Páginas vistas en total

lunes, 11 de septiembre de 2017

Razón, Odio y Fichajes de Estado


Se inicia una semana impresionante, con tres días de reunión estratégica, la Rentrée, con más de 300 profesionales del grupo. Hoy es la preparación de todo. Tendremos debates, presentaciones con invitados de primer nivel, etc. Mi gratitud a las compañeras que están haciendo posible este magno evento, que nos permite focalizar los esfuerzos de cientos de talentos, como un láser, en una sola diana.
De la prensa del fin de semana, la vuelta de mis “Mosqueteros” favoritos: Rosa Montero, José Antonio Marina, John Carlin. Y un artículo muy interesante del economista Manuel Conthe.
Rosa Montero escribía sobre el Odio: http://elpaissemanal.elpais.com/columna/rosa-montero-odio/ “Es difícil luchar contra esta marea venenosa. Confieso que cuando supe que habían matado a Younes me alegré. En primer lugar, por el alivio de haber acabado con ese peligro; pero supongo que también por el impulso de odio, por la venganza. E inmediatamente sentí cierto asco y la desesperanza de haberme llegado a alegrar por la muerte violenta de una persona de 22 años.” El odio, más que una emoción (la emoción universal es la ira) es “una antipatía o aversión hacia alguien cuyo mal se desea” (Diccionario de la Real Academia). Preocupante el dato de 573 incidentes de islamofobia en 2016, cinco veces los del año anterior. Rosa concluye: “Sí, es muy difícil luchar contra el odio, pero no tenemos más remedio que hacerlo si queremos mantener nuestra integridad. Y es que, en efecto, estamos en guerra y la estamos perdiendo, pero no por lo que dicen algunos que reclaman una respuesta más violenta, sino porque corremos el riesgo de convertirnos en unos tipos tan despreciables y tan llenos de odio como los terroristas.”
José Antonio Marina se refería al nacionalismo, diferenciando razón y emoción (www.elmundo.es/cronica/2017/09/10/59b3e0ebe2704eb4158b4639.html). Partía de los excesos del nacionalismo falangista, hasta llegar a los de nacionalismo catalán. “El nacionalismo vasco, después de sufrir sus propios excesos, pasa por un momento de sensatez elogiable. Los extremistas oscurecen con sus excesos las reclamaciones legítimas. Todos debemos aprender del pasado. La Historia es un permanente conflicto, y necesitamos una 'metahistoria' que reflexione 'sine ira et studio' sobre los hechos.” Su final: “¿Y si planteáramos la situación en término de 'intereses en conflicto', no de 'esencias en conflicto'?” me ha recordado el modelo de negociación de Fisher & Ury: diferenciar intereses de posiciones. Con éstas no hay salida; con aquéllos hay esperanza.
En esta misma línea, Manuel Conthe diferenciaba muy certeramente “Estado” de “Nación” en Los límites del fervor nacional: www.expansion.com/blogs/conthe/2017/09/09/los-limites-del-fervor-nacional.html Siguiendo a Renan, el Estado es un concepto objetivo (con sus leyes, con sus fronteras); la Nación es un concepto subjetivo (de la que las personas “se sienten”). Confundir un término con otro genera problemas.
Y John Carlin, desde su Córner inglés se refería al fichaje de Neymar por el PSG en ‘Fichajes de Estado’ https://elpais.com/deportes/2017/09/10/actualidad/1505054822_069822.html “El antídoto para 50 enemigos es un amigo”, Aristóteles. Puede que los 222 M € invertidos en el astro brasileño mejoren la imagen de Qatar de cara al Mundial 2022 (un servidor está convencido de ello).
Puestos a la mejora de imagen, de la Marca, Carlin ironiza con su flema británica sobre otras posibles operaciones: para el régimen norcoreano, un futbolista como Gareth Bale; para el de Nicolás Maduro, Wayne Rooney; para Donald Trump, José Mourinho; para Vladimir Putin, Cristiano Ronaldo; para Theresa May, Arsène Wenger y para Mariano Rajoy: “si tuviera un club de fútbol y fuera tan listo para las relaciones públicas como los cataríes, no lo dudaría: los mejores fichajes de Estado serían Pep Guardiola y Gerard Piqué”.
Más allá de la broma, ingeniosa, las conexiones entre la sociedad del espectáculo, el fútbol y la política son notables.

Hablando de deporte, tenemos a Rafa Nadal y Garbiñe Muguruza como números uno del tenis (Rafa ha ganado ayer el US Open, su 16º Gran Slam, más que Lendl y McEnroe juntos), la selección española de basket está en cuartos (después de ganar a los anfitriones del Europeo, Turquía), Alberto Contador se ha despedido del ciclismo con una victoria impresionante en el Angliru y Javier Gómez Noya (5 veces campeón del mundo de traitlón) arrasó en la Media Ironman. ¡Qué maravilloso país de “quijotes” que destaca en las actividades deportivas de alta competición! Se impone la canción de Queen: ‘We are the Champions’ www.youtube.com/watch?v=l_tviLDbJw4     

No hay comentarios: