Páginas vistas en total

lunes, 29 de febrero de 2016

El transformador de Altamira y el miedo a ser devaluado

Lunes en Madrid de reuniones internas, preparación de propuestas estratégicas y entrevistas comerciales. Inicio de una semana intensa, en la que mañana recibirá el premio El Talento 2016 en su categoría de mejor directiva mi admirada Laura González Molero, CEO de Bayer para América Latina. Laura es una de las mejores ejecutivas que conozco y tuvo la generosidad de prologar ‘Por qué necesitas un coach’.
He lamentado muchísimo la pérdida de José Antonio Lasheras, Director del museo de Altamira, fallecido en accidente de tráfico en la carretera que unía Altamira con Atapuerca. La ruta de la evolución humana. Robert Sala, director del Institut de Paleoecología Humana i Evolució Social, le llamó en el obituario de La Vanguardia “El transformador de Altamira”. Pablo Herreros, en El Mundo, escribió que era “uno de los mejores amigos de los bisontes y las ciervas de las cuevas de Altamira”. Todo un Indiana Jones, un Quijote que durante 25 años puso en valor uno de los principales símbolos de la prehistoria. Hizo de Altamira su gran causa, con un liderazgo que jamás olvidaremos.
De la prensa del pasado fin de semana, me quedo con la investigación de Michael J. Gill ‘Identidad de élite y ansiedad por el estatus: un análisis fenomenológico interpretativo de los consultores de gestión (Organization, vol. 22,3), comentada por Luis Jiménez. Gill entrevistó a consultores de una firma presente en 50 países, considerados grandes profesionales, muy dedicados, trabajando a gran presión. No muestran su estrés “porque pensarán que no sirven para la empresa”. El miedo no está en los proyectos, sino en ser expulsado del sistema. “Si no estuviera trabajando aquí, no formaría parte de esto”. Tres hallazgos: la construcción de una “identidad de élite” es fundamental para la imagen distintiva de estos consultores, la imagen ayuda a reforzar el compromiso con la firma, ansiedad flotante (tensión entre lo que los profesionales sienten que son y la posibilidad de ser despedidos). Como dirían en La Masía, “frente al miedo, el equipo”.
También en La Vanguardia, el artículo de Jordi Palafox sobre ‘El empleo y las revoluciones industriales’: en dos décadas, las innovaciones eliminarán la mitad de los empleos hoy existentes. Mientras unos desaparecen, otros se crean. Justo Barranco comentaba el nuevo libro de Manuel Castells: ‘De la crisis económica a la crisis política. Una mirada crítica’. Artículos de este gran sociólogo desde el 27 de septiembre de 2008 (las raíces del desastre financiero) al 13 de enero de 2016 (la sesión inaugural del Congreso de los Diputados). “Habrá que aprender a compaginar los estertores de una vieja economía descerebrada, los albores de una nueva economía de la innovación y la expansión de un tercer sector de actividad en donde en lugar de vivir para pagar el consumo vivamos para consumir nuestra propia vida sin intermediación monetaria”.
En El Mundo, las ‘Ideas’ de José Antonio Marina, esta vez sobre la ley de Revans: “Para sobrevivir, una organización tiene que aprender al menos con la misma rapidez con que cambia el entorno”. La fórmula del progreso es aprender a investigar, a desarrollar posibilidades, a innovar. Entrevista de Manuel Hidalgo a otro sabio, Fernando Savater (San Sebastián, 1947). Nuestra mejor virtud es la generosidad y el peor defecto, la perduración de los rencores. Nuestro mejor hecho histórico, la Transición; el peor, los asesinatos de ETA. Nuestro mejor personaje histórico, Jovellanos. El libro que mejor nos retrata: ‘La Biblia en España’, de George Borrow. A Savater le gustaría que el cuadro que mejor nos define fuera ‘La rendición de Breda’, mas se teme que es ‘Duelo a garrotazos’. La cinta más emblemática, ‘Bienvenido Mr. Marshall’ y la canción, ‘Asturias, patria querida’. Tópico: “La envidia es el pecado nacional. Lo malo es que es verdad”. De Emprendedores & Empleo, ‘Gestores de talento… a su pesar’ (un lúcido análisis de Montse Mateos sobre ‘Ave, César’ de los hermanos Coen y la industria de Hollywood en los 50). De PAPEL, apenas una frase de Luis Martínez: “En una sociedad con un importante déficit de atención sólo cuenta la distracción”.
Y de El País, ‘Nostalgia atávica de liderazgos’, del profesor del Insead José Luis Álvarez: “El talento televisivo de los nuevos les ha facilitado plataformas para entrar al mercado electoral”. El artículo de Moisés Naím sobre China: ‘El enredo no es solo económico’. En Negocios, la entrevista de David Fernández a Alfonso de Gregorio, uno de los mejores gestores de fondos: “La calidad del equipo directivo es un factor importante que te puede evitar algunos disgustos”. Artículo de Carmen Sánchez-Silva sobre la Fundación SERES y la metodología RSC2: en 43 proyectos, un impacto de 73 M €. En el Semanal, reflexión de Rosa Montero sobre un estudio de la Universitá di Roma (muestra de 1.100 individuos) sobre hábitos de lectura y felicidad. Los lectores, 7/10. Más de medio punto respecto a quienes no leen. “¡Qué inmensa soledad la de quien no lee!”, comenta Rosa. Porque “el ser humano es una criatura vitalista, adaptativa y tenaz”. Sí, si quiere. Si no, se abandona.

Mi gratitud a Robert y Pablo, a José Antonio, Fernando, Manuel, Jordi, José Luis, Moisés, Carmen y Rosa, que nos ayudan a tratar de entender qué está pasando en este mundo aceleradamente VUCA.     

domingo, 28 de febrero de 2016

El Renacido, Orden mundial y supervivencia

He estado leyendo ‘Orden Mundial’ de Henry Kissinger. Nacido hace 92 años en Alemania, de origen judío, el Dr. Kissinger ha sido Secretario de Estado con Richard Nixon y Henry Ford; en 1973 recibió el premio Nobel de la Paz.
En este grueso volumen (431 páginas), el autor reflexiona sobre el carácter de las naciones y el curso de la historia. “Jamás ha existido un verdadero orden mundial”. Parte de la Paz de Westfalia, que dio lugar a la Guerra de los 30 años en 1648, mira hacia a atrás en Europa (el Imperio Romano, Carlomagno, Carlos V) y luego hacia delante: la revolución francesa y Napoleón, el enigma ruso, el Congreso de Viena, la I Guerra Mundial, la Segunda, la Unión Europea (Adenauer, Schumann, De Gasperi) y el futuro de Europa: “la evolución política de Europa deben decidirla los europeos”.
Dedica el Dr. Kissinger otros capítulos al Islamismo y Oriente Próximo (lo titula “un mundo en desorden”, desde el Imperio Otomano hasta la actual lucha entre suníes y chiíes, con especial atención a la Primavera árabe y el cataclismo sirio) y la multiplicidad de Asia (Japón, China, India). Como era de esperar, la mitad del libro es sobre el papel de Estados Unidos en el orden mundial: “Actuar por toda la humanidad”. Desde Tocqueville a Jefferson, Monroe y Hamilton. “Estados Unidos no era simplemente un país, sino el motor del plan divino y epítome del orden mundial”. Theodore Roosevelt, la guerra de Cuba y el canal de Panamá (“hablar suavemente y llevar un bastón grande”). Wilson: EE UU como la conciencia del mundo. Franklin Roosevelt: el nuevo orden mundial desde la confianza personal. La guerra fría con Harry Truman. Las guerras de Corea y Vietnam (ruptura del consenso nacional). Richard Nixon y la apertura hacia China, Gerald Ford y la renovación, Reagan y el fin de la guerra fría. George Bush: Afganistán e Irak. En el futuro, tecnología, equilibrio y conciencia humana. Estados Unidos es para Kissinger “una superpotencia ambivalente”. Y concluye: “El sentido de la historia es algo que debemos descubrir, no proclamar”. Buen texto, de un estadista con amplia capacidad de reflexión.
‘El renacido’. He estado leyendo la entrevista de Irene Crespo a Leonardo di Caprio en Club+ Renfe. Después de un cuarto de siglo en la industria de Hollywood (desde ‘¿A quién ama Gilbert Grape?’ y ‘Titanic’ a ‘El lobo de Wall Street’, pasando por ‘Romeo y Julieta’, ‘Django desencadenado’, ‘Origen’ o ‘El gran Gatsby’) ahora se ocupa sobre todo de conservar el planeta luchando contra el cambio climático (fue distinguido en el pasado Davos por ello).
La película, que dura más de 2’5 horas, está ambientada en Dakota en 1820 y trata de Hugh Glass, un supuesto personaje histórico al que atacó un oso Grizzly, le dieron por muerto y enterrado; sigue adelante por el amor a su familia. Una historia de voluntad filmada por Iñárritu que ha conseguido 12 nominaciones a los Óscar (entre ellos, Mejor película, director y actor). “La naturaleza como el Dios furioso y primitivo del Antiguo Testamento”. Es “un auto sacramental de extrema crudeza donde la iluminación (la esencia del cine de Iñárritu) adquiere visos de experiencia única, de sangrienta comunión”. Un servidor reconoce la excelente factura técnica y la sacrificada interpretación de Di Caprio, si bien me ha parecido un tostón.
No es casualidad. Como ponía de manifiesto hace unos días Catherine Redford (Oxford), el cine de supervivencia está bien considerado: además de ‘El renacido’, el remake de ‘Mad Max’ (10 nominaciones a los Óscar) y ‘Marte’ (7 nominaciones). Ambientes hostiles, de ciencia-ficción, de naturaleza indómita que requieren de concentración y determinación. Héroes individuales luchando por la supervivencia. Robinsones que pueden enseñarnos que, en un ambiente de enormes amenazas (terrorismo, catástrofes ecológicas, virus) no queda otra que volver a los principios genuinamente humanos.

Particularmente, prefiero el cine que me divierta, que me emocione positivamente, que me haga pensar sin pasarlo mal. Como ‘Mi gran noche’, que he comprado hoy por menos de 10 euros con el periódico. Una gamberrada de Álex de la Iglesia que le agradecemos los espectadores. Y por supuesto, también he empezado el curso de chino de mi amigo Anxo Pérez. Gracias, Anxo por tu generosidad y sabiduría.                  

sábado, 27 de febrero de 2016

Amor y Humor en la Educación. Alonso Pulido y sus 13 maestros

Este sábado Zoe estaba convocada a las 8’10 de la mañana en San Sebastián de los Reyes para disputar el partido de Liga contra el Juventud Sanse. Un horario diferente, un día distinto.
Disfruté muchísimo del Fornax 2016 en Lleida, donde conocí al mago Óscar de la Torre, a la DJ Viki Ramírez que presentó la conferencia con mi amigo Vicente Javaloyes y a “Aryuna” Alonso Pulido. La ciudad de los últimos templarios tiene siempre mucho que ofrecernos.
He tenido la oportunidad de leer el libro de Alonso Pulido, ‘Amor y Humor en la Educación’. Alonso es un sevillano de Dos Hermanas, nacido hace 42 años, que tuvo éxito trabajando por cuenta ajena y como empresario, pero a quien no sentirse a gusto con lo que hacía le costó crisis de ansiedad (cinco visitas a urgencias por taquicardias) y una posterior depresión que le tuvo en un sofá un año entero. Salió de aquello como el ave Fénix y decidió darse a los demás, a niñ@s , madres/padres y profesores, poniéndose un chaleco multicolor que nos devuelve a tod@s a la infancia y nos remueve la consciencia a base de bien.
Me gusta su método. Nos anima a gritar “me lo llevo” (y con la mano derecha “llevarnos la idea al bolsillo) cuando cualquiera de sus lecciones queremos aplicárnoslas, nos recuerda que cuando nos preguntamos “¿quién soy?” llevamos el dedo índice no a la cabeza, sino al corazón, nos propone decir “merece la alegría” y no el desgraciadamente habitual “merece la pena”, define el Ahumor (Amor & Humor) como la utilización de la mente a nuestro servicio (gratitud, apertura, cariño, servicio, escucha). “La escuela no debe sólo enseñarnos a ganarnos el pan, sino a disfrutar de cada bocado”. Mirar a los ojos para sentir de corazón a corazón (“quien no me mira no me siente”), utilizar conscientemente las palabras positivas, elegir cómo vivir la vida, liderar mediante el ejemplo (“Si quieres que sonría, sonríe; si quieres que baile, baila; si quieres que sea feliz, sé feliz”), saber que la persona más importante del mundo eres tú (me ha recordado las instrucciones de seguridad en los aviones: ponte primero la máscara de seguridad para después ponérsela a tus hijos), afilar el hacha, que verdader@s expert@s determinen tu valor, saborear el silencio, estar “presente” como un regalo de la vida, pensamiento positivo de verdad (¿Buena Suerte? ¿Mala Suerte? Será para bien), sonreír (“un día que no sonríes es un día perdido”, Chaplin), amar con la emoción y con el cuerpo (“el gesto de amor que no realizas, no existe”). “Enseñar es aprender de nuevo”. “Todo parece imposible, hasta que se hace” (Nelson Mandela). “Todos somos unos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad para trepar a un árbol, vivirá su vida entera creyendo que es un inútil” (Albert Einstein).
Gracias, Alonso, muchísimas gracias. Tu sabiduría no es por generación espontánea, evidentemente. En la bibliografía, te refieres a grandes maestros como Eric Rolf (‘La medicina del alma’), José María Toro (‘Educar con corazón’), Wayne W. Dyer (‘Tus zonas erróneas’), Eckhart Tolle (‘El poder del ahora’), Jorge Bucay (‘Cuentos para pensar’), Deepak Chopra (‘Las siete leyes espirituales de nuestra vida’), Miguel Ruiz (‘Los cuatro acuerdos’), Masaru Emoto (‘Mensajes del agua’), Luz Albor (‘Cuando el corazón se expresa’), Guillermo Castillo (‘Filosofía para una vida zen-si-ya’), Carlos González (’23 maestros, de corazón), Cristian Herrera (‘Método R.I.S.A.’) y Enrique Simó (‘El regalo de la paz’). ¡Qué equipazo! Así es segura la remontada hacia la alegría y la felicidad.

En la dedicatoria de su libro, Alonso Pulido me apunta que nos seguiremos encontrando en los escenarios de cualquier lugar del planeta. Es seguro, porque ya me tiene como fan. Por cierto, ¿por qué le llaman “Áryuna”? Como sabes, es uno de los héroes del poema hindú MajaBahrata. Quiere decir, “claro como el amanecer”. Áryuna era un excelente arquero, arquetipo de una persona íntegra y equilibrada. Una mente sana en un cuerpo sano, un combatiente contra la oscuridad. Como Alonso, con su mujer Rocío y sus hijos Miguel y Rocío, maestr@s de vida para quienes cumple su propósito.

viernes, 26 de febrero de 2016

Recolocación, las 10 claves de las empresas Human Age y el Camino de Santiago

Viernes desapacible en Madrid. Esta mañana hemos estado con Leo Farache, ex DG de Movierecord, autor de ‘Los diez pecados capitales de los jefes’ y uno de los más grandes del marketing en España. Nos ha contado proyectos estupendos que han lanzado desde MasCuota, como ‘Educar es Todo’. Atención a dos espléndidos vídeos de Gestionando Hijos, uno de Fernando Botella, ‘La vida es chula’ (www.avanzo.com/videos/visorcdn/visor_cdn_black_dp.htm?folder=demos_2014/gestionando_hijos&video=FBotella_vida_chula_beta05.mp4) Talento, Ilusión (Entusiasmo) y Perseverancia;  otro de Carles Capdevila, ‘Educar con humor’. https://www.youtube.com/watch?v=dd_z-pnGKaU Gracias, Leo, eres un fenómeno.
De la prensa de hoy, me quedo con ‘Ya puedes encontrar un nuevo empleo en menos de 5 meses’ de Arancha Bustillo. Opinan l@s líderes de las tres grandes compañías del sector: María José Martín (DG de Right Management), Nekane Rodríguez (DG de Lee Hecht Harrison)  y Juan José Berbel (DG de MOA). Según un informe de esta última compañía, los tiempos en la recolocación profesional se han reducido de 6 meses a 4’8 meses (un 20% menos). El 30% de los participantes en estos programas logra una mejora salarial. María José nos recuerda el estudio ‘Human Age 2.0.’ presentado en Davos, según el cual los salarios permanecen estancados desde una década, si bien los Haves (con habilidades tecnológicas como NET, SAP, etc) sí cuentan con una progresión”. Los puestos más demandados son oficios manuales cualificados, técnicos cualificados, ingenieros, perfiles IT, secretarias y personal administrativo, conductores, personal de enfermería, personal contable y financiero, profesores y profesionales del área jurídica”. Se necesita saber idiomas, buen perfil digital y construir una marca personal con presencia en las redes. Luis Miguel Peña, de Llorente & Cuenca, asegura que los programas de recolocación son importantes para las compañías porque “el talento elige empresa de la misma manera que los clientes escogen productos”. Las redes sociales son un poderoso altavoz. “Todos queremos estar en un sitio en el que nos traten bien, como personas y como profesionales”, también cuando prescinden de nosotr@s. Buen artículo, Arancha. Mi gratitud además a Mª José, Nekane, Juanjo y Luis Miguel.
He estado leyendo ‘Camino de Santiago desde Madrid’ de mi buen amigo Antonio García Vaquerizo, un gran empresario (para un servidor, un empresario es un emprendedor que lleva más de tres años “vivo” como tal), un amante de su localidad, Pinto, una excepcional persona. Antonio hizo el Camino del 5 al 25 de septiembre de 2013 (había estado con él en Soria, en un estupendo curso de David Serrato, unas semanas antes). En tres semanas, Pinto-Madrid-Manzanares-Segovia-Santa María La Real-Coca-Valladolid-Medina de Rioseco-Villalón-Sahagún-León-Astorga-Ponferrada-O Cebreiro-Palas-Arzúa-Santiago de Compostela. Leyendo sus páginas, me imagino escuchando a Antonio, siempre tan sabio y apasionado. Nos propone desde qué llevar en la mochila (55 litros, 24 artículos) hasta frases célebres como “El camino es la meta” (Confucio) o “No son las circunstancias las que te crean, eres tú quien las creas” (Disraeli).
Esta experiencia del Camino de Santiago me ha recordado las diez claves de las Human Age companies, las empresas Human Age. He tenido la suerte de escuchar a Juan Ignacio Apoita, consejero del Human Age Institute, estas diez claves en varias ocasiones y lo considero todo un diagnóstico de supervivencia organizativa. Son éstos:
1.     Visión y Propósito.  Empresa y Sociedad
2.     Actitud proactiva ante la innovación y la gestión del cambio. Actualización permanente.
3.     Alinear la Estrategia del Talento a la Estrategia y objetivos del Negocio.
4.     La Propuesta de Valor al Empleado (E.V.P.) como un compromiso de la Alta Dirección y del conjunto de la empresa.
5.     Gestión de la empresa desde el Talentismo. Desarrollar e implantar un Modelo Integrado y coherente de gestión de personas: atracción, desarrollo y compromiso.
6.     El Directivo como primer responsable de la Gestión del Equipo y de las personas.
7.     La Empresa como único Equipo (“One Team”), superando el efecto “Silos” de áreas y geografías.
8.     Estructuras organizativas sencillas, poco jerarquizadas, que faciliten y promuevan el trabajo colaborativo. Entornos de trabajo flexibles, que favorezcan la movilidad y la conciliación.
9.     La Tecnología como un facilitador del crecimiento, la productividad y la gestión de personas.
10.  Actitud responsable con los “stakeholders”: los Clientes, los Proveedores, los Empleados, los Accionistas y la Sociedad.


“Uno es el máximo responsable de todo lo compartido y aprendido, el entorno influye hasta donde uno lo permite” (Antonio García Vaquerizo).