Páginas vistas en total

lunes, 13 de febrero de 2017

Profesionalizar la empresa sólo es posible a través del Liderazgo


Jornada en Santander, mi tierra natal. No había vuelto desde el verano. Avión a las 9 de la mañana, rueda de prensa a las 11,30 con los principales medios de Cantabria (Popular TV, las radios, Diario Montañés, Alerta), almuerzo con los anfitriones (CEMIDE, que desde hace 44 años promueve el desarrollo empresarial en la región) y conferencia a las 7 pm en el Hotel Bahía sobre ‘Liderazgo Innovador como respuesta a un mundo convulso’. Hablaré sobre este mundo híperVUCA (la portada del último ‘The Economist’ con Trump y Putin besándose lo dice todo), los “7 magníficos del Liderazgo” (el impacto en Atracción de Talento, Aprendizaje, Fidelización, Compromiso, Clima laboral, Margen y Facturación), en qué se concreta el Liderazgo como Talento para influir decisivamente en los demás y las innovaciones al respecto: SCARF (David Rock), i4 (Silvia Damiano) y OXYTOCIN (Paul Zak).
Es la sexta ocasión en la que he tenido el honor de hablar en el Curso Anual de CEMIDE, desde 1999 (Pilar Fuertes recordaba hoy que ese año hablé de Inteligencia Emocional: ‘El directivo emotivo o por qué los inteligentes trabajan para los listos’). Se armó el taco, os podéis imaginar.
De la prensa de ayer, quiero empezar por el artículo de Ramón Oliver en ‘El País Negocios’ sobre ‘Profesionalizar la empresa o morir’. El periodista comienza con una cita de ‘La red social’ sobre la fundación de Facebook (“Así es la primera división”) y el dato de Spain StartUp: apenas el 10% llega al tercer año de vida. Según un estudio, fichar a la persona equivocada cuestra el triple del salario. La clave está en fichar personal cualificado (empezando por la dirección). Gracias a Ramón y a Fernando Botella por sus opiniones. Hace 35 años que Tom Peters y Bob Waterman, por entonces consultores de McKinsey, diferenciaron una empresa de un negocio con su modelo de las 7S (en inglés): una empresa posee Estrategia, Estructura, Sistemas de información, Cultura corporativa (valores compartidos), Estilo de dirección, Clima laboral y perfiles de competencias. Un negociete carece de la mayoría de esas variables, tanto las “duras” (las primeras tres) como las “blandas” (las otras cuatro). Liderazgo, en definitiva. Un patrón de vieja escuela improvisa y va dando bandazos. Un gestor profesional (un auténtico líder) dirige por objetivos desde la claridad de ideas y un equipo de alto rendimiento. Las diferencias son más que notables.
También en ‘El País Negocios’, la poderosa economía de la educación. Un sector que mueve cinco billones de dólares al año y se enfrenta al reto de la desigualdad.  
Joseba Elola escribía sobre ‘La revolución de la inteligencia artificial’: nos recomendarán incluso antes de que nosotr@s sepamos lo que necesitamos. “En el ámbito laboral, la revolución podría ser muy disruptiva” (Sephen Cave, doctor en Metafisica). En otro orden de cosas, cada día pronunciamos unas 70.000 palabras: las negativas necesitan cinco positivas para compensar su valor (Gerver Torres). También en ‘El País Semanal’, el artículo de Rosa Montero ‘Queridos padres’, sobre el permiso de paternidad (si se equiparara al de las madres tendríamos hijos más libres, más completos y más felices).
En El País, ‘No se trata de Trump, sino de Xi’ por Moisés Naïm: Concentrar la atención en EE UU nos distrae de China. Y en ‘El córner inglés’, John Carlin de “el caballero del rostro frustrado”, David Beckham. “Si Trump puede llegar a ser jefe de estado, todo es posible en este mundo. No descartemos que Beckham llegue finalmente a su cita en el palacio, o incluso que acabe coronándose rey”.
En El Mundo, “El dinero se está haciendo joven” (Yoni Assia, CEO de eToro, start up israelí que preconiza la democratización de las finanzas con su plataforma social”. Sir Lawrence Freedman, historiador británico cuyo libro ‘Estrategia’ tengo pendiente: “La base del éxito de Trump es que nunca esperó tenerlo… se puede llevar un puñetazo si persiste en sus impulsos”, “No es verdad que Putin esté ganando la partida estratégica. El PIB de Rusia está en declive”, “El mejor estratega del siglo XX es Nelson Mandela. Sus movimientos en el apartheid son magistrales”.
Y en la revista PAPEL, ‘El hombre que vio a Marine Le Pen de presidenta’. Se trata de François Durpaire, autor de cómics en los que reúne en la Casa Blanca a Trump, Putin, Boris Johnson y Marine.
Regresamos a la profesionalización: “En España hay muchas pymes y eso no es bueno”, Mariana Mazzucato, profesora de Innovación en la Universidad de Sussex. Su libro ‘El Estado emprendedor’ es imprescindible  (de él hablé en este blog).

La canción de hoy, ‘Moving’ de Macaco. www.youtube.com/watch?v=OfEBA0kyH-U “All the people moving. One move and just one dream”