Páginas vistas en total

miércoles, 26 de julio de 2017

El Capital Educativo y la Sociedad del Aprendizaje


Tras Santa Cristina y Santiago, hoy era el santo de las Anas y los Joaquines. Mi felicitación a tod@s vosotr@s. Jornada de reuniones internas con vistas a la próxima temporada. Tiempo de transición prevacacional, de planificación con vistas a después del verano.

He estado leyendo el artículo de José Antonio Marina en El Confidencial sobre ‘El Capital Educativo’: http://www.elconfidencial.com/autores/jose-antonio-marina-716/ El maestro nos inspira una vez más y nos anima a reflexionar sobre lo que nos pasa y lo que necesitamos.
JAM reivindica el término “capital”, que considera (con razón) absorbido por la economía, sea Marx o Piketty. “No todo emprendedor es empresario”. Empresa es un término tardío (de 1611 en castellano) que en su origen significaba aventura, acción que implicaba riesgo. Para Ana María Castillo y un servidor, por ejemplo, un empresario es un emprendedor que ha conseguido que su “aventura” dure al menos tres años (‘Nuevo Management para dummies’). Como sabes (datos de Start Up Spain), el 90% se queda en la cuneta al primer año: se sienten “presos” de un proyecto, pero no culminan la aventura deseada.
Pero volvamos a “Capital” (del latín “caput”, cabeza). Para Marina, es “conjunto de recursos acumulados que amplían las posibilidades de acción o de producción de un individuo o de una colectividad”. Y entonces “Recurso” es “aquello a lo que puedo acudir para resolver un problema o realizar un proyecto, y           que por eso considero un bien”. Me gustan ambas definiciones. En los talleres de Desarrollo del Liderazgo, much@s ejecutiv@s quieren “llevarse” herramientas (metáfora fabril) y un servidor prefiere que se lleven “recursos” (términos hurtado de la dirección teatral). Sí, recursos  ¡Vaya, llevamos tiempo diciendo que los humanos “no somos recursos”, y ahora resulta que las personas más valiosas son generosamente un gran recurso para las demás! Da para todo un debate.
Por ello, volviendo a José Antonio Marina, se habla de “Capital Humano”, de “Capital Intelectual”, de “Capital Simbólico” (Bourdieu), de “Capital institucional” (Douglas North), incluso de “Capital espiritual” (se atreve el autor). Mediante la acumulación (no necesariamente aritmética) de recursos, el capital aumenta sus posibilidades de acción. Las instituciones son recursos. Las competencias son recursos psicológicos (y de ahí el interés de la Psicología Positiva en estos casi 20 años por reforzarlas).
Si “Capital” no ha triunfado, ¿por qué el ingenioso Marina no nos propone otra? Porque confiesa que no la ha encontrado. Disciplina proviene de “discere”, aprender. Autoridad, de la “auctoritas”, aumentar la función tutelar. Y no se anima a inventarse otra nueva.
Un sociedad, sostiene Marina, crea un capital cultural (progreso social) más o menos alto, y lo reparte mediante la educación. Para JAM (y, modestamente, para un servidor desde el talento) hay culturas triunfantes y culturas fracasadas (como hay organizaciones triunfantes, que liberan y elevan el talento, y fracasadas, que lo desprecian y deprecian). Las nazis o las soviéticas son buen ejemplo de este desastre.
En el feudalismo, que duró 1.000 años, seguramente los padres (los que podían) deberían preocuparse de dejar “tierras” a sus sucesores. En el capitalismo, que ha durado 500 años, los progenitores han tratado de dejar “capital económico” a sus hijos, en forma de pisos o de dinero. En el talentismo, que nos durará unos 250 años (hasta el 2267, más o menos, si el planeta aguanta), los padres debemos dejar “capital educativo” a nuestros vástagos, empezando por su “aprendibilidad” (learnability). ¿Y eso cómo? Entre otras cosas, formando parte de la tribu de la Universidad de Padres. Un gran proyecto por el que siempre te estaremos agadecid@s, José Antonio.
Y si te quedan ganas de más, te recomiendo ‘Un país de aprendices’, el artículo que Marina publicó la semana pasada, el Día Internacional de Liderazgo, también en El Confidencial: www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/educacion/2017-07-18/pais-aprendices-jose-antonio-marina_1416768/ Carol Dweck (mentalidad de crecimiento), David Yeager (país de "learners"), Joseph Stigliz (sociedad de aprendizaje). Frente a la “mentalidad de opositor”, la voluntad de aprender. Aprendibilidad basada en la curiosidad, en la comprobación de avances, en el sentimiento de autoeficacia (Bandura). España ya perdió el tren de la ilustración y de la industrialización; no puede perder este del aprendizaje. Y seguro que no lo vamos a perder. “Para colaborar al advenimiento de la sociedad del aprendizaje, nuestros políticos también tienen que adquirir una pasión por aprender”. En este cambio de época, ganarán aquellos que sepan aprender más y más rápido, por pura selección natural.   

martes, 25 de julio de 2017

Talento, Liderazgo y Responsabilidad: lecciones de Barcelona 92


Festividad de Santiago Apóstol, patrón de España. Felicidades a los Jaimes, Santis y Yagos.  Hoy celebramos el último Comité de Dirección Estratégico de la temporada, en la Talent Tower. Pasado mañana, Cine Fórum empresarial APD en Barcelona con la película ‘Cita a ciegas con la vida’ de 18,30 a 21 h en los Cinesa Diagonal. Lo pasaremos estupendamente aprendiendo juntos.
‘La mejor España posible’, un especial de El Mundo ayer sobre los Juegos Olímpicos de Barcelona. Fue un escaparate sin igual al planeta de una nueva nación. Una organización simplemente perfecta, una maravilla cosecha de medallas para el país organizador (22 preseas, 11 de ellas de oro). Una década mundial del fallido Mundial de fútbol de “Naranjito”, España mostraba su mejor cara (sin terrorismo, sin apartheid en Sudáfrica, sin los boicots de Moscú, Los Ángeles o Seúl). Mi recuerdo e inmensa gratitud a Santiago Roldán, tristemente fallecido, que fue Rector de la UIMP y tanto hizo por Barcelona, y a Theresa Zabell y Paqui Bazalo, embajadoras de la Marca de aquellos maravillosos Juegos.
Transcurrido un cuarto de siglo, ¿cuál es el secreto del éxito de Barcelona 92? Creo que, básicamente, la “Fluidez” (Flow). Ese concepto de Mihalyi Csikzentmihalyi que resume la experiencia óptima, la felicidad en términos prácticos. Un reto (colectivo) que nos hizo elevar la capacidad a través del compromiso hasta cotas insospechas.
-       Esa “España de charanga y pandereta”, de la improvisación y el colegueo, se marcó un desafío ilusionante, un proyecto valioso. En 1981 Barcelona anunció su candidatura por cuarta vez, y la obtuvo el 17 de octubre de 1986 a las 13:30 (recuerdo que un servidor era presidente de AIESEC Cantoblanco y lo escuchamos en directo en nuestro despachito de la Universidad).
-       Y lo hizo con un gran equipo en lo institucional: el presidente del COI Samaranch (sólo Juan Antonio y el barón de Coubertin consiguieron los Juegos para sus ciudades), el Rey Juan Carlos I, el presidente del gobierno Felipe González, el honorable Puyol, el alcalde Pasqual Maragall y su antecesor Narcís Serra. Javier Gómez Navarro (CSD) y Carlos Ferrer Salat (COE y expresidente de CEOE, con su plan ADO). Y en la gestión: Josep Miquel Abad (COOB): “Sólo tuvimos problemas de transporte al principio, que solucionamos con taxistas voluntarios” y su equipo. un recuerdo para mi querida amiga Susana Gutiérrez, que ha sido presidenta de AEDIPE Catalunya y nacional, por entonces en la gestión del talento en los Juegos.
-       Un proyecto nacional. La llama de Barcelona se prendió en Olimpia el 5 de junio de 1992. Recorrió 6.000 kilometros y todas las comunidades autónomas. El Príncipe Felipe, abanderado.
-      Diseño: el inolvidable logotipo de Josep María Trias (un atleta en tres partes, en azul, amarillo y rojo); la mascota, Cobi, diseñada por Javier Mariscal; la antorcha diseñada por André Ricard Sala… la experiencia de la inauguración (Lluis Bassat), el encendido del pebetero, la “fiesta” de La Fura del Baus.
-      Plan ADO: 22 empresas, 12.500 Millones de pesetas. La financiación necesaria para la preparación de nuestros deportistas. Antes de Barcelona, en 16 ediciones 28 podios (con el de Paco Fernández Ochoa, que nos recordaba su "profe" Raquel Casero hace unas semanas en Málaga); después (con ADO), en seis Juegos, 100 medallas. Edad de oro del deporte español, con magníficos entrenadores. “Ganar nos enseñó a seguir ganando”.
-       Liderazgo Femenino: nuestras deportistas no habían logrado ninguna medalla hasta Barcelona. Cosecharon ocho en el 92. Miriam Blasco y Teresa Muñoz (judo), Theresa Zabell y Patricia Guerra (vela), el hockey, etc.
-       Motivación: en la ceremonia de inauguración participaron 7.000 voluntarios, que habían estado ensayando durante unas 750 horas cada uno. 172 delegaciones y 10.274 atletas. el inolvidable Constantino Romero (la voz de Darth Vader) e Inka Martí presentaron inauguración y clausura.
-       Paz: 45 Jefes de Estado y 3.500 M de teleespectadores. Un seguro de 150 M $ contra atentados terroristas. Mandela aprendió en Barcelona, como invitado de Samaranch (se hicieron grandes amigos) que “el deporte puede cambiar el mundo”.
-       Momentos inolvidables: Fermín Cacho, el gol de Kiko, Jesús Rollán en waterpolo, el oro de hockey femenino, el nadador López-Zubero, el velocista José Manuel Moreno, el tiro con arco… emociones para todo un país que despertaba del letargo. Y además el “Dream Team” en basket o Carl Lewis.
-       Los Juegos de Barcelona acabaron el 9 de agosto. “Han sido los mejores de la Historia” (Samaranch). “Por encima de todas las banderas está la bandera blanca de la paz. Barcelona es una antigua ciudad de la nueva España plural y de la nueva Europa que se une y se amplía” (Maragall).   

Es impensable no sentir una cierta añoranza de aquel 92, con los Juegos de Barcelona, la Expo de Sevilla y la capitalidad cultural de Madrid el mismo año. “Los Liderazgos que había en aquel momento han desaparecido, en Cataluña y el mundo. Sólo hay que ver el nivel que había entonces y el que tenemos ahora” (Josep Miquel Abad).
Lo hicimos. Lo podemos volver a hacer.          

lunes, 24 de julio de 2017

Músicos enfermos de amor, Lutero y jefes que no delegan


Comenzamos la semana de viaje a La Rioja. Almuerzo con el presidente y el DG de una de las principales empresas de la Comunidad Autónoma, la primera compañía de su sector en el mundo. Da gusto comprobar que la Alta Dirección de esta organización se toma muy en serio el Liderazgo. Cuenta con su MLP (Modelo de Liderazgo Propio), su programa de Desarrollo del Liderazgo, Coaching a primer nivel… y estoy seguro que avanzarán en la valoración (assesment, con herramientas como Logan o LEA) del Liderazgo y en el LPC (Liderazgo de Posicionamiento de Carrera). Como ha declarado recientemente nuestro compañero Pedro Checa, “el outplacement tradicional ha muerto”. Y no hay forma de reinventarlo tal como lo conocemos.

De la prensa del fin de semana, comienzo con José Antonio Marina y Rosa Montero (muchos echamos de menos los artículos de John Carlin).
El maestro Marina desplegaba sus ‘Ideas’ sobre “la bofetada”. Recomendaba el libro de la jurista María de la Válgoma ‘¿Padres sin derechos, hijos sin deberes?’ En 2007, se suprimió una frase del artículo 154 del Código Civil: “Los padres podrían corregir moderada y razonablemente a sus hijos”. Problemas de “negativismo desafiante” que puede degenerar en conductas agresivas.
Rosa Montero nos ofrecía ‘El gran secreto’: “Somos criaturas hechas para la felicidad. Por eso hay personas que, pese a sufrir grandes reveses siguen experimentando momentos de gozo”. Según la OMS, hay 300 M de personas con deprsion, un 18% más que hace 10 años. “La vida se regocija de vivir. Ese es el sencillo y gran secreto”.
El psicólogo y director Kurt Pahlen analizó las relaciones amorosas de los grandes compositores: Joseph Haydn hacia Luiglia Polzelli, Beethoven hacia Amalia Sebald (le dedicó su ‘Claro de luna’), Mozart hacia Konstanze Weber (a quien llamaba “ratoncilla”), Schumann hacia Clara, Verdi hacia Giusepina Strepponi (“Te diré en bajito lo mucho que te amo y que te admiro”), Wagner hacia Mathilde Wesendock (liebestad), Enrique Granados hacia Amparo Gal (“Tuyo hasta morir”), Mahler con Alma: “Créeme que estoy enfermo de amor”. Interesante colección de epistolas.
Entrevistas a dos grandes mujeres. De Estrella de Diego a la profesora, ensayista, dramaturga y novelista Francesca Hélène Cixous: “Cervantes tiene las respuestas a las preguntas de hoy”. “Creo que he inventado un arte de enseñar que no entiendo como enseñanza, sino como comunicación, como compartir y pasarlo bien juntos”. La autora de ‘La risa de la medusa’ establece un vínculo entre la economía de la feminidad y la literatura.
Y de Pedro Simón a la filósofa Adela Cortina: “Una sociedad que desprecia a los que fracasan es patológica”. “Tras la crisis la gente teme que los otros le quiten cosas: el empleo, la casa”. “Al que tiene miedo le engaña cualquiera; al que degusta la libertad, nadie”.
500 años de “la gran ruptura europea”. En la noche de todos los santos de 1517, un desconocido monje agustino de 34 años desencadenó una protesta contra la iglesia de Roma. Con sus 95 tesis, Martín Lutero partió en dos la Cristiandad, iniciando dos siglos de guerras. María Elvira Roca analiza los mitos y realidades de Lutero: fue el gran valedor de las oligarquías, casi la cuarta parte de las propiedades del Sacro Imperio cambiaron de manos, no fue el adalid de la libertad religiosa que se le ha atribuido, fue furiosamente antisemita y preconfiguró el programa nazi (la “noche de los cristianos rotos” tuvo lugar en honor a su 450º aniversario). Guillermo Altares explica que la división actual entre Europa del norte y del sur es heredera de las 95 tesis de Wittenberg.
‘Meditación en Atenas’ de Enrique Krauze: “Advertidos de que las democracias son mortales, debemos honrar las voces de aquel pasado y defender la palabra libre, razonada, transparente y veraz ante la tiranía y la demagogia”.
En política internacional, Moisés Naím anticipa cómo podría salvar Trump a Maduro. Un bloqueo petrolero daría la coartada perfecta al chavismo. El embargo a Cuba de 1962 es un precedente peligroso. “Ni los más fanáticos pueden defender ya la revolución bolivariana sin hacer el ridículo”.
Y en El País Negocios, tres reportajes: ‘Cataluña dispara las alarmas de las empresas’ de Thiago Ferrer. Un sondeo entre 265 compañías (800.000 empleados) muestra que para el 31% de ellas el auge independentista les perjudica. El sector turístico es el más crítico con el soberanismo.
En el Extra Pymes, ‘Cómo seleccionar mejor al personal’ de Elena Sevillano. Las pymes generan 7 de cada 10 nuevos empleos, pero su método de contratación sigue siendo amateur (por contactos). Como mucho, utilizan plataformas tipo Infojobs (que discriminan en aptitud pero no sirven para determinar la actitud de los candidatos). “A estas firmas les resultan muy costosas los sistemas de selección externos” (si no invierten en atraer talento, no es de extrañar que el diferencial anual de productividad entre empresas grandes y pymes sea de 10 veces), “pero a veces se sirven de empresas de trabajo temporal”. Más les vale para ser más profesionales en la gestión de talento.
Y ‘Jefes que no delegan y se meten en todo’ de Ramón Oliver (Carreras y Capital Humano). “El buen líder orienta, informa y gestiona. Y sus colaboradores entienden, proponen y actúan. No es necesario controlar ni perseguir” (Yolanda Díaz Villarubia). “Nadie es Superman” (Antonio Núñez). La microgestión lastra la eficacia de la organización. “Hacer seguimiento de una actividad y fiscalizarla son dos cosas distintas”. El “micromanagement” es letal para la motivación de los colaboradores. Me ha gustado el tema y las opiniones de los expertos. He hecho a faltar datos (que los hay) y cómo delegar con eficacia en cinco pasos (atención al vídeo clásico de John Cleese, ‘The helping hand’):
- Exponer con claridad el qué, cómo y para qué de la delegación.
- Escuchar con atención (si el/la colaborador@ lo ha entendido bien y se siente que puede hacerlo con efectividad).
- Fijar los parámetros.
- Autorizar y facultar.
- Revisar el proceso y aprender del mundo.
Los directivos españoles son los 94º en delegar autoridad (sobre 138 países). Sólo somos peores en prácticas de selección y desvinculación (110º del mundo) y en retribución ligada a la productividad (103º), y similares (93º) en formación del personal. En esta línea, España es el país 83º en atraer talento y el 82º en fidelizar talento, según el Global Competitiveness Report (www3.weforum.org/docs/GCR2016-2017/05FullReport/TheGlobalCompetitivenessReport2016-2017_FINAL.pdf). Tenemos mucho que mejorar en términos de Calidad Directiva.       

domingo, 23 de julio de 2017

Comunidad Iberoamericana: Queda mucho por hacer


Anoche estuvimos viendo en familia (mi hermana Patri participaba en la organización) los premios Platino del cine iberoamericano. 3.600 asistentes en la Caja Mágica, en un evento presentado conjuntamente por el cómico Carlos Latre y la actriz uruguaya Natalia Oreiro (como han destacado hoy varios periodistas, la química no funcionó especialmente entre ellos).

Lo mejor, la concesión del Platino de honor al actor, director y productor mexicano Edward James Olmos (Los Ángeles, 1947) y la actuación de Miguel Bosé cantando ‘Morena mía’ (a much@s nos gusta más la versión con Julieta Venegas: www.youtube.com/watch?v=jPczx8f1_uI ). Lo de ‘La Muralla’ o ‘La Macarena’, mejor olvidarlo.
‘El ciudadano ilustre’ ganó los premios a la mejor película (Mariano Cohn y Gastón Duprat), mejor guión y mejor actor (Óscar Martínez). El de mejor director se lo llevó Pedro Almodovar (allí presente) por ‘Julieta’, cinta que también obtuvo el Platino a la mejor música (Alberto Iglesias). El de mejor actriz, a la brasileña Sonia Braga por ‘Doña Clara’. ‘Un monstruo viene a verme’ de Jota Bayona se llevó los Platino al mejor montaje (Bernat Vilaplana y Jaume Martí), mejor dirección de arte (Eugenio Caballero), mejor fotografía (Óscar faura) y mejor sonido (Peter Glossop, Oriol Tarragó y Marc Orts). La mejor miniserie, ‘Cuatro estaciones en La Habana’ con Jorge Perugorría. El mejor documental, ‘2016. Nacido en Siria’ de Hernán Zin. La mejor peli de animación, ‘Psiconautas’. El Platino a la mejor ópera prima, a la venezolano-mexicana ‘Desde allá’; el de educación en valores, a la cubana ‘Esteban’. Y los premios del público a ‘El ciudadano ilustre’, su protagonista y a Natalia Oreiro por ‘Gilda, no me arrepiento de este amor’.

Estamos muy lejos de que la comunidad iberoamericana aproveche todo su potencial conjunto. En el séptimo arte, 846 películas en 2016, la gran mayoría desconocidas para el gran público. Cuando Carlos Latre tuvo que imitar a cinco famosos, fueron el argentino Diego Armando Maradona (que jugó en el fútbol europeo), el luso Jose Mourinho (que entrena en el fútbol inglés), el peruano Mario Vargas Llosa (que vive en Europa), la cubana Celia Cruz y el chileno Don Francisco (presentador durante 53 años de ‘Sábado Gigante’). Está visto que no conocemos a las celebridades del resto de la comunidad iberoamericana.

Para fomentar la cultura, la ciencia y la educación entre los 24 estados iberoamericanos, hemos de profundizar en una visión compartida, en un “Erasmus” iberoamericano, en la formación y la infomación conjunta y en fomentar naciones inclusivas, en las que triunfen el talento y la meritocracia, más allá de las oligarquías, los “Mesías” y los amiguismos.

Es una maravilla para nuestro país que haya dirigido una película tan “europea” como ‘Un monstruo viene a verme’ (de factura impecable) y haya producido un peliculón como ‘El ciudadano ilustre’ (con tan impresionante guión y tan excelentes actores).  Esra mañana he vuelto a verla en Movistar + y me ha encantado de nuevo. La historia de un escritor argentino, galardonado con el premio Nobel, que cinco años después vuelve a su pequeño pueblo, Salas, es un alegato contra la ignorancia y el amiguismo. “Mis personajes no pueden salir de Salas y yo no puedo volver”, dice Daniel Mantovani, el ciudadano ilustre.
En una de las escenas más emocionantes de la película, la del concurso de cuadros, Mantovani proclama: “La mejor politica cultural es no tener ninguna. Siempre se ha visto la cultura como algo débil, como algo frágil, como algo raquítico, que necesita ser custodiado, protegido, promovido y subvencionado. La cultura es in-des-truc-ti-ble. Es capaz de sobrevivir a las peores hecatombes. Hubo una tribu salvaje en África en cuyo lenguaje no existía la palabra “libertad”. ¿Saben por qué? Porque eran libres. Creo que la palabra “cultura” sale siempre de la boca de la gente más ignorante, estúpida y más peligrosa. Yo particularmente no la uso nunca.” Aviso a quienes nos fascina la resistencia al cambio y la transformación cultural (digital o no).         

Tras Panamá, Marbella, Uruguay y Madrid, los premios Platino 2018 se celebrarán en Riviera Maya, México. Esperemos que nuestra comunidad iberoamericana avance. Mi gratitud a la costarricense Rebecca Grynspan, SG de la OEI, y a quienes harán posible que esto ocurra.