceso al capital es más fácil, hay nuevas variantes y nuevas oportunidades. El sur se vuelve norte y triunfan los “hedge funds”.
En la religión, los católicos han descendido en una década en Iberoamérica del 80% al 71% (en Brasil, 0’5 M se pasan a los evangélicos cada año). Los “evangelistas de la prosperidad” están creciendo y son el 11% en Corea del Sur, el 23% en EEUU, el 26% en Nigeria, el 30% en Chile, el 34% en Sudáfrica, el 44% en Filipinas, el 49% en Brasil, el 56% en Kenia y el 60% en Guatemala. En el sindicalismo, cae la afiliación y aparecen seudo-sindicatos que no lo son. En filantropía, hay una explosión mundial de generosidad y abundan la celentropía (filantropía de “celebrities”). Respecto a los medios de comunicación, los periódicos desaparecen, aparecen las empresas tecnológicas, triunfan los blogs influyentes y el cuarto poder deja de serlo.
Francis Fukuyama ha llamado a estos nuevos tiempos “vetocracia”. El resultado es la parálisis. La sobredosis de controles y contrapesos lleva a una U invertida (una vez más). La degradación del poder conlleva, siempre según Moisés Naím, a cinco riesgos: Desorden, Pérdida de talento, Banalización de los movimientos sociales, Impaciencia y falta de atención, Alienación. “Si existe un riesgo creciente para la democracia y las sociedades liberales en el siglo XXI, lo más probable es que poceda no de una amenaza convencional moderna (China) o premoderna (el islam radical), sino del interior de las sociedades en las que se ha instalado la alienación”.
Lo que nos propone el autor, para salir bien de ésta, es pensar sobre la situación, hacerles la vida más difícil a los “terribles simplificadores” (Tea Party, revolución bolivariana, etc) y devolver la confianza en las instituciones y partidos, aumentando la participación política. Se acerca “una oleada de innovaciones políticas”, nos advierte Naím. Sí, es lo propio de un cambio de era.
Gran libro para acabar el año, muy complementario a Del Capitalismo al Talentismo. Gracias, Moisés, por un análisis tan completo y riguroso. El poder ya no es lo que era; vamos a vivir transformaciones que nos dejarán estupefactos.    

domingo, 29 de diciembre de 2013

Los libros destacados del año 2013



En este último domingo del año, tiempo es de repasar el 2013. En mi caso, un año de despedidas y reencuentros, de mi primer contacto con Ecuador (un país que me ha encantado) y de la vuelta a la preciosa Venezuela, de proyectos muy ilusionantes como el de la integración FUNDOSA-CEOSA, de Mujer y Liderazgo, de distintos Programas de Coaching en Alicante, Asturias y Zaragoza, de coaching de equipo. Un año con muchas emociones, sí.
Respecto a los libros de empresa, ha sido un año con textos importantes. Para mí, el Top 5 de libros internacionales lo han formado “Vender es humano” de Daniel Pink, “El engaño de Ícaro” de Seth Godin,  El pequeño libro del Talento. 52 propuestas para mejorar tus habilidades” de Daniel Coyle, “La fórmula del éxito” de Chris Brogan y Julien Smith y “David y Goliat” de Malcolm Gladwell.
Sobre Liderazgo, ejemplos de líderes como “La sonrisa de Mandela” de John Carlin, “Power and Personality” (sobre Margaret Thatcher) de Jonathan Aitken, “El oscuro carisma de Hitler” de Laurence Rees, “Perdiendo la virginidad” de Richard Branson, “Soñar es poder” de Juan Verde, “Más ideas y menos Masters” de Kike Sarasola y reflexiones valiosas como “LiderArte” de Eugenio Palomero, “El líder zen. 10 reglas para ejercer un liderazgo sin miedo y efectivo” de Ginny Whitelaw y especialmente “En busca de respuestas. El liderazgo en tiempos de crisis” de Felipe González.
Ha sido un gran año para los autores españoles. Me quedo (por orden alafabético) con
-      -  “ABUELO. La ancestral fórmula del éxito, reinventada” de María Graciani.
-      -  “Aprendiendo de los mejores”, de Francisco Alcaide.
-      -  Autoayúdate. Tu vida es lo que tú decides”, de Patricia Ramírez.
-       - “Dirige de cine”, de Javier Reyero y Álvaro Merino.
-       - “Dirige tu carrera. No dejes que otros decidan por ti”, de José Medina.
-       - “El aprendizaje de la creatividad”, de José Antonio Marina.
-       - “El arte de la guerra”, de Juanma Roca.
-       - El Cociente Agallas. Sé valiente, cambia tu vida,” de Mario Alonso Puig.
-       - “El círculo de la motivación”, de Valentín Fuster. 
-       - “El gran cambio. Claves y oportunidades de una nueva era”, de Fernando Trías de Bes.
-       - “Inteligencia económica”, de José Antonio Marina y Joaquín Satrústegui.
-     -   “La creatividad supera la fricción”, de Mikel Urmeneta.
-       . “Los tres pilares de la felicidad”, de Mónica Esgueva.
-       - Memecracia. Los virales que nos gobiernan”, de Delia Rodríguez.
-       - “No busques trabajo” de Risto Mejide.
-       - “Palabras Caballo, fuerza vital para el día a día”, de Juan-Miguel Fernández-Balboa.
-      -  ¡Nunca te rindas! Lucha por lo que quieres”, de Alfredo Díez.
-       - “Qué harías si no tuvieras miedo. El valor de reinventarse profesionalmente”, de Borja Vilaseca.
-       - “Querer es poder. La fuerza de la voluntad puede entrenarse”, de Xavier Guix.
-        - “¿Quién eres tú?”, de Laura Chica.
-       - “Reilusionarse. Apasiónate por la vida”, de Luis Galindo.
-       - Smile. El arte de la actitud positiva”, de Rubén Turienzo.
-       - “Te atreves a soñar”, de Matti Henni.
-       - “Tienes Talento. Descubre cómo sacar lo mejor de ti mismo de la mano de Leonardo da Vinci” de Christian Gálvez.

Sobre organización y comunicación, “Más allá del desempeño. Salud organizacional como máxima ventaja competitiva” de Scott Keller y Collin Price, “Y tú… ¿Trabajas en una empresa sana o tóxica? (The Advantage) de Patrick Lencioni, “La buena empresa. Propuesta para una teoría de la Reputación Corporativa” de Justo Villafañe,Nunca es demasiado tarde. El poder del pensamiento a largo plazo” de Tom Butler-Bowdon, “Convence en 90 segundos. Solo tienes una oportunidad para causar una buena primera impresión ¡aprovéchala!” de Nicholas Boothman, “Recárgate. Cómo activar los 10 impulsos humanos que te hacen sentir vivo” de Brendon Bouchard, “Lealtad total. Cómo LADY GAGA convierte a sus seguidores en fanáticos, y qué lecciones puedes sacar de ello” de Jackie Huba y “Appleízate. Deja tu huella en los demás siguiendo los principios de Steve Jobs” de Álvaro Ojeda.
Sobre la crisis (que se ha convertido en todo un género), “El rescate”, de Emilio Ontiveros, “Nosotros, los mercados” de Daniel Lacalle, “Cuando los físicos asaltaron los mercados” de James Weatherhall, “Lo que el dinero no puede comprar. Los límites morales del mercado” de Michael J. Sandel, “15 casos de éxito probado” de Giuseppe Tringali, “Democracia en venta. Cómo la crisis económica ha derrotado la política” de Loretta Napoleoni, “España está en crisis. El mundo no. Todo lo que pueden y deben hacer emprendedores, directivos y pymes para abrirse al exterior” de Josu Ugarte, “Anatomía de una crisis” de Aristóbulo de Juan, Francisco de Uría e Íñigo de Barrón y “Sobre la educación en un mundo líquido” de Zygmunt Bauman.
De grandes vivencias personales, “La vida es un regalo” de María de Villota, “Nunca es demasiado tarde, princesa” de Irene Villa, “Si lo sueñas, haz que pase” de Maickel Melamed y “El arte de ser humano en la empresa” de Raúl Baltar.
Sobre neurociencia, La biología de la toma de riesgos. Cómo nuestro cuerpo ayuda a afrontar el peligro en el deporte, la guerra y los mercados financieros” de John Coates, “FOCUS. Desarrollar la atención para alcanzar la excelencia” de Daniel Goleman, “Qué hace feliz a tu cerebro. Y por qué deberías hacer lo contrario” de David DiSalvo, “Subliminal. Cómo tu inconsciente gobierna tu comportamiento”, de Leonard Mlodinow y “Tu Dinero y tu Cerebro. Por qué tomamos decisiones erróneas y cómo evitarlo según la Neuroeconomía”, de Pedro Bermejo y Ricardo Izquierdo.
 Y sobre Coaching, “Coaching para todos” de Meritxell Obiols y Alejandro Fiol, “Coaching en acción” del Club de Coaching de Fundesem, “Deja de estancarte y ¡crece!” de Yechezkel y Ruth Madanes y “El coach extraordinario” de Jack Zenger.
 Considero “fuera de concurso” los libros que ha co-escrito un servidor: “El per-verso libro de las carencias del alma” de Yolanda Sáenz de Tejada, “Messi, Falcao y Cristiano Ronaldo. Tres formas increíbles de cultivar tu talento y el de tus hijos” de Leonor Gallardo y “Experiencias en la dirección y gestión de Recursos Humanos”, coordinado por Carlos Pelegrín Fernández López y Lorenzo Peribáñez.
Tal vez te parezcan mucho estos 80 libros, pero sobre los que uno puede leer en un año como 2013, no dejan de ser un óptimo paretiano.
Para el 2014, la expectativa de grandes libros sobre Marca Profesional, Liderazgo, Motivación, Generosidad…
Mi gratitud a l@s autor@s que tanto nos enseñan con sus obras. 


sábado, 28 de diciembre de 2013

Leo di Caprio y el secreto de los seductores


Seguimos con el cine. Ayer, “El Médico”, basada en la espléndida novela de Noah Gordon. Con Ben Kingsley, Olivier Martínez, Stellan Starsgard y Tom Payne, dirigida por el alemán Phillip Stölzl. Mis padres disfrutaron mucho de la experiencia de Kinépolis en Pozuelo, de la calidad de la imagen y el sonido, de la amplitud y comodidad de las butacas. Así es como se debe ver y sentir el séptimo arte.
La revista Fotogramas de enero (que ya está en los kioskos) lleva en portada al gran Leo di Caprio, protagonista de El lobo de Wall Street (tengo pendiente el libro de Jordan Belfort como lectura para los próximos días). Esta película, dirigida por Martin Scorsese y que se estrena el próximo 10, gira alrededor del “síndrome de hubris”: la codicia, la ambición, la soberbia, el exceso por doquier.
La publicación nos muestra cinco razones para amar a Di Caprio y cinco razones para supuestamente odiarlo. Para amar a Leo:
- Tiene lo que distingue a una estrella de un actor. “Me enorgullece saber que he llegado a ser el actor que quería ser”.
- Se ha convertido en la mano derecha de Scorsese (Gangs of New York, El aviador, Infiltrados, Shutter Island, El lobo de Wall Street). “Marty, para mí, es el mejor director que existe. Y el mejor a la hora de sacar lo que llevo dentro como actor”.
- Saca adelante proyectos de riesgo y comerciales (su “as en la manga” es la productora Appian Way). “Es egoísmo bien entendido. En su momento, ser productor me permitió acceder a mejores películas”.
- Su conciencia ecológica no es una pose. “No quiero presumir, pero este año he recaudado 28 millones de euros para el medio ambiente”.
- Tras 20 años frente a la cámara (en realidad, 24) sigue queriéndolo todo. “Pienso mucho en el mocoso de 16 años que quiso ser actor y lo que ha cambiado desde entonces. Y en lo que no ha cambiado. Me siento tan orgulloso de las elecciones que hice entonces como las que hago ahora. Entonces, como ahora, fui el actor más ambicioso que pude ser, y eso no ha cambiado ni piensa cambiar”.
En contra, su obsesión por el Óscar, la fama (o sus colegas) le confunden, es el típico guaperas que va de ligón, tiene tics de estrella y no sabe reírse de sí mismo. Luces y sombras de un seductor.
He estado leyendo Los grandes seductores de la periodista estadounidense Betsy Prioleau. Un análisis muy ameno (y creo que certero) del ingrediente central de los verdaderos seductores, desde Casanova hasta JFK, que me resulta muy sugerente para el liderazgo.
La autora comienza desmontando los mitos: el seductor satánico, el adulador patológico, el macho alfa, el cazador (“a las mujeres no les atraen los pánfilos”, David de Angelo), las falsificaciones (“¿Quién sabe si George Clooney o Matthew McConaughey son grandes amantes? Ambos son producto de los estudios cinematográficos, concienzudamente fabricados, hombres espejismo diseñados para vender películas y series televisivas”).
En la “anatomía de los grandes seductores”, parte del Carisma (“se ha reducido a una fórmula conocida: confianza en uno mismo, un aura de autoridad y dotes comunicativas”). El chamán es “la figura carismática por excelencia”. El joie de vivre (ímpetu) alimenta un gran carisma, que Max Weber definió como “el empuje de la savia del árbol y de la sangre en las venas”). Betsy cita a Ortega y Gasset, en su idea del amor como “resorte espléndido de la vitalidad humana” y remata: “Como afrodisiaco, el entusiasmo no tiene parangón”. El dios Dionisio encarnaba el zöe, “el espíritu de la vida infinita”. “No hay ninguna historia romántica en la que el personaje se canse” (Roland Barthes).
Ímpetu (carisma proviene de “charein”, regocijarse), Intensidad (“Todo amor comienza con un impacto”, André Maurois), Potencia (fascinum –fascinante- es el término latino para “falo”), Empatía con las mujeres (los misóginos, abstenerse), incluso algo de Androginia, Creatividad (“Los tipos creativos poseen más atractivo sexual”, Rusty Rockets), Espíritu libre y una pizca de transgresión. Betsy Prioleau lo llama “masculinidad imperfecta”: fuerza con vulnerabilidad.
Después, el libro enumera las bondades del carácter: integridad (buen corazón mezclado con un espíritu travieso), coraje (porque “el verdadero deseo siempre es peligroso”, Robert Bly), alimento espiritual (trascendencia), conocimiento e inteligencia (“El deseo de saber es auténtico deseo”, Cathleen Schine), incluyendo la inteligencia emocional (Betsy cita de nuevo a Ortega y su “tacto”, un don para captar de forma intuitiva la psique y las necesidades del otro), placer (ser un maître de plaisir), Realización personal (“Soy amplio, contengo multitudes”, Walt Whitman; “nos encantan los espíritus rebosantes, que evocan plenitud”), Carácter desde el otro lado (merecer el amor) y Echar el lazo (“la conversación es un afrodisiaco interminable”, escribe la Prioleau).
En la segunda parte del texto se centra en el modelo de seductor. La utilización de los sentidos (“El amor es la poesía de los sentidos”, Balzac). “Una caricia, una mirada, una voz grave y vibrante hace que nos derritamos”. El aspecto, la belleza corporal, la moda y el peinado (“el hábito sí hace al monje y es capaz de transformar a un hombre”), el escenario (“el espacio amoroso”, Roland Barthes), la música, el lenguaje corporal y el baile, la experiencia (Betsy escribe: “El cuerpo femenino parece diseñado para experimentar un placer extraordinario: el clítoris tiene 8.000 fibras nerviosas, el doble que el pene, y los orgasmos son más fuertes y duran más que en el hombre, y además pueden ser múltiples. Pero la respuesta sexual de la mujer es caprichosa y frágil. Es una “operación de todo el cerebro” que depende de un engranaje perfecto entre la neocorteza racional y el hipotálamo pasional”. Los regalos, que tienen su encanto, la comida, la mente (“El amor no mira con los ojos, sino con el alma”, Shakespeare), sentirse deseada (“los seductores tienen sus defectos, pero ser poco entusiastas no es uno de ellos”), las lisonjas (exaltación del ego), la fusión de los corazones/intimidad (“las cosas que una mujer es capaz de hacer para lograr la confianza de un hombre son infinitas”). Y repite: “La conversación es el nudo corredizo de la seducción, el primer movimiento (y el más olvidado) cuando se quiere atrapar al amor y retenerlo para impedir que se escape”. Sí, “el amor consiste casi siempre en conversar” (Balzac).
Hay, siempre según la autora, una elocuencia implícita (el gesto, la voz, la atención. Y una capacidad de escucha: “No hay casi ningún deseo femenino comparable al deseo de ser escuchada”. Erich Fromm comparaba la escucha con la poesía, un arte intuitivo y creativo. El bálsamo de la conversación es hablar suave y bajito. Y por supuesto, la risa (“el sentido del humor resulta atractivo”). Los humoristas son las estrellas de rock del momento, según The New York Post. Casanova era “el hombre más entretenido de la Europa de su tiempo”.
“Los grandes amantes nunca se cansan de conquistar a la dama”, incide Betsy, para que no se extinga la llama. Poesía, diversión y jolgorio (el “homo festivus”, el espíritu juguetón), fomentar la curiosidad, la personalidad inagotable (“Cuando termina el aprendizaje personal, termina el amor”, Robert Solomon). El nuevo héroe es el “Hombre Omega” que crece con la heroína y revela aspectos “siempre nuevos de sí mismo”. Es el concepto alemán del Bildung: el depliegue continuo del potencial de uno mismo.
Un libro muy interesante. Betsy concluye: “Ni los algoritmos de internet, ni las consideraciones sensatas, ni las promesas de estatus, riqueza, compatibilidad o seguridad pueden conseguir que una mujer se enamore locamente de un hombre. El seductor no puede hacer trampas, engañar ni convencer con zalamerías para que lo ame”. Lo que seduce, lo que fascina, lo que arrebata, triunfa.
Un libro muy bien investigado, con decenas de ejemplos, que la autora dedica a su marido Phillip, “la Inspiración y el Hombre”. ¿Qué más se puede pedir?  

viernes, 27 de diciembre de 2013

El Dilema de Zapatero o el problema de huir del conflicto


Días de ¿descanso? (como dijo Confucio, cuando haces lo que te gusta no trabajas ni un solo día de tu vida) navideño. En cualquier caso, de lecturas, de estar con la familia de origen, de escribir y llamar a l@s amig@s y de mucho cine. “Cine, cine, cine, más cine por favor; que toda la vida es cine, que toda la vida es cine y los sueños, cine son”, cantaba Aute.
Ayer estuve viendo Futbolín de Juan José Campanella y me defraudó. Esperaba mucho de la última cinta de este gran director argentino (El hijo de la novia; El mismo amor, la misma lluvia; Luna de Avellaneda; El secreto de sus ojos), que nos ha acostumbrado a excelentes guiones y magníficas interpretaciones de Ricardo Darín y compañía, pero no es el caso en esta película de dibujos animados que no acaba de satisfacer a los pequeños (muchos se preguntaban entre sí en la sala “¿Te gusta la película?”, cosa que no ocurre en Frozen o Lluvia de albóndigas) ni tampoco a los mayores (es previsible y simplona). Una lástima. Volveré a ver pronto en DVD El secreto de sus ojos para congraciarme con el cine de Campanella.
Afortunadamente, mi hermana Cris y mi cuñado Carlos me pusieron en su casa, por la tarde, el primer episodio de The Black List, una serie impresionante con James Spader en estado de gracia. Y por la noche, a las 10 pm, vi el cuarto. Me ha alegrado mucho la recuperación de este gran actor.
También he estado leyendo El Dilema. 600 días de vértigo del expresidente de gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.
He tenido la oportunidad de charlar en un par de ocasiones con Rodríguez Zapatero y me parece una persona encantadora. Sabe escuchar, es simpático y muy amigable. Sin embargo, el libro me ha aburrido (tiene la mitad de páginas que Power and Personality y carece de su ritmo y de su impacto).
Sin embargo, me ha venido muy bien para indagar en la personalidad de l@s que llamamos en el diversigrama “delfines” (los conciliadores o 9 en el eneagrama), adaptables, empátic@s y cooperadores, como Nelson Mandela, el Dalai Lama, el exprimer ministro británico John Major o Ronald Reagan, como Rajoy o Sancho Panza, como James Stewart, Andie MacDowell, Jennifer Anniston, John Goodman o Whoopi Goldberg. Tengo varios amigos delfines y son de lo mejor.
Sin embargo, tienen su talón de Aquiles en que huyen del conflicto. Y esto puede comprobarse una vez más en “el dilema” de Zapatero. En sus 400 páginas (que el autor entiende como “una obligación democrática de explicación a los ciudadanos) trata de explicar qué pasó desde el 12 de mayo de 2010 al 20 de noviembre de 2011 (las elecciones en las que su rival ganó por mayoría absoluta). Desde su aparición en el Parlamento (leyó un discurso de 270 palabras) hasta su final como mandatario. No se planteó el dimitir, pero sufrió lo que llama “una pesadilla fría y pesada, una especie de ironía maléfica de la historia”.
En abril de 2010, la prima de riesgo no llegaba a los 100 puntos. Del 3 al 6 de mayo llegó a 149. Por eso tuvo que proponer el mayor recorte social de la democracia. Sin embargo, Zapatero nos ofrece un retrato positivo de Sarkozy (“desempeñó un papel permanente de puente, de bisagra, para facilitar el entendimiento, para acercar posturas”), de Van Rompuy (“tiene una personalidad austera que no facilita su proyección pública. Es un hombre culto e inteligente”), de Merkel (“como siempre, estuvo correcta y prudente”), de Obama (su mensaje era de apoyo de comprensión, de solidaridad), de Wen Jibao, de Trichet (“respaldó con firmeza la posición española”), de Strauss-Kahn (“Mi preocupación era tan intensa como la satisfacción que experimenté al ver su reacción ante mis palabras de resistencia y convicción”), de Durao Barroso (“tiene afecto por España. En el tiempo que trabajé con él, siempre fue sensible a nuestras posiciones”), de Gordon Brown (“siempre nos apoyó y en la capital inglesa todo fueron facilidades”), de José Sócrates (“un buen dirigente político, una persona cercana”), de Berlusconi (“estuvo  muy receptivo y no fue difícil coincidir en los planteamientos”) y por supuesto de Felipe González, que le llamó cuando salía de Moncloa (“Yo sé lo que es ese momento y te quiero mandar un abrazo”, le dijo. “Fue un gesto cariñoso que valoré, que conservo en el balance de los afectos”).
José Luis Rodríguez Zapatero sigue defendiendo en el libro el plan E (“fue diseñado, de acuerdo con las directrices de la Unión, para generar actividad, mantener empleo y empresas, apoyar a pymes y sectores estratégicos, invertir en infraestructuras e innovación, y apoyar a las familias más vulnerables”), su gestión de la crisis (“entre las muchas críticas que recibí, no estuvo la de no dar la cara”), la protección al desempleo (“por encima del 75% de personas en paro con protección, es decir, con una prestación económica” y que nunca se planteó reducir), el proceso de paz (que según él determinó el ascenso del partido socialista en las elecciones vascas), su tardía utilización de la palabra “crisis” (por su afán de “no transmitir mensajes pesimistas que ahondaran en la desconfianza de los agente económicos” y, según él, por los propios datos económicos en ese momento), incluso la burbuja inmobiliaria (“si hubiésemos percibido la necesidad de pinchar esa burbuja, ¿cómo hubiéramos podido hacerlo? No es nada fácil tomar la decisión de pinchar una burbuja sin tener la política monetaria en tus manos”). Sigue perplejo ante el vértigo que vivió (“los mercados se presentan como actores invisibles dotados de un gran poder, tan grande como para dejar de financiar a un país y ponerle al borde de la intervención”, nos cuenta; sin embargo, los mercados “tienen cara y ojos, y muy abiertos, por cierto”. Y añade: “Es sorprendente, pero constaté en varias ocasiones la falta de conciencia sobre algunos aspectos de nuestro país, sobre nuestra fortaleza exportadora o sobre la importancia que tienen en el mundo en sectores de alto valor tecnológico”). En fin, que “desde julio de 2011 a mayo de 2012 la economía española volvió a la recesión”. El 1 de agosto de 2011, la prima de riesgo estaba en 374 puntos, máximo desde la entrada del euro. Cosas de la vida.
En la reflexión final del libro, Zapatero concluye: “No pude vencer la crisis, evitamos el rescate de nuestra economía y tuvimos como prioridad mantener la cohesión social”. Y concluye: “Por último, quiero expresar mi agradecimiento. Siempre he pensado que quien ha tenido el inmenso honor de contar con el respaldo de sus compatriotas para presidir su país solo empezar y terminar sus palabras dándoles las gracias”.
El Sr. Rodríguez Zapatero será un estupendo expresidente, como ya ha demostrado en varios platós de televisión, pero es una auténtica lástima que en su momento no contara con un coach estratégico que le ayudara a abrir los ojos y evolucionar adecuadamente. Porque esa confianza que es “el nombre del juego” se pierde cuando se quiere agradar a todo el mundo todo el tiempo.
Los “delfines” son equivertidos (pueden ser extravertidos o introvertidos, según las circunstancias) y viscerales. De buenas, son afectuosos, modestos y confiados (como podemos comprobar en el libro El dilema); en crisis, pueden ser tercos, perezosos y apáticos. Tratan de evitar el conflicto a toda costa, y cuando llegan las circunstancias difíciles, deberían evitar esa pereza (su “pecado capital”). Cuando están “integrados” (cómodos, a gusto) deberían evolucionar hacia los “leones” (los ganadores, los 3 en el eneagrama), que se marcan objetivos y persisten hacia ellos.
Del mismo modo, los “leones” (triunfadores como Obama, Kissinger, Tony Blair o Bill Clinton) cuando están “desintegrados” (tensos, incómodos, abatidos), en su peor versión, involucionan hacia los “delfines” (les obsesiona quedar bien con todo el mundo). En su mejor versión deberían evolucionar con puntos en común con las “gacelas” (el 6 en el eneagrama), leales, comprometidos, centrados. Siguen siendo equivertid@s, pero en los malos momentos pasan de las emociones a la víscera (y por tanto, a evitar el conflicto) y en los buenos a una mayor racionalidad (a defender sus ideales).
Ya sabes cuál es la diferencia entre un error (del que se aprende) y un fracaso (del que no obtienes ninguna lección valiosa, que pongas en práctica). Me temo que José Luis Rodríguez Zapatero no ha aprendido la lección, aunque me consta su buena fe y voluntad, por lo que estaría condenado a repetirla.
Mi gratitud hacia mis amigos viscerales equivertidos (esos maravillosos “delfines”) que podrían resolver, en general, mejor las crisis.        

jueves, 26 de diciembre de 2013

Poder y Personalidad. El caso de Margaret Thatcher


Ayer por la tarde fui a ver con mi hermana Patricia “La vida secreta de Walter Mitty”, producida, dirigida y protagonizada por Ben Stiller. Una película de una bellísima factura visual, con grandes actores (Sean Penn, Shirley McLaine), que nos recuerda que los sueños deben hacerse realidad, que estamos en el tiempo de l@s valientes (sin prisa, pero sin pausa). Gran peli, que no te puedes perder (un espectáculo así no puedes esperar a verlo en la tele o en tu portátil, sino en la gran pantalla). Y hoy, con Zoe y sus primas, “Futbolín”, la última de Juan José Campanella (“El secreto de sus ojos” es otra peli imprescindible).
He estado leyendo Power and Personality (Poder y Personalidad) de Jonathan Aitken, una voluminosa (750 páginas) biografía de Margaret Thatcher, “la dama de hierro”. Un relato esclarecedor por un gran escritor (su biografía de Nixon es impresionante), ex ministro, que además estuvo saliendo con Carol Thatcher (hija de la primera ministro) durante tres años.
De este libro quisiera sacar algunas conclusiones para el liderazgo como talento para influir decisivamente en l@s demás:
- La importancia de los primeros años. Margaret Roberts (de soltera) nació en un pueblo pequeño, en una casa modesta (espartana), hija de un tendero con vocación política y social. Su padre le inspiró en su disciplina y determinación; a su madre prácticamente dejó de dirigirle la palabra a los 15 años. “Los primeros años de Margaret fueron notables por su falta de joie de vivre”.
-  A la II Guerra Mundial, que sufrió como adolescente, le debió su patriotismo apasionado, su admiración por las fuerza armadas, su afecto por los judíos, sus sospechas hacia Alemania y reverencia hacia la alianza anglo-estadounidense. Fue una de las 9 alumnas de KGGS que pudo ir a Oxford en 32 años de historia de la institución.
- La Universidad de Oxford confirmó su personalidad. Se adentró en política en una vida universitaria intensa y competitiva. Tuvo como mentor en el partido a Alfred Bossom.
-   A los 26 años ya se había embarcado en dos campañas. Se casó con Denis Thatcher, hombre de negocios, el 13 de diciembre de 1951. Llegó al Parlamento dos semanas antes de cumplir los 35. “A Margaret Thatcher siempre le pudo la ambición. Puso primero su carrera, y su papel como madre como algo secundario”.
- En sus cinco primeros años como parlamentaria (1959-1964) su vida familiar sufrió de lo lindo. Perdió dos oportunidades de promoción.
- Pasó a la primera línea de la oposición, aguantó en silencio y en 1970, con los conservadores en el gobierno, fue nombrada Secretaria de Estado de Educación. Recibió todo tipo de críticas, se ganó la admiración de Kissinger y la salvó el primer ministro, Edward Heath.
- En 1974 tuvo la inesperada oportunidad de liderar su partido, gracias a Airey Neave y otros notables. Se mereció la victoria por ser la más valiente, la más brillante y la mejor candidata.
- Como líder de la oposición, estuvo mejor en la calle que en el Parlamento. No estuvo tan coherente como después como primera ministro, lo que provocó el descontento de los conservadores más influyentes. Tras la división de los conservadores, llegó el “invierno del descontento” hacia el gobierno laborista.
- Su consultor de imagen, Gordon Reece, fue clave para que llegara al 10 de Downing Street en 1979. Los votantes clave fueron la clase trabajadora con estudios, desencantada con los laboristas. Su primer gobierno fue continuista. “Su estilo de liderazgo fue una sorprendente combinación de intuición, precaución, reacciones iracundas y valientes iniciativas”. Su primera administración fue una incómoda coalición de creyentes de verdad y de escépticos desleales.
- Quiso restaurar el orgullo de Gran Bretaña como nación. En asuntos exteriores aprendió de Lord Carrington (y tuvo como interlocutor a Hugh Thomas) y renegó de los cuatro líderes franceses (Giscard, Mitterrand) y alemanes (Schmidt, Kohl). 
- 1981 fue su año más oscuro. La economía no tiraba, su autoridad en el gabinete estaba resquebrajada, los sondeos no le acompañaban. Pero llegó la guerra de las Malvinas, y con ella su popularidad (por estas paradojas de la vida, al General Galtieri y la junta argentina le tiene mucho que agradecer). De mayo de 1982 a mayo de 1983 fue un annus mirabilis, que le aseguró la reelección.
- En su segundo mandato se dedicó, además de a la economía, al terrorismo, Irlanda y Hong Kong (estos dos últimos, grandes éxitos). Luchó a muerte con los sindicatos y mantuvo una relación especial con Ronald Reagan (una “extraña pareja” con valores muy similares). Ayudó a “ganar la guerra fría” por su conexión con Gorbachov.
- Tercera victoria electoral en 1987. “El comienzo del tercer mandato marcó un cambio a peor en la personalidad de Margaret Thatcher”. Tensiones con los ministros, más soberbia, más autocrática, con menor escucha. Tuvo problemas con Nigel Lawson, mantuvo su euroescepcticismo, se desilusionó con Geoffrey Howe (que dimitió) y cayó en lo que Shakespeare llamó “la insolencia de la oficina”. Más de 10 años en el cargo. “La longevidad en la alta dirección con frecuencia conlleva una distancia arrogante”.
-  Howe y Michael Hesseltine prepararon un golpe de estado, dentro del partido, en toda regla. Y fue el único momento de su carrera en que se mantuvo pasiva. A 18 meses de ganar las elecciones, la economía estaba mejorando y la guerra de Kuwait había sido un éxito. “El partido conservador pasó más de una década a la intemperie porque los ciudadanos no perdonaron ni olvidaron el golpe contra Margaret Thatcher”.
- Y luego se retiró en silencio, dejando su puesto a John Major y dando conferencias a 50.000 $ con el Washington Speakers Bureau. En su funeral, en abril de 2013, el público irrumpió en aplausos.   
“After the applause comes the appraisal” (tras el aplauso viene la evaluación), escribe Aitken. Una mujer de fuerte personalidad, con determinación, que ganó tres elecciones generales. “La caída de Margaret Thatcher se debió a tres ingredientes. Su personalidad descarriló por exceso de soberbia y falta de escucha. Su partido descarriló por exceso de miedo y escasez de lealtad. Un movimiento de dos conspiradores y el colapso de su apoyo en el gobierno hizo saltar todo por los aires”.  Una líder cuyas fortalezas, con el paso del tiempo, se convirtieron en excesos, siempre según el biógrafo que la trató durante medio siglo.
Este 2013 se ha llevado a lady Thatcher y a Nelson Mandela (me gustan las “vidas paralelas” de grandes líderes que se llevaban fatal, como ellos dos, Churchill y Gandhi o, en cierto modo, Kennedy y Martin Luther King). Mi gratitud hacia las personas que nos guían, que nos inspiran, que transforman. 

miércoles, 25 de diciembre de 2013

El valor de la ejemplaridad


Estupenda la fiesta de navidad celebrada ayer en casa de mis tíos Jaime Villar y Ligia Colina de Villar. Unos 30 familiares (mi madre tiene 9 hermanos y aunque no estuvieron tod@s, sí la mayoría). Mis hermanas, mis sobrinas, mis prim@s… Una celebración por todo lo alto, con dos anfitriones de excepción. Mi agradecimiento a Jaime y Ligia y a todos los asistentes en la velada.
Aunque no escuché en directo el discurso de navidad de S. M. El Rey, sí me llegó casi en tiempo real por internet lo más importante del mismo. “Asumo la exigencia de ejemplaridad que reclama la sociedad”, señaló nuestro monarca. La ejemplaridad, ¡qué concepto tan esencial y qué vivencia tan necesaria!
En el Liderazgo, que cada vez más depende de la coherencia y cada vez menos de la oratoria (ya hemos comprobado que determinados líderes nos desencantan porque sus palabras no se ven avaladas por los hechos), la ejemplariedad es un imperativo. El ejemplo hace al líder. En este mismo blog (en el post “La ejemplariedad y la gran filosofía”) me he referido a Javier Gomá (Bilbao, 1965), director de la Fundación March, y a uno de sus libros, Ejemplaridad pública (2009). Entonces, y ahora, recordaba que “Aprendemos con el ejemplo, lideramos con el ejemplo, practicamos con el ejemplo” y las sabias palabras de Oliver Wendell Holmes: “Lo que haces habla tan alto que no me deja escuchar lo que dices”.
Ejemplaridad también en la educación, tema fundamental en nuestro tiempo. Que nuestr@s hij@s estudien más o menos depende del interés de sus madres/padres. El rendimiento académico es, en gran medida, puro “efecto Pigmalion”. Expectativas y ambiciones. Detrás de un/a buen/a estudiante, hay con frecuencia (80% paretiano) una madre o un padre de ver ocupado de verdad (desde el ejemplo, no desde el discurso) con la educación de su hij@.
Y ejemplaridad en las redes sociales (que van más allá de esos sucedáneos de Facebook y Twitter; me refiero a las amistades y a la familia). La familia y l@s amig@s son muy importantes en nuestras vidas. Nos dan alegría, apoyo y felicidad. No somos islas, sino seres sociales, que mostramos nuestros sentimientos con y para los demás.
He leído esta mañana en Cinco Días que “la banca se va a lanzar con una serie de productos de diseño para retener el ahorro”: http://link.p0.com/u.d?VYGjbtAOuzSre5gVgVY=88563. Retener el ahorro, retener el talento, porque se calcula que, cuando mejoren un poco las cosas, hasta el 40% de los empleados empezarán a escuchar ofertas de fuera (precisamente l@s más valios@s).
Retener el Talento (en realidad, fidelizarlo, porque como bien sabes retener es secuestrar) no es cuestión de “productos de diseño” de Recursos Humanos, sino de Liderazgo. Y por tanto, fidelizar el talento es cuestión de ejemplaridad. El/la líder que es coherente (inspirador/a, imaginativ@, intuitiv@ e integrador/a, según el modelo i4 de Silvia Damiano que nos explica en Leadership upside down (Liderazgo “patas “arriba”) que se publicará el próximo mes de febrero, es quien fideliza el talento (la capacidad y el compromiso) de las personas que forman parte de su equipo. Así son las cosas. Si el Liderazgo se improvisa, no sale. Hay que forjarlo adecuadamente.
Mi gratitud a las personas “honorables” (el honor, como explicábamos la Dra. Leonor Gallardo y un servidor en Los mosqueteros de Guardiola es asumir el deber y no solo los derechos), ejemplares, líderes de verdad. Nos marcan con sus hábitos el camino a seguir. 

martes, 24 de diciembre de 2013

Lo que re-nace hoy


Esta noche es nochebuena, y mañana navidad…
En nuestra cultura celebramos el nacimiento de Jesús de Nazaret, que viene a coincidir con el solsticio de invierno, el día en el que el sol nos “visita” menos horas. Hasta el Papa Julio I, en el siglo IV, no se determinó esta fecha.
Navidad, del latín “Nativitas”, Nacimiento. También en 25 de diciembre nacieron, supuestamente, el dios egipcio Horus (3000 a.C.), el hindú Krishna (900 a.C.), los persas Zarathustra (1000 a.C.) y Mithra (600 a.c.), los griegos Heracles (800 a.C.), Dionisio (500 a.C.) y Hermes (año 200 a.C.), Buddha (563 a.C.), el babilónico Tammuz (400 a.C.) y el fenicio Adonis (200 a.C.). Nada es casual: se celebra el nacimiento del sol, de tod@s aquell@s que sois un Sol. ¡¡Felicidades!!
Aunque ya hay representaciones de la Virgen María con el niño en las catacumbas romanas, fue Francisco de Asís quien en 1223 hizo la primera representación del “misterio”, del Portal de Belén. Belén, “la tierra del pan”.
De los textos de Lucas se desprende que Jesús nació de noche, porque la buena noticia se anuncia a unos pastores que están durmiendo al raso. La noche, la oscuridad, la carencia de luz. A partir de ahí, un nuevo amanecer.
María y José están en una humilde choza (que simboliza la provisionalidad de este mundo) e improvisan como cuna para su hijo un pesebre (donde comen los animales). Un símbolo de alimento. El portal es puerta (apertura) y está en una gruta (la caverna platónica: “El mapa no es el territorio”). No se avisa de su nacimiento a los poderosos, sino a los estudiosos (los Reyes Magos) y a los contemplativos (los pastores).
Y desde el siglo XIII, junto a los padres, un buey y una mula. El buey es símbolo de paz, de calma, de ser apacible. Es la fuerza y la potencia de quien lleva el arado. Y la mula es la ignorancia (como el asno, el burro); las tendencias más instintivas del ser humano. Gracias a la web “Meditaciones del día” por abrirnos los ojos respecto al simbolismo del Belén.
¿Los regalos de Melchor, Gaspar y Baltasar –magos que simbolizan la Globalización? El oro es propio de reyes (el talento surge, como concepto, en la Siracusa de Arquímedes para que el rey pueda diferenciar qué coronas que le regalan realmente son de oro). Por tanto, el oro es Talento (vale “su precio en oro”). El incienso es un aroma que se ofrece a la divinidad (Entusiasmo: “hay un Dios dentro de ti”). Y la mirra era una sustancia con la que se untaba a los cadáveres; por tanto, simboliza la humanidad (estamos de paso) y la humildad.
Que esos tres cofres de Talento, Entusiasmo y Humildad/Humanidad te acompañen todo el año. Es mi ferviente deseo.
Y para celebrar este re-nacimiento, algunos de mis villancicos preferidos:
- All I want for Christmas is you, por Mariah Carey y Michael Bubblé: www.youtube.com/watch?v=Bd0aFaU7zO8
- Feliz Navidad,  por el grupo Boney M: www.youtube.com/watch?v=iDq5ENMf120
- Have yourself a Merry Little Christmas, por Rod Stewart: www.youtube.com/watch?v=co9KJ0UfvZQ
- I’ll Be home for Christmas, por The Carpenters: www.youtube.com/watch?v=7HOHO92CRwg
- Jingle Bells Rock, por Bill Haley and the comets: www.youtube.com/watch?v=cjNfkbQr5zc
- Joy to the world, por Faith Hill: www.youtube.com/watch?v=x-8i_N-thek
- Last Christmas, por Wham! www.youtube.com/watch?v=snw-MWOwRh0
- My favorite things, por Barbra Streisand: www.youtube.com/watch?v=7zZG0Gz9nU4  
- Rockin’ around the Christmas Tree, por Miley Cyrus: www.youtube.com/watch?v=hYJw6xuS85s
- Santa Claus is coming to town, por Bruce Springsteen: www.youtube.com/watch?v=iSgEDKjmT5o
- Silent night, por Christina Aguilera: www.youtube.com/watch?v=MLVR0LtXqQQ
- So this is Christmas, por Robbie Williams: www.youtube.com/watch?v=LtWSR89UhRg
- The Christmas Song, por Nat King Cole & Frank Sinatra: www.youtube.com/watch?v=2JRvOnJH7Vw&list=PLBBB22697C1281BC5
- The first Noel, por Whitney Houston: www.youtube.com/watch?v=b45kSLuaKfo
- The prayer, por Céline Dion & Andrea Bocelli: www.youtube.com/watch?v=cjNfkbQr5zc 
- White Christmas, por Bing Crosby: www.youtube.com/watch?v=GJSUT8Inl14
Mi gratitud a tod@s ell@s por sus maravillosas versiones.

lunes, 23 de diciembre de 2013

¿Te atreves a soñar?


Lunes de compras, de disfrutar de mi hija, mis padres, hermanas y sobrinas, y de contestar algunos correos y recibir algunas llamadas. Por la tarde hemos ido a ver Lluvia de albóndigas 2, típica peli infantil para estas fechas. A Zoe le ha gustado, que es de lo que se trata.
He estado leyendo ¿Te atreves a soñar? de Matti Hemmi. He tenido la fortuna de coincidir con Matti en un Cine Fórum Empresarial APD en Madrid. Su video “Atrévete a soñar” (www.youtube.com/watch?v=8LwvuQkAGcA) lo han visto millones de personas. Matti (Helsinki, 1965) es ingeniero, se ha criado en España, creó una empresa de ingeniería industrial que vendió a una multinacional y en 2006 fundó inKNOWation, para ayudar a sus empresas clientes en la transformación de sus organizaciones.
En el prólogo, Juanma Opi (autor de El reto de ser feliz) nos recuerda que “Todos cabalgamos en la vida mediante nuestros sueños. Y quien no tiene sueños, no cabalga, simplemente “se arrastra”.” Ese es el dilema: soñar (y volar) o arrastrarse (reptar). Porque “soñar es caminar por los senderos de la ilusión y la felicidad”. En definitiva: “Si quieres tener algo que nunca tuviste, tendrás que hacer algo que nunca hiciste”.
Matti Henni divide su voluminoso libro (383 páginas) en 12 capítulos:
1. Todos podemos soñar. “Una forma de dejar una herencia y de paso ser feliz es la de dar ejemplo cumpliendo tus sueños”. Matti se considera un cumplidor de sueños, y nos propone describir nuestro sueño en primera persona del singular y en tiempo presente, como si acabásemos de cumplirlo y nos lo estuviésemos contando de nosotr@s mism@∫ en primer persona. Y firmar un contrato contigo mism@. “Tu pasión es tu SUEÑO, con mayúsculas. El que inspira al resto de tus sueños”.
2. Todos tenemos un cerebro. Todos tenemos un BOS (Brain Operating System), que se compone de Actitud (“posición existencial”, en la terminología del Análisis Transaccional que al autor tanto le gusta), Valores, Creencias, Feedforward, Formas de pensar, sentir y actuar, Formas de gestionar el feedback (ignorarlo, victimismo, aprender y cambiar), Hábitos. Matti nos habla del “cerebro triuno” (The Triune Brain in Evolution, Paul D. MacLean, 1990), de las influencias culturales y de la intuición (Eleanor Maguire, 2000). “Persevera o pivota”. Las “cuatro etapas de la competencia” (Thomas Gordon), desde el inconscientemente incompetente al inconscientemente competente (el talento natural). Y los miedos: al fracaso, al ridículo, al que dirán, al éxito (el vértigo emocional, lo llamamos algunos), a no tener un destino claro, a la incredulidad ante los beneficios, a la necesidad de certezas, a la pérdida simbólica (de estatus), a la psicológica (no ser competente en algo) o física (al trabajo, la casa o la vida). La autoestima (percepción que tenemos de quiénes somos), la autoconfianza (que es como un taburete de tres patas: sinceridad, fiabilidad y competencia), la vulnerabilidad (taparnos nuestras heridas). “La vida es la que decides desde tu cerebro”.
3. El Método TAAS (Te Atreves A Soñar). Se trata de “salir de la zona de confort” (Covey), para entrar en la zona de aprendizaje, sin caer en la zona de pánico. La “zona mágica” es el flow o “fluidez”. A favor de este proceso tira la tensión creativa; en contra, la tensión emocional. Para Matti, la FCTS (Fuerza para Cumplir tu Sueño) es resultado de tu TTC (Tensión Creativa) menos la TTE (Tensión Emocional) y la TEDI (Tensión Emocional de los Demás que te Importan) dividido por el TNCPR (Tu Necesidad a Corto Plazo de tener Reconocimiento) y multiplicado por 1/FIE (Factor de Influencia del Exterior). Si te importa mucho el “qué dirán” y confías poco en ti mism@, lo tienes más difícil. Hay cinco contextos que impactan: Personal (círculo de origen), Familia origen (en el que te criaste), Creada (con tu pareja), Amigos y Trabajo. Los ocho pasos del Método TAAS son el Quién, Dónde, Qué, Por qué (razones), Para qué (visión personal), Cómo, Cuándo y Cuánto (recursos).
4. Quién mejor que tú para cumplir tu sueño. “Cada mañana diseñas tu vida”. Creencias limitantes y su importancia. El proceso de salir de la zona de confort (duelo o gestión de la pérdida): shock, negación, frustración, aceptación, aprendizaje, aplicación y finalización. Las cualidades de un/a soñador/a: Actitud, Valores, Creencias, Habilidades (aplazar el juicio, curiosidad, ajustar el imago o imagen sobre ti, iniciativa, resolutividad, hacer feedforward consciente, hacer uso oportuno del feedback desagradable, cuestionar la realidad, sublimar la queja y provocar el futuro). “Cuando creencia y querencia coinciden, llega la magia”. ¿Quién es tu Equipo?
5. Desde dónde empiezas. “No dejes que te empujen tus problemas. Lidérate desde tus sueños”. Qué necesidades tienes (el presente) y de qué te alejas. Qué has conseguido (los cinco logros más importantes de tu vida, de los que sientas especial orgullo). A dónde vas y a qué te acercas. No te resignes. “Tu futuro puede ser una proyección de tu pasado, o una nueva elección que haces consciente”.
6. ¿Qué te atreves a soñar? “Un sueño es un deseo que puedes convertir en realidad si haces lo necesario para conseguirlo”. Diferencia entre sueño, objetivo y visión. Bloqueos al definir tu sueño. Importancia del foco y la claridad (“Cuando deseas algo de verdad, el universo entero conspira para que lo consigas”, Paulo Coelho). Objetivos SMART y la calidad de tu sueño (requiere de un equipo). Qué vas a hacer para celebrarlo.
7. Por qué arriesgarse. Por qué quieres conseguirlo. Cumplir tus sueños para ser feliz, los juicios desde la zona de confort, tus valores, tu misión en la vida (propósito) y los cuatro cuadrantes (lo malo de no cumplir el sueño, lo bueno de no cumplirlo, lo malo de cumplirlo, lo bueno de cumplirlo). Planes alternativos.
8. Para qué vas a hacerlo. “El futuro pertenece a aquell@s que creen en la belleza de sus sueños”. (Eleanore Roosevelt). “El amor es más fuerte que el miedo. Lo que, a veces, tristemente, nos falla es el amor por uno mismo. Lo que llamamos amor propio”. Tu visión personal (“en tu inconsciente ya opera una visión. Si no actúas para hacerla consciente, y decidir luego si la cambias o no, será la que dirija tus acciones”.
9. Cómo va a ocurrir. ¡Acción! Planifica con sentido. ¿Cómo hacer una tortilla sin romper los huevos? Planifica los pasos con el final en mente. Tu plan de feedback (cómo utilizarlo).
10. Cuándo lo vas a celebrar. Poniendo fecha de caducidad a tu sueño. Fecha de arranque y de celebración. Comprometerte en público: “cuanto más te expones, más ganas”.
11. Cuánto crees que te va a costar. “Los que abandonan nunca triunfan, los que triunfan nunca abandonan” (Vince Lombardi). Anticipar peligros y miedos. ¿Cuánto arriesgas si no empiezas ya? ¿Quiénes me van a ayudar?
12. Tu caja personal de herramientas. Matti cita los versos de Kavafis sobre Ítaca. Nos habla de la suerte, del sentido de urgencia y de los “cinco perfiles” según Geoffrey Moore: los pioneros (2’5%), los tempranos (early adopters, 13’5%), la mayoría temprana (34%), la mayoría tardía (34%) y los rezagados (16%). Inteligencia financiera (Napoleón Hill, Robert Kiroyaki).
La bibliografía del libro no es extensa (17 libros), pero sí son particularmente interesantes los “recursos adicionales” tras cada capítulo. Matti Hemmi nos recomienda ver y estudiar los vídeos de Deb Roy, Han Rosling, Rita Pierson, Thandie Newton, Janine Shepherd, Nico Vujivic, Steve Jobs en Stanford, Ray Kurzweil, Peter Diamandis, Chade Meng-Tan, Dan Pink (Drive), Rick Warren, Jacqueline Novogratz, el tráiler de Persiguiendo Mavericks, John Hardy, Arnold Schwarzenegger (sus 6 pasos para el éxito), Nigel Marsh, Kathryn Schulz, Phillip Zimbardo (formas de ver el tiempo), Stefan Sagmeister, Tan Le, Aimee Mullins, Angela Lee Duckworth (nivel de determinación) y Caroline Casey.
Enhorabuena, Matti, por un manual tan sistemático y práctico para alcanzar los sueños. Y por el reconocimiento que realizas hacia el coaching, que es muy de agradecer.
Hablando de gratitud, hoy se han hecho pública la lista de los finalistas a mejor autor 2013 de Knowsquare. Por orden alfabético de apellido, Santiago Álvarez de Mon, Mario Alonso Puig, Pilar Jericó, Ken Robinson… y un servidor. Un honor figurar en una lista tan especial. Con Sir Ken he coincidido como ponente. Los autores españoles son buenos amigos míos. Así que queda, en cualquier caso, entre profesionales que nos admiramos mucho. Gracias a Juan Fernández Aceytuno y su equipo por incluirme entre los finalistas.     

domingo, 22 de diciembre de 2013

La lotería y la felicidad


Pasear  por Santiago de Compostela a estas alturas del año es un maravilloso regalo de navidad.
He tenido el honor esta mañana de participar en el programa de la Televisión Gallega con motivo de la Lotería de Navidad, que se celebra, como bien sabes, siempre el 22 de diciembre, a dos días de la nochebuena. Por cierto, para quienes tenemos cierta edad, ¡qué diferente sonaba el alegre “50.000 pesetas” (terminado en esa A tan abierta) que cantaban los niños de San Ildefonso tras cada número al actual “1.000 euros”, tan tristón! Así son los tiempos.
Las preguntas que me han hecho en el mencionado programa han ido por esta línea (las recojo en gallego, como han sido formuladas, porque creo que se entienden muy bien), más o menos.
1.- Vostede como coach estratéxico ten impartido numerosos relatorios por toda España e o estranxeiro sobre cómo obter a felicidade ¿Poden os cartos, os premios da lotería facer as persoas máis felices?
Sabemos científicamente que la felicidad externa (por ejemplo, que te toque la lotería de navidad) es solo el 10% del total. El 90% de la felicidad es interna, nuestra alegría de vivir. A quienes les guste jugar a la lotería, les aconsejo que piensen también, si les toca, qué hacer con ello. La mayoría, el 80%, piensa en cómo gastarlo y suele meterse en un gasto que no puede controlar. La felicidad depende de cosas mucho más importantes, como estar con seres queridos, que de sorteos como éste.
2.- Moitos aspiran a gañar a lotería para deixar por exemplo de traballar, pero vostede defende que é posible conseguir a felicidade no ámbito laboral, ¿como acadalo?
Yo defiendo que se puede alcanzar la felicidad en cualquier ámbito, entre ellos el laboral, porque es una parte muy importante de nuestras vidas y le dedicamos muchas horas. La felicidad laboral depende de hacer un trabajo que te gusta (vocación), de tener un jefe o una jefa que sea buena persona y buen profesional y no una persona tóxica (liderazgo), de un clima agradable (compañerismo) y de condiciones dignas.
Tenemos que ser felices y contagiar de emociones positivas a los demás. Es cuestión de actitud.
3.- E para aos que non nos tocou nada, ¿que facer ou que claves seguir para sermos felices? Vostede fala das 12 claves para obter a felicidade… denos algunha pista
A los que, como dices, “no nos tocó nada”, nos toca cada día muchas cosas. Tenemos muchos motivos para ser felices, para sentirnos felices, sobre todo en esta zona privilegiada del mundo donde nos ha tocado vivir. Las dos claves, que no son mías, sino de Sonja Lyubomirsky, una de las principales expertas en felicidad, podemos dividirlas en cuatro grupos: los fundamentos (la gratitud, el optimismo inteligente, la fluidez), las relaciones con los demás (amabilidad, redes, saborear las alegrías de la vida), la serenidad (el perdón, la resiliencia, no darle demasiadas vueltas a las cosas) y la actualización (vivir tus valores, seguir tus objetivos y ejercicio físico y mental). Cosas sencillas y muy importantes.  
4.- Nas súas ponencias tamén fala de “optimismo” intelixente, ¿qué é? ¿podemos aplicar este optimismo para sermos máis felices?
El optimismo inteligente es enfocarnos a lo que hacemos bien, nuestras fortalezas (y empezar por ahí) y a las oportunidades de mejorar. Es asumir la vida desde nuestra responsabilidad. Está demostrado que las personas optimistas viven 12 años más que los pesimistas. No hay “realistas”, hay personas que viven con un sí en la cara y personas que permanentemente llevan un triste no.
5.- ¿Ata que punto os valores intanxibles repercuten na felicidade? ¿Ou está ésta máis ligada a aspectos materiais, ter unha casa, un coche, xoias, roupa…?
Parece un tópico, pero es totalmente cierto. La mejor forma de ser felices es hacer felices a otras personas. La felicidad se consigue con hormonas positivas como la oxitocina (el cariño) o las endorfinas (ejercicio físico). Comprar cosas es una fantasía de la felicidad, pero no es real. En lugar de tener cosas, acaban teniéndonos ellas a nosotr@s.
6.- Liderazgo e xestión do talento son tamén aspectos nos que vostede é experto, ¿como se forxan os bos líderes? ¿son aqueles que repercuten en que o seu entorno sex amáis feliz?
Los buenos líderes, los líderes auténticos, repercuten decisivamente en su entorno, a través del clima que generan, de cómo manejan las crisis, de su relación con los demás. Los grandes líderes son inspiradores, imaginativos, intuitivos e integradores. Y, como muy dices, se forjan, desde la voluntad de querer crecer y desde el esfuerzo (10.000 horas de práctica deliberada) para lograrlo.
Hablando de la Lotería de Navidad, he estado leyendo el artículo de Raúl Piña sobre el famoso y parodiado anuncio con Marta Sánchez, David Bustamante, Montserrat Caballé, Raphael y Niña Pastori. “Ha superado cualquier expectativa. Internet y las redes sociales han provocado un impacto espectacular. La gente lo ha hecho suyo y nos ha sorprendido con sus parodias. Todos los días hay alguna nueva. En total, que haya más de 30 millones de visionados en todas las pantallas. La parodia es el éxito de la campaña”, ha declarado Verónica Seguí, directora de servicio al cliente de Tactics Europe, la agencia que la firma. “Se ha convertido en la campaña más famosa de 2013, y la famosa y conocida de la Lotería desde el Calvo”, remata Tony Fernández, director creativo de Tactics Europe. Dirigida por Pablo Berger (Blancanieves), Verónica Seguí dice que la volvería a hacer igual. “Hemos querido abandonar los personajes irreales, los mundos de fantasía. Volver a la tierra, a la realidad. Los españoles cantamos junto al árbol, y ésa es la esencia del anuncio. Hacer una canción de la Navidad y que la canten los mejores junto al árbol”, detalla. Pues muy bien. Si a mí, como cliente, me presentan una canción que no es de navidad (es una versión simplona de una canción de Elvis, “you were always in my heart”) y de la que se ríe todo el planeta por la cara de ogro de una de nuestras mejores sopranos y la falsa sonrisa de uno de nuestros más veteranos cantantes, pues muy alegre no me pongo. Sí, la ha visto el 92% de los españoles, pero no mejora la marca (Lotería Nacional), no aprovecha el eslogan (Pon tus sueños a jugar), que sí era bueno, no incita a comprar boletos… En fin, una coña. Para que veamos un ejemplo de calidad, la que ha producido Risto Mejide para Atresmedia. Nada que ver. Un spot inteligente frente a otro zafio (no sirve de excusa que los cinco cantantes solo coincidieron una noche). Talento es reconocer la calidad y talento es también aprender de los errores para corregirlos.  
Mi gratitud a Almudena Rodríguez de Urzáiz, a Carlos Amado y a los grandes profesionales de la Televisión de Galicia y a l@s líderes que, como se ha visto en las comidas y cenas de navidad de estos días, consiguen generar climas de satisfacción, rendimiento y desarrollo.