Páginas vistas en total

jueves, 12 de octubre de 2017

Generación de empleo: empresas gacelas, ratones o elefantes


Día de la Hispanidad, marcado por el conflicto secesionista de Cataluña. He aprovechado para leer, descansar, pasear y ver un par de episodios (ya en segunda temporada) de Sense 8, la serie de las Wachowski que me está encantando. 8 personajes que viven interconectados desde Seúl a San Francisco, pasando por Bombay, Nairobi, Berlín, Reikiavik, la ciudad de México y Chicago, cuyas vidas nos hacen reflexionar sobre la identidad, la violencia, la amistad, el amor… Sobre todo lo humano. Gracias de nuevo a Rafa y Judit por recomendármela.
Ayer, delicioso almuerzo en Burgos nada menos que en Casa Ojeda (fundada en 1910), frente a la Casa del Cordón, Palacio de los Condestables de Castilla y sede de la Fundación Caja Burgos. A finales del siglo XV, cuando fue construida, Burgos era una de las principales ciudades de Europa. La Casa del Cordón fue morada real desde los Reyes Católicos en 1497 hasta Felipe V en 1701. En Ojeda nos regalaron el ‘Opúsculo de amenas y sustanciosas reflexiones sobre el arte de bien manducar’: varias y sabrosas legumbres y de las carnes que suelen ir en compañía, elogio del chorizo y de la morcilla, algunas especies de pluma y pelo, excelencias del cordero burguense, setas del cardillo, menestra burgalesa, bondades del vino (“comer sin vino, comer mezquino”), queso de Burgos. “Lo mejor de cualquier régimen es el placer de quebrantarlo” (Julio Camba). Mi agradecimiento a María Eugenia, Ginés y María José por una comida inolvidable. 
He estado leyendo el libro de Carlos López Navaza, ‘Implantar una empresa en el exterior. Una experiencia real’. Carlos es Dr. Ingeniero por la Universidad de A Coruña, economista por la UNED y MBA por la Escuela de Negocios Caixanova. Ha sido directivo de Gas Natural Unión Fenosa, profesor de la Escuela de Negocios A Fundación durante 20 años y actualmente de la Galicia Business School. Es asesor de varias empresas en estrategia y energía.
El texto nos habla de una compañía eléctrica que decide implantarse en Portugal. Elige a quien lidere el proyecto (“el factor más relevante de éxito de la implantación de una empresa en otro país es la selección de la persona o personas que se encargan de la mism”: Liderazgo), se establece una estrategia con un cuadro de mando (“De lo que no puedas mediar y expresar con números, siempre tendrás un conocimiento escaso y limitado”, Lord Kelvin), trabajan con una consultora externa, eligen al equipo en el país con un perfil determinado (no tristes, con orientación al cliente e iniciativa), manejan los inconvenientes y obtienen los resultados previstos.
En este libro ameno y profundo, Carlos López Navaza nos regala seis grandes lecciones:
1. Para implantarse en un país hay que tener clara la necesidad, acorde con la estrategia.
2. Es preciso determinar la forma de acceso: exportador o comercializador en destino, con socios en el país, filial, sucursal, compra, franquicia.
3. Imprescindible contar con las personas adecuadas. Gestión del talento.
4. Tener claro lo que se pretende alcanzar, el objetivo.
5. Conocida la estrategia y objetivos, se entra en la fase de dotación: forma social, representantes, recursos humanos, materiales y económicos.
6. Conseguir una empresa “sin fecha de caducidad”. Sostenibilidad.
“El buen dirigente es el que sabe sacar provecho de un entorno hostil”. “Los clientes, como personas que son, valoran más la emotividad que la racionalidad”. “Los momentos más duros son los que hacen los equipos más fuertes”. 
Mentalidad gacela. El concepto lo creó el investigador del MIT y gurú de las Pyme David L. Birch (1937), autor de ‘The Job Generation Process’ (1979), un informe de 52 páginas.  El Dr. Birch es ingeniero y programador informático por Harvard con un título en diseño de reactores nucleares. De 1962 a 1966 trabajó en General Dinamics como investigador y se licenció en Economía por la Harvard Business School, con una tesis doctoral sobre la economía de la carrera espacial en su país. Pasó al MIT, donde fue nombrado director de estudios sobre empleos, empresas y mercados. Su investigación de 1979 reveló que dos tercios de los empleos de los EE UU los creaban empresas de menos de 20 empleados. Las grandes (más de 500 empleados), apenas el 15%. Cuando las empresas pasaban de 4 años, dejaban de crear empleo en términos netos.
El libro de Birch ‘Job Creation in America’ (Creación de empleo en EE UU), de 1987, resume una docena de años de investigación. Mirada al microscopio la supuesta estabilidad de la economía no es tal (20 M de personas dejaban su trabajo cada año en el país, la mitad de ellas involuntariamente). En lugar de un “modelo de ciclo de vida”, como los humanos, las empresas viven variaciones (por ejemplo, el 20% de las que sufren pérdidas se recuperan). Todos los estados de la Unión perdían un 8% de empresas y de empleos cada año (una esperanza de vida empresarial y laboral de 12 años). ¿Qué ciudades lo estaban haciendo particularmente bien? Las de la “clase creativa” (Richard Florida): San Francisco, Dallas, Phoenix, Boston, Denver, Atlanta, Miami. Ciudades atractivas, de vida cultural. “La clave para atraer talento es la calidad, no el bajo precio” (Hans Landström, Universidad de Lund). La actividad emprendedora en unos sitios era diez veces la de otros.
‘Gacelas’ es el nombre del capítulo que David Birch escribió con James Medoff en 1994. Las empresas que crecen al menos al 20% anual y crean empleo. Las empresas gacelas no están en ningún sector en particular; simplemente, deciden serlo de forma consciente. Una de cada 16 con empleados es gacela.  
En el “bestiario” (o zoológico) de Birch también están los “ratones” (empresas pequeñas, generalmente familiares, que no desean crecer), en sectores como el terciario (servicios) y nichos en industrias en declive. Y “elefantes”, grandes y lentos, que suelen destruir empleos en términos netos aunque tengan poder de mercado.
Buscan más el crecimiento que el control. Cuando las empresas gacela detectan una oportunidad, reducen el tiempo para aprovecharla convenientemente. Por eso la innovación es esencial. Crean alianzas y externalizan buena parte de su actividad. El 20% de las empresas gacela llevan más de 30 años operando. Y suelen duplicar su tamaño cada 4 años.
Según el modelo de crecimiento de Johan Wiklund (JIBS, Jönköping International Business School en Suecia), los resultados se obtienen por cuatro condicionantes: entorno, iniciativa emprendedora, recursos (sobre todo capital humano, esto es, talento) y motivación (de la dirección, especialmente).
Sólo l@s directiv@s capaces de reinventarse a sí mism@s, que cuentan con una sana ambición, un plan estratégico y capacidad de asumir riesgos, generarán empresas gacela, con nuevos clientes y empleados (Amar Bhidé, Columbia University).
Como dice mi buen amigo el profesor Carlos López Navaza, “el futuro de las empresas se elige”. ¿Quieres que tu empresa crezca como una gacela, se mantenga como un elefante o piense, por mucho que se excuse, como un vulgar ratón? Tú decides.
La canción de hoy es ‘Feeling Good’, un tema para un musical britanco de 1965 que han interpretado John Coltrane, Nina Simone, Sammy Davis Jr., George Michael o Michael Bublé,  en la versión de Avicii (www.youtube.com/watch?v=S565hk5T7SA), con la que comienza la segunda temporada de Sense 8. Una peli de dos horas absolutamente fascinante. El “trabajo en equipo” a un nuevo nivel el de estos “sensates” (senseits) insensatos. “El arte es amor hecho público”. Gracias a las Wachowki por todo lo que nos enseñan. 

No hay comentarios: