Páginas vistas en total

lunes, 31 de marzo de 2014

¿Tiene un lado oscuro la Inteligencia Emocional?


Lunes de reuniones internas y con clientes, además de preparar la sesión que tendré el próximo viernes con Toni Nadal y Emilio Butragueño. Reflexiones sobre el coaching y el desarrollo del talento en el deporte y en la empresa.
Ayer estuve viendo en DVD “Rush”, de Ron Howard, una película sobre la rivalidad en la Fórmula Uno entre Nikki Lauda y James Hunt. Dos talentos muy diferenciados. El austriaco, frío, metódico y calculador. El británico, genial y alocado. La competición les hizo mejores a los dos y cambió el mundo de la F1 para siempre. Cuatro décadas después, ¿tienen los pilotos una personalidad tan acentuada?
Y gracias a la recomendación de Luis Picazo (estupendo psicólogo y coach), he estado leyendo “Hitler, los trepas y el peligroso lado oscuro de la inteligencia emocional” de Miguel Ayuso (www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2014-03-25/hitler-los-trepas-y-el-peligroso-lado-oscuro-de-la-inteligencia-emocional_78766/).
Miguel Ayuso se refiere a la teoría de las “inteligencias múltiples” de Howard Gardner en los 80, a Peter Salovey y John Mayer en 1990 y por supuesto a mi buen amigo Daniel Goleman (su “Inteligencia Emocional”, de 1996, a vendido más de cinco millones de ejemplares en 30 idiomas).
Ahora viene lo polémico: se refiere a “un genio de la Inteligencia Emocional” como Adolf Hitler. Cita a Adam Grant (profesor de moda en EEUU) en el sentido de que, a más IE, mayor manipulación. “Son las personas con mayor inteligencia emocional las que llevan sus ideas maquiavélicas a las práctica y las que incurren en los comportamientos más perniciosos”. Los trepas se aprovechan de la inteligencia emocional.
He leído también el artículo de Adam Grant, “El lado oscuro de la inteligencia emocional”. En él contrapone a Martin Luther King y Adolf Hitler, cita al profesor Jochen Menges (Universidad de Cambridge) en el sentido de que en los circuitos inspiradores, la audiencia presta más atención a la emoción que al contenido (efectivamente), al psicólogo Stéphane Coté (Universidad de Toronto), al profesor Gideon Kunda (Universidad de Tel-Aviv) y a Martin Kilduff (University College de Londres) que analizan el aprovechamiento de las emociones por los manipuladores.
Conviene recordar que la inteligencia es “saber elegir” y que la inteligencia emocional es nuestra capacidad para gestionar las propias emociones y las ajenas. Por tanto, ser emocionalmente feliz significa contar con autoconfianza (seguridad en un@ mism@), autocontrol (serenidad, resiliencia), espíritu de superación, empatía (altruismo, orientación a l@s demás) e influencia honesta. ¿Hitler tenía inteligencia emocional? En absoluto.
Ahora bien, el Liderazgo es un 90% pura inteligencia emocional, y aunque la ética es “el modo más inteligente de vivir” (José Antonio Marina), no depende de la misma. ¿Hitler fue un líder? Por supuesto… para los suyos. El documental de la BBC “El oscuro carisma de Adolf Hitler”, por Lawrence Rees, es muy esclarecedor. Su versión en libro la he comentado en este blog. Fue el resentimiento en su país tras la IGM el caldo de cultivo para que ganara las elecciones. Pero su locura le llevó al desastre (y al de Europa). El Liderazgo puede tener un lado oscuro; la inteligencia emocional, no.
También se refiere Adam Grant al estudio de los psicólogos Dana Joseph y Daniel Newman (Universidad Central de Florida) en 191 profesionales, según el cual en varias de ellas la Inteligencia Emocional no marca la diferencia. El talento de l@s comerciales, agentes inmobiliarios, teleoperadoras y asesores depende en gran medida de su inteligencia emocional. En los mecánicos, científicos y contables (siempre según el mencionado estudio), a mayor inteligencia emocional, peor desempeño.  
 No perdamos la cabeza. No conozco la investigación de Joseph y Newman, si bien me temo que están hablando de la pasión (que no es buena compañera de personas muy necesitadas de rigor). Y por supuesto la inteligencia emocional es más diferenciadora en profesiones de mayor valor añadido (no en las aburridas y rutinarias; eso lo sabemos desde los 90).
El profesor Adam Grant, adalid de la generosidad como ventaja competitiva, apuesta por los valores y la ética. Much@s de nosotr@s, que nos dedicamos al Talento, al Liderazgo y al Coaching, estamos con él. Sin embargo, hablar de un lado oscuro de la inteligencia emocional es tan peligroso como poco certero.
En cualquier caso, mi gratitud (además de a Luis y Miguel, por supuesto), a Adam Grant y a todos los investigadores que hacen lo posible y lo imposible por dar al talento y a la inteligencia emocional su verdadera carta de naturaleza.               

domingo, 30 de marzo de 2014

100 consejos para ser centenari@


Domingo de entrenamiento de fútbol de Zoe y de comida en casa de mis padres. Nuestra amiga Marta nos regaló un “Isidrín”, para beber la sidra como si la estuvieran escanciando en Asturias, y lo hemos disfrutado con gusto. Gracias, Marta, por el regalo.
He estado leyendo el número de este mes de la revista Muy Interesante, una de mis publicaciones fijas. En portada, “100 consejos para vivir 100 años. La ciencia demuestra que pequeños cambios en tu hábitos pueden alargarte (mucho) la vida”.
El dossier de Elena Sanz, que recomienda la web de Jay Olshanky (Universidad de Illinois) y el libro “Aferrados a la vida” de Jonathan Weiner, nos aporta un centenar de consejos para llegar a centenari@s:
A) Estrechamiento de las arterias coronarias, cuidado con la hipertensión a partir de los 45 años, las personas más inteligentes son más longevas, cuidado con la ingenuidad (no el optimismo inteligente, sino no cuidarse) porque acorta la vida, no gruñir, visitar más al médico (en Japón lo hacen 13’4 veces al año, el triple que en Europa), estudiar, tocar un instrumento, no dispersarse, huir de las grasas saturadas, ser eterno aprendiz, rodearte de amig@s, sentirte joven (percepción subjetiva), un vaso de leche al día, no ser fumador pasivo, saber idiomas (dos o más), evitar la depresión, cultivar aficiones, fitness mental, cultivar una vida digital, no pasarte de calorías, deporte, tai-chi, malabarismos, kárate.
B) Respirar aire puro, no quedarse con las ganas de practicar sexo, relaciones más de 3 veces por semana, olores agradables, bombear el cerebro, moverse, apuntarse a un vuelo espacial, no fumar, estar un máximo de tres horas diarias sentados, running, yoga, dormir lo adecuado, no correr maratón pasados los 50, las responsabilidades, no tener una estatura elevada, cierta exposición al frío, mantener a raya el colesterol malo (LDL) y el azúcar, dar buenos apretones de manos, usar protector solar, la sirtuina-1, el klotho, la melatonina, el Apo E.
C) La dieta mediterránea, los frutos secos, los polifenoles, el café, un buen desayuno, las frutas y verduras, los antioxidantes, las manzanas, el zumo de granada, una copa de vino, el pan integral, cuidar la línea, un régimen hipocalórico, el aceite de oliva virgen, los arándanos, el pescado azul, la Raíz de oro, el té verde, té blanco, las pipas, la coenzima Q10, los aminoácidos, la dietas Polymeal (chocolate, vino, frutas y verduras, ajo), las nueces.
D) Y finalmente ser feliz (gozar de la vida), la siesta de 45 minutos, la cara de niño, el voluntariado, tener más hijos que hijas, el buen clima laboral, mudarse a Okinawa (Japón), tener un ingreso medio-alto, ganar premios, practicar actividades de ocio saludable, leer asiduamente, vivir en zonas de cierta altitud, discutir civilizadamente, asistir a misa, las nalgas voluminosas, seguir un horario, arriesgarte (una personalidad activs, sociable y audaz), ser am@ de casa, presentarte a unas elecciones, estar felizmente casad@, contar con una mascota, evitar la delgadez extrema, la fama, el desempleo y la soledad.
Como ha escrito David Ponce en Facebook, la salud es una ecuación con cuatro ingredientes: alimentación idónea, ejercicio físico tonificante, descanso reparador y estabilidad emocional. Analiza tus fortalezas y aprovecha tus oportunidades de mejora.
Elena Sanz también en “Muy Interesante”, nos explica “¿Por qué el tiempo no pasa siempre a la misma velocidad?”. La percepción en los seres humanos depende del asombro, la motivación, el mañana (el futuro siempre está más cerca que el pasado), la edad, el miedo y la depresión. Ya sabes, se trata de fluir.
Y las preciosas fotos premiadas en la sexta edición de los International Loupe Awards.
En “Fotogramas”, además de la películas del próximo mes de abril, un recuerdo a Harold Ramis, que falleció el pasado 24 de febrero. En su filmografía, la magistral “Atrapado en el tiempo” (1993), el repetido día de la marmota de Phil Connors. Y también “Una terapia peligrosa” (1999), con Robert de Niro y Billy Cristal, así como su secuela, dos años después. El actor de “Los cazafantasmas” (1984) fue un genio de la comedia como guionista (“Desmadre a la americana”, “Los incorregibles albóndigas”, “El pelotón chiflado”, “Los cazafantasmas”) y director (además de los mencionados, “Al diablo con el Diablo”, “La cosecha de hielo”, “Año cero”).
Para el mes entrante, “Noé” (me fío de Darren Aronofsky, director de “Cisne negro”), tal vez las “Crónicas Diplomáticas” de Bertrand Tavernier y, en función de que Zoe quiera, “Río 2” o “Spiderman 2”. Va a ser difícil elegir, y no por exceso sino por escasez.               

sábado, 29 de marzo de 2014

Revisión de procesos de Coaching, Pistorius y el perdón, Suárez


Sábado matinal en Oviedo, con revisión de procesos de coaching con l@s alumn@s del Programa de Coaching Ejecutivo del Club Asturiano de la Calidad. Mi gratitud a tod@s vosotr@s; han sido cinco horas muy instructivas y animadas, de una alta interactividad.
Ayer, además de mi conferencia sobre la labor del entrenador a las 20,30 horas, estuvieron como ponentes Andy Stalman (el experto en marketing digital cuyo libro “BrandingOffOn” he comentado esta misma semana), Richard Vaughan (la marca profesional en enseñanza del idioma inglés), Ángeles González-Sinde (guionista, directora y ex ministra de Cultura) o Ferrán Adriá (que ha sido el mejor cocinero del mundo). Asturias está de moda.
Tren Alvia a las 14,26 desde Oviedo, para llegar a Chamartín a las 19, 24. Cinco horas por Asturias y Castilla-León, donde el ambiente estaba gélido.
He estado leyendo la prensa del día, y de ella destaco “Por qué la Sudáfrica negra perdona a Pistorius” de mi admirado John Carlin desde Pretoria. Cuenta en esta crónica que hace un par de años el jugador de rugby Bees Roux mató a puñetazos a un policía negro. Durante el juicio, el abogado defensor se reunió con el fiscal en presencia de Roux y el hermano y la viuda de la víctima; llegaron a un acuerdo. Roux no quería matar al policía (temía que fuera un ladrón). Trató de reanimarlo, tenía remordimiento y pidió perdón. La fiscal determinó que se le condenaría por homicidio imprudente y fijó para él cinco años de cárcel, pero con suspensión de la pena. Roux quedó libre, se abrazó al hermano de su víctima entre lágrimas y la viuda aceptó sus disculpas. “Fue tremendamente conmovedor”, le contó el abogado de Roux, Rudi Krauze, a John Carlin.
Añade este gran periodista: “La capacidad de perdón de los sudafricanos es legendaria”. Pone el ejemplo, evidentemente, de la reconciliación con Mandela. “Es curioso y contradictorio, ya que Sudáfrica es un país muy violento”. Es la belleza del equilibrio, me permito añadir.
Hace un mes que empezó en Pretoria el juicio por asesinato a Pretorius (se le acusa, como sabes, de asesinar a su novia, Reeva Steenkamp, a tiros el pasado San Valentín). Carlin, que se ha entrevistado con infinidad de personas, considera que los blancos exigen que al mítico atleta se le condene con la máxima pena: cadena perpetua. Sin embargo, para los negros siempre será su héroe. “Pistorius representa lo mejor y lo peor de Sudáfrica”, escribe Carlin. “Lo peor es el altísimo índice de crimienalidad. Lo mejor es la persistencia y la valentía de su gente. Pistorius nació con un defecto genético en los tobillos y pies, que le fueron amputados a los 11 meses, y 25 años después compitió en la carrera de los 400 metros en los Juegos Olímpicos de Londres. Comparte con la población negra el haber tenido que enfrentarse a obstáculos casi insuperables. Pero triunfó, y como tal, sus compatriotas negros se identifican con él, lo ven como ejemplo a seguir, más que aquéllos, los sudafricanos más acomodados, de su propia raza blanca”.
Desmond Tutu, Premio Nobel de la Paz, ha publicado recientemente “El libro del perdón”. Presidente en su día de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación (hemos hablado esta mañana de ella en la revisión de los procesos de coaching), Tutu le ha comentado a Carlin hace dos semanas que hay una sabiduría entre los sudafricanos, una capacidad de cicatrizar las heridas del pasado que el resto del mundo no debería desdeñar (y especialmente nosotros, con nuestra guerra civil a cuestas y el terrorismo que no acaba del todo). “Lo que tenemos es un sistema primitivo en el que se cuece el resentimiento y, como consecuencia, en vez de avanzar y construir, se cuecen conflictos sin fin entre las personas y guerras entre las naciones” (Desmond Tutu).
Al lado de la entrada del Tribunal hay una pintada en la parada del autobús (nos cuenta John Carlin) que reza: “Siempre honraremos tu talento. ¡La cárcel no es el fin!”.
John me ha comentado que este juicio y la historia de Pistorius contienen más elementos sobre el ser humano que La Ilíada y la Odisea. Estoy seguro que Carlin hará sobre ello un libro portentoso (sea cual sea el veredicto) y ojalá que de él salga, de nuevo (como de “El factor humano”/Invictus) una gran película. Gracias, John Carlin, por estos grandes relatos sobre el género humano.
También he estado leyendo en el tren el número especial de la revista Tiempo sobre Adolfo Suárez. Un largo artículo de José Oneto, “Esplendor y tragedia de un presidente”. “Un chico de Cebreros” (la historia de un hombre audaz que salió de las covachuelas del movimiento franquista para pilotar la vuelta pacifica de la democracia), por Luis Algorri. Luis Reyes escribe sobre los adversarios de Suárez. “El hombre sorpresa”, por Luis Reyes. “El día que pudo morir” (el 23 F) y “Los secretos que se lleva a la tumba” (los motivos de su dimisión y por qué no mencionó al Rey), por Antonio Rodríguez. “El cáliz amargo del terrorismo etarra”. “Los Pactos de la Moncloa”, por José Mª Vals. “Una controvertida política exterior”, “La tragedia de los Suárez”, “Auge y caída del centrismo político”. “Suárez o la nostalgia del futuro”, por Alfonso Palomares. Entrevista a José Pedro Pérez Llorca (ministro con Suárez y ponente constitucional) y de Nativel Preciado al propio Adolfo Suárez en 1987 (al parecer, quería volver a presidir el gobierno). Un especial de 84 páginas para entender el liderazgo del primer presidente de nuestra democracia. 

viernes, 28 de marzo de 2014

Gestión del Talento. El papel del entrenador


Hoy he tenido el honor de impartir la conferencia “Gestión del Talento. El papel del entrenador” en el Club Asturiano de Oviedo, un espacio de particular belleza en la ladera del Naranco, con unas espectaculares vistas a la capital asturiana. Ha sido un éxito de público (más de 100 personas, con algunos asistentes de pie por falta de asientos), con decenas de entrenadores de distintas disciplinas deportivas. Unos 45 minutos de exposición y más de una hora de debate, con preguntas muy interesantes.
He hecho una exposición de lo que hemos podido aprender, en el deporte y en la empresa, durante la última década (y que hemos expuesto la Dra. Leonor Gallardo en varios libros sobre Liderazgo en ambos mundos, sobre La Roja, sobre Mourinho y Guardiola, sobre la Mentalidad Ganadora de Unai Émery, sobre Falcao, Cristiano y Messi).
En síntesis, la competición nos enseña que el éxito no es por casualidad. Es cuestión de Estrategia, Equipo, Emociones (Inteligencia emocional), Esfuerzo (aprovechamiento del potencial) y Equilibrio (entre la perseverancia en pos de los objetivos y flexibilidad para alcanzarlos). Y la sexta E, la Ética, “el modo más inteligente de vivir” (José Antonio Marina).
Como la Calidad Directiva es el 60% de la productividad y la competitividad, se impone la figura del líder-coach, que desarrolla el talento de las personas que están junto a él/ella. Alguien con autoridad moral, que sabe escuchar con atención, que no pierde la calma (serenidad, resiliencia), que decide con criterio, que prescinde de gente tóxica, que es ecuánime en sus decisiones (sabe explicarlas bien) y huye de filias y fobias.
No hay líder sin equipo ni equipo sin líder. Nuestra selección nacional, La Roja, que durante mucho tiempo ha sufrido de “vértigo emocional” (temor a ganar, especialmente en cuartos, en la antesala del éxito) se ha convertido en un equipo de leyenda, tras triunfar en las Eurocopas de 2008 y 2012 y en el Mundial de 2010.
En definitiva, podemos aprender mucho de la calidad de nuestro deporte, de las mejores prácticas de nuestros mejores entrenadores y de lo que significa de verdad ser un equipo.
Me he apoyado además con tres vídeos: el de las charlas de Luis Aragonés como seleccionador durante la Eurocopa de 2008, el del vestuario español antes de la final contra Holanda en el Mundial de 2010 y el de “Gladiator”, que le pidió Pep Guardiola a un periodista de TV3 para mentalizar a sus jugadores antes de la final de la Champions en Roma, que conquistó contra el Manchester United.
Mi agradecimiento a Luis, Marta, Íñigo, Covadonga, a todo el equipo del Club Asturiano de Oviedo (16.000 socios) y a los participantes en el acto.     

jueves, 27 de marzo de 2014

Las tres claves de la Felicidad, por María Jesús Álava Reyes


Vuelo de las 7,25 a Asturias, a hacer sendas sesiones de cuatro procesos de coaching. El comandante Ángel Aznárez, de Iberia, nos ha hecho el vuelo especialmente agradable (le llaman “el piloto con vocación de guía turístico”; ¿no es precisamente eso, un/a guía, lo que es un/a líder?). Puedes leer su caso (es historiador y meteorólogo) en www.abc.es/local-galicia/20130607/abci-piloto-vocacion-showman-201306062008.html. Mi gratitud al comandante Aznárez y a l@s cuatro directiv@s que están desarrollando su liderazgo y su talento. Son miembros del Comité de Dirección de una empresa competitiva e innovadora que está creciendo al 30% en estos difíciles momentos. El éxito no es por casualidad.
He estado leyendo el último libro de mi buena amiga María Jesús Álava Reyes, “Las tres claves de la Felicidad. Perdónate bien, quiérete mejor y coge las riendas de tu vida”.
María Jesús Álava es una de nuestras mejores psicólogas y ha logrado vender más de medio millón de ejemplares de sus libros, el más popular de los cuales es “La inutilidad del sufrimiento”. En éste, nos muestra las claves (perdón, autoestima y responsabilidad) que son pefectamente coherentes con las “doce actividades deliberadas” para la felicidad expuestas por Sonja Lyubomirsky (“La ciencia de la felicidad”).
La autora demuestra que para ser felices primero hemos de perdonarnos y dejar de sentirnos culpables por lo que hemos hecho en el pasado o por lo que hemos dejado de hacer. “Perdonarse es una maravillosa forma de quererse, de ser amigo de uno mismo, de aceptar que podemos equivocarnos y aprender de las experiencias difíciles sin perder la autoestima. Perdonar no siempre es olvidar, pero nos devuelve la paz y premia nuestros esfuerzos; nos reconcilia con nosotros y con los demás. El perdón nos permite ser dueños de nuestras emociones y constatar que no hay felicidad sin sensibilidad, ni sabiduría sin flexibilidad.”
En el libro se detallan: 
▪ El caso de Eva. Cuando en la vida se sufre por todo
El caso de Daniel. La autoestima bajo mínimos
El caso de Concha. La tristeza de sentirse una mala madre
▪ El caso de Paco. Cuando no tener trabajo nos hace sentirnos miserables
Puedes disfrutar de un vídeo en el que María Jesús Álava Reyes presenta este libro en su web, http://www.las3clavesdelafelicidad.com/
Gracias, María Jesús, por tus aportaciones tan lúcidas y generosas. Perdonarnos bien, querernos mejor (especialmente en situaciones muy complicadas) y asumir nuestras propias decisiones. “Creo que no hay ninguna persona que no encuentre su ejemplo en este libro”, opina María Jesús. Estoy plenamente de acuerdo.
Por otro lado, me ha parecido valiente el análisis de mi admirado periodista Ignacio Camacho (merengue y molesto) en Facebook: “El Madrid, con los otro cuatro equipos de arriba --Barça, Atlético, Athletic y Sevilla-- ha hecho cinco puntos...¡¡de 21!! Algo dice eso. Sólo gana a los débiles. Ancelotti politiquea demasiado las alineaciones para complacer al presidente. Bale juega porque costó mucho más de lo que vale, no participa en el juego (Hoy ha marcado el Sevilla entrando por su banda porque el señor se había ido varios minutos a cambiarse de botas). Cristiano y Xabi no están en forma. Benzema hay días en que es formidable y otros en los que no existe. Carvajal sube bien pero no tiene conceptos defensivos. Y el portero, Diego López, se ha vuelto vulgar. Otro portero, el que salva goles y partidos, está de suplente...¿Se nota que estoy cabreado?”. Ya sabes, Ignacio: del diagnóstico (certero), la solución y el plan de acción.
Y muy divertido, también en Facebook, Sinopsis de Cine. Por ejemplo, Dirty Dancing: “DIRTY DANCING. Bueno, pues hoy he visto “Dirty Dancing” y os voy a contar un poco.
La película va de una chiquina que se va con su familia de campamento de verano a aprenderse una coreografía y tirarse al profesor de baile. A la muchacha le llaman “baby”, como a un cerdo de peluche, y la pobre es un tordo romero. Se lleva un poco mal con su hermana, que es tan tonta que no tiene cola porque se la mordería.
El campamento familiar es un desparrame: taller de pelucas, merengue, magia, julepe… Al límite. Están los yayos como en un ambulatorio. Y los trabajadores mientras tanto restregando la patata en sus barracas que aquello ya es restregar por restregar, porque después de 8 horas eso ya no da gustito, eso escuece.
El profesor de baile es más chulo que un pavo con los huevos de un caballo, y baila con la profesora de merengue como monos peleaos. Cada vez que bailan los demás se apartan por si les cae un zapatazo o un soplamocos, porque esos bailan a pata galope.
La Baby baila como mi madre en los cruceros, pero luego el profesor le enseña un baile que es pasitos de frente, pasitos de espalda, arrechucho que te pego, te hago la redondilla, cosquillas en la sobaca mora… Y un salto que tú te ves toda la película entera a ver si al final la lanza patrás y la escalabra, y que es lo que le da la calidad a la película.
El vestuario está muy bien porque son chanclas con calcetines y las tetas apoyadas en los pantalones, y la música es muy buena porque dan ganas de restregarte hasta con el marco de la puerta.
Te la recomiendo si te gusta jugar al julepe o bailar a pata galope.”
Gracias a Carmen Santamaría (en el día internacional del teatro) por haberme descubierto esa página de Facebook. En ella se comentan de forma divertida “Operación Dragón”, “Gravity”, “El silencio de los corderos”, “300: El Origen de un Imperio”, “Los Goonies”, “Rocky”, “Instinto Básico”, “ET”, “Avatar”, “Barrio”, “Titanic”, “Grease”, “Regreso al futuro”, “Sister Act”, “Los Gremlins”, “Thor”, “Hulk”, etc. La monda. Lo hemos pasado de maravilla, riéndonos a tope Pilar, Marta y un servidor durante la comida (no he perdonado, estando en Asturias, la cazuelita de fabada, he de decir).    

miércoles, 26 de marzo de 2014

El futuro del Talento en Europa y el Branding del Futuro


Después de dos días en Alemania, vuelo a Palma de Mallorca para impartir el taller de “Dirección de colaboradores”. Ejecutiv@s de 25 empresas mallorquinas de los sectores turísticos, de las nuevas tecnologías, industriales y de servicios con vocación de liderar sus equipos de manera cada vez más eficaz y eficiente. Un honor que talleres como éste de la APD tengan tanto éxito en la convocatoria. Mi gratitud a Antonio, Ana, Gloria, Sonia, Carlos, Isabel, José, Jesús, Luis, Mar, Joana, Juan, Joan, Lucas, Seti, Alberto, Alejandro, Miguel y por supuesto a Sonia, Mercè y todo el equipo de APD Zona Mediterránea.
He estado leyendo el documento “El futuro de los RR HH en Europa. Retos clave para 2015” del Boston Consulting Group y la Dirección Europea de Dirección de Personal. Es el fruto de un estudio con 1.355 directivos de 27 países europeos (más 100 entrevistas en profundidad a 100 altos directivos) sobre 17 temas de Gestión de Recursos Humanos.
Los cinco tópicos más importantes en la Gestión del Capital Humano son gestionar el talento, gestionar la demografía, convertirse en una “learning organization” (organización que aprende), gestionar el equilibrio de vida personal y profesional (work-life balance) y la transformación cultural. Son los cinco desafíos en los que las empresas se sienten más débiles. Por tanto, las mayores oportunidades de mejora. Solo el 30% de las compañías han empezado a trabajar sobre estos cinco desafíos.
Gestión del Talento: se avecina una escasez de talento, tanto en Europa como en otros mercados exteriores, para lo cual las empresas han de avanzar en la clarificación de los mapas de talento, fidelización del talento, atracción. La clave está en ofrecer una propuesta de valor distintiva a los profesionales.
Gestión de la demografía. Europa Occidental envejece, por lo que el riesgo de pérdida de conocimientos y capacidades. En los próximos cinco años y la próxima década, muchos profesionales se jubilarán y prejubilarán.
Convertirse en una “learning organization”. Se requiere una estrategia de aprendizaje ligada a la cultura y las necesidades de la empresas. Training, coaching, aprendizaje experiencial… El ROI (retorno de la inversión) es esencial.
Gestión del equilibrio de vida personal y profesional. Los profesionales cada vez más eligen disponer de tiempo para su familia y aficiones. Además, las empresas han de invertir en Responsabilidad Social Corporativa.
Gestión del Cambio y la Transformación Cultural. Las empresas han de contar con herramientas y metodologías apropiadas.
Es una tarea hercúlea (así la definen BCG y EAPM) para los directivos de RR HH, por lo que requiere dominar los procesos de RR HH, mejorar la selección y el staffing y transformar la función en “socio estratégico” del negocio. Una labor de Liderazgo insustituible.  
También he estado leyendo “Brandoffon. El Branding del futuro” de Andy Stalman. Lo he comprado por la recomendación de su amigo (y el mío) Risto Mejide: “Andy Stalman es el Winston Churchill del marketing. El día que exista un Hall of Fame de frases marketinianas, el edificio que lo albergue llevará su nombre”. ¡Guau! 
El libro comienza con una cita de García Márquez: “El mundo era tan reciente que muchas cosas carecían de nombre”. En la Era Digital, las personas son la “quinta p” del marketing. Es el Branding de siempre, como nunca (el autor lo llama “Brandketing”, por la convergencia de ambos). “Las marcas exitosas reservan un espacio relevante para las historias y la emoción”. Como ha escrito el danés Rolf Jensen, “la imaginación, el mito, el ritual son el lenguaje de la emoción”. Reputación. Marcas con 5 valores esenciales: simplicidad, transparencia, cercanía, sostenibilidad y accesibilidad. “El producto se olvida, la experiencia no”.
Andy cree que la educación es una ineludible apuesta de futuro. Necesitamos emoción, vivir la experiencia, desterrar el individualismo, reeducar, ser diferentes, un mundo mejor, cabeza y corazón.
Por lo demás, la revista Institutional Investor ha elegido a los mejores directivos de Europa en cada sector. En electricidad, Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola). En moda, Pablo Isla (Inditex). En distribución, Ricardo Currás (Día). En petróleo, Antonio Brufau (Repsol). Cuatro españoles en lo más alto.
Hay ganadores y perdedores. La banca ha prescindido de 20.000 trabajadores y ha cerrado 4.451 sucursales. Durante estos años difíciles, se han perdido en el sector 62.000 empleos y se han clausurado 12.300 oficinas.
     

martes, 25 de marzo de 2014

Masada: ¿Por qué no redescubrimos la magia del Liderazgo?


Después de dos días en Alemania, un total de 25 horas de debate con mis colegas europeos, le he estado dando bastantes vueltas a esto del Liderazgo. Creo firmemente que hemos de redescubrir su magia, en estos tiempos de tránsito del Capitalismo al Talentismo.
Para lograrlo, debemos hacernos las preguntas adecuadas. Entre ellas, podríamos considerar estas diez, que podemos plantearnos a título particular o como organización:
-       ¿Hasta qué punto sabemos hacia dónde vamos?
-       ¿Tenemos un reto que nos ilusione?
-       ¿Hasta qué punto nos movilizamos hacia ese horizonte soñado?
-       ¿Somos de verdad un equipo?
-       ¿Nuestro clima laboral es de satisfacción, alto rendimiento y desarrollo?
-       ¿Muestran nuestros líderes la versatilidad adecuada para tratar con cada uno de los miembros del equipo?
-       ¿Somos inteligente y responsablemente optimistas?
-       ¿Tenemos entusiasmo e ilusión?
-       ¿Hasta qué punto nuestros líderes desarrollan el talento de sus colaboradores?
-       ¿Son nuestros líderes generadores de felicidad?

Me he traído para estos días la serie de tres DVDs “Masada. Los antagonistas”, dirigida por Boris Seagal en 1981, con Peter O’Toole y Peter Strauss, Barbara Carrera y Anthnoy Quinn. Sinopsis: “Año 73 D. C., después de la destrucción de la ciudad de Jerusalén y de su templo, por Tito, hijo del Emperador Vespasiano. Tras la derrota, uno de los supervivientes, llamado Eleazar Ben Yair, reúne a novecientos zelotes, individuos caracterizados por su integrismo religioso, y se refugia en la fortaleza de Masada, cerca del mar Muerto, lugar bien fortificado, provisto de agua y suficientes alimentos. Los zelotes, hombres, mujeres y niños, bajo el mano de Eleazar, están dispuestos a resistir a los romanos. De hecho hacen algunas salidas que ocasionan numerosas pérdidas al enemigo y le incendian sus provisiones. Cansado de esta guerra, el Emperador Vespasiano envía al general Flavius Silva, que logra entrevistarse con Eleazar y acordar con él los términos de una paz honorable, pero el Senado de Roma rechaza esta paz y Flavius es enviado de nuevo a Judea con la compañía de Gallus, un ingeniero militar experto en debelar fortalezas”. Se estrenó como película en 1982 y dos años más tarde, en una versión más larga, como miniserie de televisión.
Me apetecía ver esta serie, 30 años después, tras haber vivido la experiencia del Challenge 2014 hace un par de semanas. Masada es una fortaleza impresionante, un yunque gigantesco a más de 4.000 metros de altura por encima de la orilla del Mar Muerto, teniendo en cuenta que ese “suelo” está por debajo del nivel del mar.
Interesante el “combate de liderazgo” entre el general Silva (Peter O’Toole) y el jefe judío Eleázar (Peter Strauss). El general romano, al mando de una legión de 5.000 soldados. El zelote, liderando una comunidad judía de 960 hombres y mujeres.
Además, he estado leyendo en la revista italiana Leadership & Management de enero/febrero un interesante artículo de mi colega Antonio Angloni, DG de Right Management Italia, titulado “Desarrollo Estratégico del Liderazgo”. En él, Antonio nos habla de la importancia del mérito, del líder como la persona que hace que las cosas ocurran. El artículo comenta el estudio de Right y The Conference Board (segundo semestre de 2013), según el cual el 40% de las empresas piensan que no están preparadas para lo que se avecina.
El liderazgo de los nuevos tiempos, según explica Antonio, se centra en una mentalidad colaborativa (generosidad), gestión del cambio, desarrollo del talento, dirección por valores y aprovechamiento de las oportunidades.
Mi agradecimiento a grandes líderes de la historia, como los antagonistas de Masada. Y a los organizadores del Challenge 2014, con Carlos y Noelia a la cabeza.

lunes, 24 de marzo de 2014

El necesario liderazgo de Alemania y el de Adolfo Suárez


Vuelo a Frankfurt a las 6,15 de la mañana, para reunirme lunes y martes en las oficinas centrales de ManpowerGroup de Alemania con los máximos responsables de Right Management de una docena de países europeos, el director europeo y los responsables de finanzas y marketing/ventas. Mi gratitud a tod@s ell@s por unos debates gratificantes y constructivos.    
He estado leyendo “El mundo necesita más liderazgo alemán”, de Ian Bremmer. Es el artículo siguiente:
“Ahora que las pasiones se desatan en Ucrania, Rusia, toda Europa y Washington, nunca ha estado más claro que el mundo necesita que Alemania acepte más las servidumbres y riesgos que comporta el liderazgo global. Mientras aparecen amenazas por doquier, la canciller Merkel, famosa por su carácter cauto, está mejor situada que ningún otro dirigente internacional para ayudar al impetuoso presidente ruso y al frágil nuevo Gobierno ucranio a evitar una costosa escalada de violencia que no será buena para nadie, de igual manera que ya hizo su ministro de Asuntos Exteriores al unirse a sus homólogos polaco y francés para promover un acuerdo entre el derrocado presidente Yanukóvich y los líderes de la oposición ucrania. Merkel también podría ayudar a salvar los escollos que separan a Rusia, los Gobiernos europeos y Washington.
Sin embargo, la necesidad de que Alemania acepte un papel más destacado en el escenario político internacional va más allá de la crisis en Ucrania, y hay indicios de que el Gobierno germano está dispuesto a dar ese paso. Durante la Conferencia de Seguridad celebrada en enero en Múnich, el presidente alemán Joachim Gauck, describiendo lo lejos que estaba su país de la época en que los nazis “llevaron guerra y sufrimiento al mundo”, proclamó que Alemania “se ha transformado y que ha dejado de ser un beneficiario para convertirse en un garante del orden y la seguridad internacionales” y que su país tiene más cosas que ofrecer. Y tiene razón.
Pero el presidente alemán no fija las políticas y Merkel apenas ha aludido a su disposición a desplegar al Ejército germano en zonas de conflicto. Otros dirigentes han reducido las esperanzas de un posible cambio de actitud de Berlín respecto al despliegue de tropas. Pero los comentarios de Gauck van en la misma dirección que lo que han dejado entrever los ministerios de Defensa y Asuntos Exteriores; es decir, que a pesar de la conocida “cultura de contención” alemana, esas cuestiones se están debatiendo a fondo en el Gobierno de Merkel. En este sentido fue alentador que en febrero el Bundestag autorizara el despliegue de más fuerzas alemanas en Malí.
Dicho esto, hay que señalar que la capacidad militar es solo una vertiente del asunto, porque Alemania tiene mucho que ofrecer en áreas ajenas a la presencia de soldados o armas. Sería muy de agradecer que realizara una mayor inversión en infraestructuras en el mundo en desarrollo, que se involucrara más en la coordinación de proyectos destinados a desarrollar nuevas tecnologías que hagan más seguras la alimentación, las comunicaciones y el medio ambiente; y también que fuera mayor su contribución a las iniciativas diplomáticas destinadas a resolver conflictos como los de Sudán, Somalia y la República Centroafricana.
La insinuación de que Alemania podría tener más que ofrecer llega en un momento crítico para las relaciones internacionales, porque, como ha vuelto a evidenciar la reacción en sordina de Estados Unidos a los acontecimientos de Ucrania, la opinión pública estadounidense y sus cargos electos, temerosos de una guerra, rehúyen cada vez más la asunción de nuevas responsabilidades y quieren que otros Gobiernos sobrelleven también las cargas más pesadas. Aunque a la administración de Obama se le llena la boca con la ampliación del compromiso con Extremo Oriente y con la decisión de llegar a un acuerdo nuclear con Irán, su renuencia a involucrarse más en zonas conflictivas de Oriente Próximo como Siria, Egipto y Libia, así como su obsesión por la política interna y su propio año electoral, dejan claro que, en materia de política exterior, Estados Unidos no busca nuevos desafíos.
Por otra parte, tampoco otras grandes potencias se están precipitando a llenar el vacío. La delicada labor que supone remodelar la eurozona y sus normas sin mermar el apoyo a cambios dolorosos e impopulares dentro de cada uno de los países miembros hace que los Gobiernos europeos estén muy entretenidos. Francia ha sido la que más se ha empeñado en combatir a las milicias islámicas de Malí y otros lugares, y el apoyo del Reino Unido en materia de seguridad es vital, pero gran parte de los demás Gobiernos del continente carecen de medios para echarse más cargas a la espalda.
No cabe esperar que China asuma voluntariamente más responsabilidades internacionales en un momento en que sus dirigentes están poniendo en marcha uno de los programas de reforma económica más ambiciosos (y arriesgados) de la historia. En la actualidad, India, Turquía y Brasil, además de otros países emergentes, lidian con la contracción del crecimiento y con elecciones inminentes. Por otro lado, la incapacidad de Rusia para diversificar su economía y apartarla de su excesiva dependencia de las exportaciones de energía supone una sangría para la fortaleza del país a largo plazo.
Todo ello hace que escaseen los Gobiernos dispuestos y capaces de intervenir más en la solución de los conflictos del mundo y de contribuir a las iniciativas necesarias para crear un mercado mundial más seguro y predecible.
¿Qué ayuda puede prestar Alemania? Puede asumir nuevas responsabilidades que sirvan para alcanzar objetivos internacionales. Cuando Muamar el Gadafi anunció que iba a masacrar a un gran número de sus levantiscos súbditos en 2011, el Reino Unido y Francia dieron un paso adelante. Alemania, reacia al riesgo, lo dio hacia atrás. No cabe duda de que Merkel tiene riesgos de los que ocuparse, dentro de Alemania y en toda Europa. Hasta ahora, los ha gestionado con notable eficacia y el peligro de derrumbe de la eurozona se ha evitado en gran medida gracias a ella. Alemania también ha desempeñado un papel valioso en las negociaciones internacionales centradas en el programa nuclear iraní.
Sin embargo, como ha señalado Gauck, Alemania puede ya permitirse más acciones consensuadas con otros Gobiernos para intentar resolver conflictos e invertir en una economía mundial más predecible y próspera. Aunque sea a costa de que el Ejército germano asuma también un papel más activo.
Finalmente, hay que librarse de otro tabú de la posguerra: para tener una mayor influencia internacional, Alemania debería colaborar con Japón siempre que fuera posible, uno y otro aportando a un fondo común sus recursos para el bien común. Tanto el Gobierno alemán como el japonés se toparan con una considerable resistencia interna a esos cambios. Según sondeos recientes, en Alemania está claro que la mayoría se opone a que el Ejército de su país asuma un papel internacional de más peso. Igualmente, los votantes japoneses han dejado claro que les preocupa mucho más la apuesta de Abe por revitalizar la economía nipona que su prestigio internacional.
A pesar de esa constante renuencia, ha llegado el momento de que Alemania y Japón acepten responsabilidades internacionales de mayor calado, cargas acordes a su tamaño y riqueza. No cabe duda de que a las potencias tradicionales del mundo no les vendría mal su ayuda.”
Que sea necesario el liderazgo de Alemania no significa que vaya a ocurrir. Veremos qué pasa.
También he leído decenas de artículos hoy y durante el fin de semana sobre el fallecido Adolfo Suárez. Miguel Ángel Aguilar ha destacado su extraordinario poder de seducción; Fernando Vallespín su liderazgo y capacidad de decisión; José Juan Toharia,nuestro mejor sociólogo, cita a Alfonso Fernández Coronel en el cadalso (1353): “Esta es Castilla (España), que hace a los hombres y los gasta y que, pasado un tiempo, los rescata y realza”. Adolfo Suárez obtuvo una valoración entre 5 y 6 en los cuatro años y medio que dirigió el gobierno, llegó a bajar hasta el 3’7 en 1991 y finalmente un 7’9 en noviembre de 2010.
Álex Grijelmo ha destacado los rasgos de su encanto:
-       Siempre campechano
-       Contador de anécdotas
-       Sonrisa permanente
-       Confidencias continuas
-       Poco debate
Y me quedo con el histórico mensaje del 13 de junio de 1977 en el que solicitó el voto para su partido: “Puedo prometer y prometo” (en siete ocasiones). Parte de un nuevo horizonte, resalta la diferencia de su partido, hace siete promesas (compromiso) y cierra: “Con las asistencia de ustedes, desde la normalidad que estamos alcanzando, desde la moderación que nos inspira, desde el diálogo con todos los grupos y partidos, creo que seremos capaces de consolidar definitiva y firmemente una Monarquía democrática, capaz de dar respuesta realista a los problemas que nos acucian. Ese es, señoras y señores, nuestro horizonte”. Muy brillante.   

domingo, 23 de marzo de 2014

El aprendizaje en un tiempo sin héroes


Domingo de fútbol (entrenamiento de Zoe de 9 a 12, Clásico por la noche) y de lecturas.
Me han gustado especialmente tres artículos de la prenda de hoy. En primer lugar, la entrevista de Víctor Rodríguez a José Antonio Marina: “La ideología es a la educación lo que la mixomatosis a los conejos”. El maestro Marina, que se confiesa a sus 74 años como “bailarín frustrado”, nos aporta una serie de claves valiosas:
- No somos más miedosos que en el pasado. Lo que cambia es el desencadenante. Por ejemplo, tenemos miedo al futuro.
- El miedo es una de las pasiones que se puede instrumentalizar con más facilidad. Todo político tiene la tentación de instrumentalizar el miedo. El miedo lleva a la resignación, a la obediencia y necesitamos sociedades con coraje. Las sociedades revolucionarias de repente pierden el miedo.
- Los que pierden el miedo no son necesariamente los más oprimido, sino los que tienen un proyecto de amplitud vital.
- Hay resignación e incluso indignación, pero hemos alcanzado un nivel de vida en todo el mundo puede perder algo. El miedo ha calado profundamente.
- La valentía es la capacidad que tiene una persona de enfrentarse no solo con el peligro, sino con la dificultad y con el esfuerzo. Esta sociedad no solo tiene miedo al peligro, también al esfuerzo. Nos hemos intoxicado de comodidad.
- Vivimos en la era del aprendizaje. Tenemos que estar aprendiendo siempre. Se pueden aprender cosas como la valentía, la creatividad, la capacidad de que se nos ocurran buenas ideas…
- En España la educación ha estado siempre ideologizada. Siempre. Y la ideología es a la educación lo que la mixomatosis a los conejos, que no deja uno vivo.
- En la UP podemos gestionar entre 3.000 y 5.000 familias y el próximo curso, 10.000. Tenemos otra iniciativa de Ciudades con Talento, para reducir el fracaso escolar al 10%.
- Hay que tener mucha tenacidad. En España hay profesores excelentes, pero no están apoyados por el sistema. Hay un 15-18% de chicos muy conflictos, pero son la excepción.
- Hay una edad de oro para el aprendizaje, de los 6 a los 8 años. Y se ha descubierto otra, de 13-18 años.
- Tengo miedo a que les pase algo a las personas que quiero. No tengo un especial miedo a la muerte. Mantengo el miedo a hacer daño.
- Me cuesta muchísimo trabajo tener ideas fundadas sobre las cosas. ¡Cómo puede tener la gente tantas certezas!
Excelente entrevista al maestro, que tanto nos aporta.
Ignacio Camacho, gran periodista, nos ha hablado de un “Tiempo sin Heroes”: “Más que nostalgia de la Transición, el sentimiento que va dejando esta lenta despedida de Adolfo Suárez es una cierta melancolía comparativa que la resalta la desnudez de este tiempo sin héroes”. La democracia, consolidada, se vive como una rutina y no echa de menos a los héroes. Sin embargo, “en esta circunstancia de desamparo moral la sociedad se ha sentido huérfana no solo de liderazgos sino de ejemplaridades.” Por eso el expresidente, calificado por Ignacio Camacho como “audaz, honesto, digno, lleno de arrojo y de coraje”, contrasta con los personajes actuales, vulgares, sobrepasados por la emergencia. “Adolfo fue un capitán de barco que sorteó tempestades para naufragar en la playa”. Y el autor finaliza: “En un país de enanos no surge una cantera de gigantes. Nos hemos desacostumbrado a los héroes y ahora los reclamamos después de haber demolido sus estatuas”.
Sí, nos hemos desacostumbrado a los héroes. Sin embargo, pienso, como Marina, que hay esperanza. Me ha gustado, por último, la entrevista a José Múgica, presidente de Uruguay, país que en el último año ha sido elegido por The Economist por “su receta para la felicidad humana”. Múgica vive en una humilde morada y está aplicando valientes reformas. Uruguay era el sitio del que había que irse; era es al que hay que volver. El desempleo es del 6’5% y los salarios han recuperado el poder adquisitivo. En un mundo de crecientes desigualdades, el país hermano está haciendo lo posible y lo imposible por fomentar la equidad, desde el ejemplo del primer mandatario.
Mi gratitud a los héroes democráticos como Adolfo Suárez y José Múgica, y a quienes fomentan el aprendizaje, como José Antonio Marina, en un tiempo sin héroes.   

sábado, 22 de marzo de 2014

El riesgo de no involucrarnos en el coaching


He tenido el honor de inaugurar la tercera edición del Programa Superior de Liderazgo Innovador & Coaching Estratégico de ESIC Zaragoza. Más de 160 horas de:
-       Coaching. Conceptos clave y aplicaciones. Desarrollo del rol profesional del coach.
-       Metodología y práctica del coaching estratégico.
-       Herramientas de desarrollo en coaching.
-       Aplicaciones especializadas en coaching (coaching de equipo, coaching de carrera y marca profesional).
-       Sesiones de supervisión en coaching.
-       Prácticas como coach.
-       Prácticas recibiendo coaching como pupilo.
Mi gratitud a Elena, Esteban, Fernando, Javier, Marcos, Patricia, Reyes, Sara, Sonia, Susana, a Cristina y Marta, a Javier y Antonio por su participación en este Programa.

También me siento sumamente agradecido al elogio público del maestro José Antonio Marina ayer con ocasión de la concesión del premio Líder Humanista. Una laudatio formidable la de JAM. Nos habló de aprendizaje, de cómo nuestros caminos se han ido entrecruzando durante los últimos 20 años, del desarrollo (un gran océano en el que destaca nuestro querido José Antonio) y del coaching ejecutivo (un pequeño barco en el que me siento honrado de haberme alistado), de sus libros favoritos entre los que un servidor ha escrito: “La sensación de fluidez”, “Clase Creativa” y “Del Capitalismo al Talentismo”, de la inteligencia aplicada (como ejemplo, el debate sobre quién era mejor médico, si el Dr. Jiménez Díaz o el Dr. Gregorio Marañón). Impresionante y muy emotivo.
Y Yolanda Sáenz de Tejada, la mejor poeta de España en mi modesta opinión, recitó un poema que había creado para la ocasión. En cuanto me lo envíe Yolanda, lo compartiré contigo a través de este blog.
El Coaching, como proceso de acompañamiento en el que el/la coach ayuda al pupilo a reflexionar y descubrir sus puntos fuertes y oportunidades de mejora para elaborar un plan de acción y alcanzar sus objetivos, ha venido para quedarse. Ya sabes: un/a profesional no involucrado en el coaching es como un/a deportista autodidacta. Piensa (o al menos se comporta) en el talento como si fuera algo fijo. En realidad, el talento que no se aprecia se deprecia. El talento, como inteligencia triunfante, como capacidad por compromiso en el contexto adecuado, necesita de autodiagnóstico y de acción, de voluntad y de perseverancia, de foco (siempre es mejor enfocar a partir de un fructífero diálogo interpersonal) y de insistencia.
“¿Cómo es posible que Gregorio Marañón pudiera ser tan polifacético, hacer tantas cosas y hacerlas tan bien?”, se preguntaba ayer José Antonio Marina. Porque era un “trapero del tiempo”. Aprovechaba los retales de aquí y de allá.
En su “Cuaderno de apuntes”, Gregorio Marañón escribió: "No desperdiciar ningún resto del tiempo. Ser trapero del tiempo. Éste es el secreto del trabajo" y "Vivir no es sólo existir, sino existir y crear, saber gozar y sufrir y no dormir sin soñar. Descansar, es empezar a morir".
Mi buen amigo Martín Hernández Palacios, historiador (autor de una estupenda biografía de Álvaro de Bazán), diplomático y DG de Aliter, tiene preparado un libro sobre Gregorio Marañón y sus lecciones para la empresa. Tomo como misión personal que logre publicarlo, para que lo disfrutemos. Y me propongo leer/releer las grandes obras de Gregorio Marañón: “El Greco y Toledo”, “Amiel; Don Juan”, “Antonio Pérez”, “Tiberio”, “El Conde Duque de Olivares”, etc. Tiempo al tiempo.

viernes, 21 de marzo de 2014

Premio Líder Humanista


Hoy se ha celebrado el IV Foro Liderazgo Empresarial y Humanismo, organizado por Aliter. Ha dado la bienvenida Miguel Ángel Recio, DG del INAEM. Posteriormente lo ha inaugurado Pilar Gómez-Fabra, Directora de RRHH de Acciona Agua. Posteriormente, Jaime Olmedo (Real Academia de la Historia) nos ha hablado de la importancia de la lectura para el directivo, y el abogado José María Ruiz, de la RSC.
A las 11, José Antonio Marina ha hecho la laudatio del premiado como Líder Humanista 2014, que ha recaído en un servidor. Un grandísimo honor que me hayan concedido este galardón, en el que me preceden nada menos que Antonio Garrigues, Laura González-Molero y Carlos Espinosa de los Monteros. Ni en el mejor de mis sueños podía imaginar que el maestro Marina me podría entregar un premio como éste.
Humanismo y Liderazgo. Ya sabes que el Humanismo es un movimiento intelectual, filosófico y cultural que se inició en algunas ciudades italianas en el siglo XIV, con grandes figuras como Dante Aligheri, Petrarca y Bocaccio. Humanitas significa “filantropía”, amor a nuestros semejantes, y también un tipo de letra que sustituyó a la gótica. Ya sabes que me encanta saber quién es el padre o la madre de un concepto tan importante como el Humanismo. En este caso, fue el toscano Coluccio Salutatti (1331-1406), que en 1369 llamó “studia humanitatis” a un tipo de aprendizaje distinto a la educacion escolástica, los “studia divinitatis”. Humanismo, que proviene de humano, el/la que se hace “humo”, tierra o polvo. ¿Qué provoca el Humanismo? Una cuádruple causa: la llegada de sabios desde Constantinopla (1453) a Europa Occidental, especialmente a los estados italianos, el Papado de Nicolás V y Pío II, los mecenas (Medici, especialmente) y las universidades (Alcalá, Lovaina).
Para mí, el “Top Ten” de los grandes humanistas está formado por Leo Battista Alberti, Lorenzo Valla, Alfonso de Palencia, Marsilo Ficino, Antonio de Nebrija, Erasmo de Rotterdam, Tomás Moro, Juan de Valdés, Juan Luis Vives y Michel de Montaigne. Tuve la ocasión de estudiar su vida y obra, especialmente la de Erasmo, Tomás Moro y Juan Luis Vives, en “El triunfo del humanismo en la empresa”, una obra que a le gusta mucho a mi buen amigo Martín Hernández, DG de Aliter (la mejor Escuela de Negocios en Biotecnología y una de las mejores en Estudios Internacionales).
Liderazgo: un aspecto esencial a lo largo de la historia, desde Alejandro Magno a Nelson Mandela. Científicamente, existe desde 1961 gracias a Warren Bennis y está, como diría la Dra. Silvia Damiano, “upside down” (patas arriba; así se llama su próximo libro, que se publicará el 10 de abril). En cinco décadas, hemos vivido sucesivas “olas” de Liderazgo, desde el poder de la Visión (precisamente a partir de Bennis) hasta el Modelo i4 de NeuroLiderazgo: Intuición, Imaginación, Inspiración, Integración. Como nos ha enseñado el maestro Marina, Inteligencia Emocional e Inteligencia Ejecutiva.
Humanismo y Liderazgo convergen en el Talento, porque, como bien sabes, estamos entrando en el Talentismo, en la era en la que el Talento es más escaso –y valioso- que el Capital. Las empresas humanistas (Human Age) atraen, fidelizan y desarrollan el talento individual y colectivo. El Liderazgo es talento para influir decisivamente en los demás.
Mi profunda gratitud  a tod@s l@s que han hecho posible la concesión de este premio.
En el resto de la jornada, ponentes de la categoría de Alfredo Alvar (CSIC), Jesús Zorrilla (Clínica Universidad de Navarra), la experta en Liderazgo Maitena Servajean, el empresario Alberto de Zunzunegui, Ana Eulate (Top 100 mujer líder), Maribel Riaza (Everest), el arabista Justo Lacunza, el catedrático de Historia José Ignacio Ruiz, Ofelia Marín-Lozano (1962 Sicav), Elena Gil (presidenta del IWF Spain) y el filósofo Antonio Medrano. ¡Qué fabuloso plantel de humanistas!




jueves, 20 de marzo de 2014

Lo que significa ganar


Ayer, día del padre, le pregunté a mi hija Zoe por la mañana si me iba a felicitar. “Cuando te entregue el regalo, esta tarde”, me contestó. Al volver a casa, me dio una “medalla de oro” que había ganado en el torneo del colegio, el SEK, en la jornada que llaman “Fair Play”. “he marcado el primer gol de la final”, me dijo. Tuvo el temple de jugársela (si no hubieran ganado, podría haber llegado con las manos vacías) y ganar para ofrecerme su triunfo.
“Ganar no es importante, es lo único”, exclamó el mítico entrenador Vince Lombardi. No sé si tanto; sin embargo, aprender a ganar (y aprender a perder para terminar ganando) es esencial. En el campeonato de ayer del SEK, el primer partido del equipo de Zoe acabó en empate. Mal presagio (como mala fue la derrota de La Roja ante Suiza en el primer encuentro del Mundial 2010); la diferencia está en que aprendieron (el error como fuente de aprendizaje y desarrollo, frente al fracaso como algo que te hunde porque afecta negativamente en tu autoconfianza) y salieron adelante. Victorias en cuartos, semifinales y la final.
Jorge Carretero, portavoz de la Real Federación Española de Fútbol, y un servidor hemos escrito en algún libro sobre los valores (en el deporte y en la empresa) y sobre lo que significa saber ganar y saber perder. Ganar proviene etimológicamente del germánico ‘waidanjan’, que significaba “cazar, buscar comida” y éste a su vez de la raíz indoeuropea ‘wei’, que era “esforzarse por algo”. De ahí deriva el francés antiguo ‘gaaigner’ ( cultivar la tierra) y el inglés ‘gain’ (ganancia). En italiano, ‘guadgnare’ es ganar dinero.
¿Se trata de ganar? Winston Churchill escribió: “Cuando se gana una guerra casi todo lo sucedido parece correcto y sabio”. El mencionado Lombardi que ganar es un hábito (y que, desgraciadamente perder también lo es), que más importante que la propia victoria es el deseo de ganar en sí mismo y que el precio del éxito es esfuerzo, dedicación y determinación, porque “los vencedores nunca abandonan y los que abandonan nunca vencen”. En sus palabras, la perfección no se alcanza jamás, pero la búsqueda de la perfección es lo que significa la excelencia.
Gracias, Zoe, por esta lección que me has regalado a través de lo que significa esta medalla de oro en los campeonatos de tu colegio.
En el Top 10, el Papa Francisco (77 años), Ángela Merkel (59), Alan Mullaly (CEO de Ford, 68), Warren Buffet (CEO de Berkshire Hathaway, 83), Bill Clinton (68), Aung San Suu Kyi (Premio Nóbel de la Paz, 68), General Joe Dunford (Comandante de EE UU en Afganistán, 58), Bono (53), el Dalai Lama (78) y Jeff Bezzos (CEO de Amazon, 50).
Las 9 parejas poderosas son los Clinton (Hillary y Bill), la congresista Gabrielle Giffords y su marido el astronauta Mark Kelly, los abogados Ted Olson y David Oiles, Bill y Melinda Gates, el periodista Glen Greenwald y la documentalista Laura Poitras, los emprendedores sociales Jacqueline Novogratz (Acumen) y Chris Anderson (TED), las megaestrellas de la música Beyoncé y Jay-Z, las comediantes Tina Fey y Amy Poehler, los emprendedores sociales Alan Khazei y Vanessa Kirsch.
Fortune también nos relata los grandes líderes en la gran pantalla: el presidente Andrew Shepherd, Aragorn (“El señor de los anillos”), Babe (“El cerdito valiente”), el Capitán Kirk (“Star Trek”), el Capitán Miller (“Salvad al soldado Ryan”), Crysta (“Ferngully”), Danny Ocean (“Ocean’s Eleven”), Dumbledore (“Harry Potter”), Elle Woods (“Una rubia muy legal”), Ellen Ripley (“Alien”), Elsa de Arendelle (“Frozen”), Gordon Bombay (“Somos los mejores”), Kesuke Miyagi (“Karate Kid”), M (“James Bond”), el presidente James Marshall (“Air Force One”), Tony D’Amato (“Un domingo cualquiera”), Torrance Shipman (“A por todas”), Violet Newstead (“Cómo eliminar a su jefe”), Woody (“Toy Story”), Yoda (“La Guerra de las Galaxias”). ¡Vaya galería de líderes! Como frase representativa, la del maestro Yoda: “Try not. Do or do not. There’s no try” (“No lo intentes. Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”).
Y finalmente, el ex presidente Clinton nos da una serie de consejos sobre el Liderazgo: “el Liderazgo significa llevar a la gente junta en pos de una causa común, desarrollar un plan para alcanzarlo y perseverar hasta que el objetivo se logra”. Se necesita determinación, flexibilidad, valentía, sentido común (para escuchar a las personas e involucrarlas) y fortaleza para admitir los propios errores. ¿Cómo aprendió a ser líder? Observando y escuchando a las personas. ¿Sus líderes favoritos? Nelson Mandela, Yitzhak Rabin, Helmut Kohl, Bill y Melinda Gates, Muhammad Yunnus y Fazle Abed, Aung San Suu Kyi.
En un mundo VUCA, liderar supone “see around corners” (ver alrededor de las esquinas) y apelar a la acción. “Los líderes son humanos y poseen mucha energía. En un mundo VUCA, debemos enfocar esa energía en las áreas más rentables para nuestra organización. Nuestra prioridad debe ser dotarnos de una visión clara que dirija las acciones de nuestra empresa.  Cuanta más claridad sobre lo que queremos conseguir, mejor ejecutaremos en este mundo volátil, incierto, complejo y ambiguo”, General George W. Casey Jr., que ha luchado en Bosnia, Kosovo e Irak, donde ha servido como General en Jefe de la fuerza multinacional. Ahora es profesor en Cornell y consultor.       

miércoles, 19 de marzo de 2014

El aprendizaje de la valentía, por José Antonio Marina


Reuniones comerciales con empresas de diferentes sectores: alta tecnología, automovilístico, financiero y de servicios.
El último libro del maestro José Antonio Marina se titula “Los miedos y el aprendizaje de la valentía” e incluye un texto práctico para superar los miedos. Se trata del séptimo volumen de la Biblioteca UP (Universidad de Padres), el proyecto vital de JAM: una serie de libros sobre educación y aprendizaje (lo que Marina llama “actividad fundacional de la especie humana”). La educación y el aprendizaje es además la inversión más rentable (como demostró el Premio Nobel de Economía James Heckman), me permito añadir.
En el prólogo, José Antonio cita a Osho:
“No puedes ser sincero si no eres valiente.
No puedes amar si no eres valiente.
No puedes confiar si no eres valiente.
No puede investigar la realidad si no eres valiente.
Por lo tanto, la valentía va primero
y todo lo demás va después”.
Y nos recuerda que el lema del Renacimiento era “vivir resueltamente”, con valentía. El autor divide el libro en ocho capítulos:
1. Cartografía de los miedos. Debemos diferenciar el miedo (ansiedad ante una amenaza concreta) de la angustia (ansiedad sin desencadenante claro). Hay miedos normales, exagerados y patológicos. En THE COURAGE FACTORY, “contrata” al Dr. Christophe André, que dirige la unidad de ansiedades y fobias del Hospital Saint-Anne en París: el 23% de los miedos infantiles pueden enmascarar problemas de ansiedad que conviene tratar.
2.   Completando la cartografía. Miedos innatos y miedos adquiridos. La patología de la ausencia de miedo (Robert Hare, Universidad de British Columbia). En TCF, cuatro investigadores de la neurología afectiva: Edmund T. Rolls (Oxford), Joseph LeDoux, Antonio Damasio y Richard J. Davidson. “El temperamento se puede cambiar” (por entrenamiento de la atención y terapias cognitivo-conductuales).
3. El aprendizaje de los miedos. Caso de Kafka. El temperamento es un sistema de interpretación, una predisposición a responder afectivamente a un suceso según una pauta estable. Hay niños con tono hedónico positivo y otros más vulnerables, más activos o reactivos, más o menos sociables, más perseverantes o inquietos. “Ayudar a formar unos ‘esquemas de miedo’ adecuados es el eje central de la educación del miedo”. Los miedos se aprenden por tres vías (Rachman): condicionamiento, aprendizaje observacional (vicario), transmisión de informaciones sobre estímulo-respuesta. Impotencia aprendida (Seligman). El miedo puede tener una función educativa. En TCF, otros cuatro investigadores, esta vez sobre “esquemas del miedo”: Albert Ellis, Aaron Beck, Jeffrey Young (esquemas destructivos) y Leslie Greenberg.
4. El miedo y el afrontamiento. El miedo es el fin de un proceso y el comienzo de otro. Estrategias buenas y malas: el papel de los padres es determinante. En TCF, Richard Lazarus, Ronald Brill,
5. La valentía. Valiente es quien se atreve. La ecuación de la valentía es fortaleza personal / miedo. La Valentía no es ausencia de miedo, es un estilo de afrontamiento activo. Se trata de aumentar la fortaleza y disminuir el miedo. TCF: John Coates (“La biología de la toma de riesgos”), Jon Kabat-Zinn (mindfulness), teatro.
6. La caja de herramientas. Métodos: de psicología conductista (modificar comportamientos), cognitivo (creencias) y cognitivo-conductuales. Para el “proyecto de valentía”: Actitud proactiva, aprender a inhibir la respuesta, Control de la atención, educar el habla interior, Cambiar el poder de los desencadenantes del miedo, Elevar la autoconfianza, ampliar posibilidades (optimismo, esperanza, grandes expectativas), aumentar la resistencia a la frustración, la resistencia al esfuerzo y el compromiso. Una hoja de ruta impresionante. En TCF, Sean T. Hannah (West Point).
7. Los miedos infantiles. Los niños tienen su biografía. La ansiedad, el miedo a la oscuridad, a la separación, escolares, la timidez, manías, miedo a hablar… TCF: Francisco Xavier Méndez (Universidad de Murcia), Mª Inés Monjas.
8. Los miedos adolescentes. Los miedos de la adolescencia, los problemas más frecuentes (del 46% al 80% de los sucesos estresantes de l@s adolescentes son relativos a relaciones personales). Miedos a la evaluación y al rechazo, a ruborizarse, a la autoevaluación, timidez y fobia social, acoso escolar. En TCF, Richard Brooks, que enseña resiliencia en los niños. Proyecto Jirafa.
José Antonio Marina concluye el libro con un decálogo impresionante.
“Los miedos y el aprendizaje de la valentía” es un texto imprescindible para desarrollar la valentía, algo tan necesario.
Mi gratitud al gran José Antonio Marina, maestro de maestros, y a mis interlocutores de hoy, que me han hecho muy feliz: Jorge, Manu, José Miguel, Juan, Pepe, Mathias, Elena, Javier, Fernando, Mariola, Raúl, Loles, Sonsoles y Santiago.